Salud y alimentación
Megagranjas porcinas

Productores argentinos califican como "una locura" la iniciativa china de crear granjas verticales para medio millón de porcinos

El coloso asiático ya ha inaugurado la primera de dos "granjas verticales" para criar exclusivamente cerdos, la carne más popular entre los consumidores de uno de los dos países más poblados del mundo.

En lugar de edificar bloques de pisos para los seres humanos, ahora generan estructuras de 26 plantas y 400.000 metros cuadrados para los marranos. Pronto se estrenará una segunda torre, idéntica a la original, con la meta de que, entre ambas, críen hasta 1,2 millones de puercos al año.

Los edificios estarán ubicados en las afueras de la ciudad de Ezhou, a orillas del Yangtsé. Han sido valorados, en conjunto, en más de mil millones de dólares. El personal que monitorea a los animales lo hace las 24 horas del día. Computadoras especiales emiten órdenes de preparación de la comida y el agua para cada uno de los pisos ocupados.

Las plantas funcionan como unidades autónomas para las diferentes etapas de la vida del ganado. También, en teoría, se analizan en tiempo real los indicadores de temperatura, humedad, ventilación y concentración de gases tóxicos. Todo está completamente automatizado para aumentar la eficiencia interna.

Supuestamente, los desechos se eliminarían a través de un sistema integral de tratamiento de residuos para la producción de biogás, o sea, convierte el estiércol en energía limpia.

Para la República Popular China, se trata de un insumo estratégico en la dieta de las clases medias y populares. Son los primeros importadores y consumidores mundiales de carnes porcinas. En teoría, alojar cientos de miles de ejemplares en grandes construcciones ayudaría a una drástica reducción de los costos por kilo generado.

Sin embargo, no todo es color rosa (como la mayoría de los cochinos). En el último lustro, la irrupción de la peste africana acabó con la vida de decenas de millones de ellos, según estimaciones de la agencia Bloomberg.

Mirá también: Las comunidades indígenas temen que las granjas porcinas de propiedad china degraden aún más el Chaco argentino

Los riesgos de la ganadería intensiva son tan enormes como las edificaciones que los cobijarán. Tener tantos animales en una misma geografía podría representar una "bomba sanitaria" local, regional y planetaria.

Consultado por Carbono.news, Juan Ucelli, ex presidente de la Asociación Argentina Productores de Porcinos, advirtió: "El cerdo necesita mucha agua y también que le limpien de manera permanente sus excrementos. Hablamos de granjas que son tan grandes que albergarían a más de medio millón de piezas cada una. Se trata de un gran error, una locura. En nuestra actividad, hay que poner los huevos en distintas canastas porque si aparece una enfermedad, se pierde toda la inversión. Lo del biogás y la bioenergía es muy complicado. Los residuos son casi inmanejables en semejante volumen afectado. Además, los asiáticos no tienen campos aptos para fertilizar y luego sembrar".

El experimentado hombre de campo encendió las alarmas sobre lo que se puede esperar con estas iniciativas: "El problema de la producción porcina es sanitario, porque si entra una peste como la africana, todos se van a contagiar. Nunca hay que hacer esto porque los riesgos para los animales y la gente se tornan extremos. En Argentina, los mayores núcleos son de 3000 cerdas y más de veinte galpones de engorde. Todo el trabajo se hace en un radio superior a los cien kilómetros. Se trata de un manejo de no más de 30 mil animales. Pero los chinos están poniendo 600 mil en una sola construcción. Corren el riesgo de tener que sacrificarlos a todos si terminan afectados por algún tipo de zoonosis que ponga en peligro también a los humanos" cerró Ucelli.


Esta nota habla de:
Más de Salud y alimentación
Una chef de Chubut cocina platos con algas marinas invasoras y dice que son el alimento del futuro
Salud y alimentación

Una chef de Chubut cocina platos con algas marinas invasoras y dice que son el alimento del futuro

Carola Puracchio vive en Camarones y utiliza el wakame, una especie exótica y dañina para el ecosistema, pero rica a nivel nutricional.
La solución para la epidemia de dengue podría llegar desde Colombia manipulando una bacteria
Salud y alimentación

La solución para la epidemia de dengue podría llegar desde Colombia manipulando una bacteria

Los Aedes Aegypti son originarios de África pero se han extendido por distintas regiones tropicales y subtropicales.
El plástico en los océanos podría propagar enfermedades a los humanos
Salud y alimentación

El plástico en los océanos podría propagar enfermedades a los humanos

Los residuos sirven de hogar para microorganismos y algunos investigadores están preocupados por las consecuencias para las personas y las especies marinas