Salud y alimentación
Entrevista

Musicoterapia, equinoterapia y "Perros que ayudan": la deuda argentina es con la salud

Ni la musicoterapia es escuchar sonidos de la naturaleza, ni las historias de personas con discapacidad que mejoraron gracias a una terapia complementaria con caballos o perros son solo anécdotas. Estamos hablando de terapias que deben ocupar el rol que les corresponde y dejar de estar en las sombras para que todas las personas que las necesiten puedan tener acceso.

"La exposición a los sonidos naturales ofrece beneficios para la salud en comparación con la exposición al ruido", señala un informe hecho por investigadores de la Universidad de Carleton, la Universidad Estatal de Michigan, la Universidad Estatal de Colorado y el Servicio de Parques Nacionales de Estados Unidos.

Entre los beneficios, el documento publicado en la revista 'Proceedings of the National Academy of Sciences' se encuentran la reducción del estrés y la molestia. "Los paisajes sonoros naturales juegan un papel central en la sostenibilidad ambiental urbana porque ofrecen una exposición reducida a los efectos adversos del ruido a los que las poblaciones urbanas están altamente expuestas", destaca.

Casi entre risas, la terapeuta Cora Leivinson, dice (sobre la investigación que necesitó cientos de dólares para hacerse): "Los sonidos de la naturaleza le hacen bien a las personas porque el ser humano pertenece a la naturaleza. Somos seres vivos. Poder respirar aire puro en un lugar donde además nos acompañan cantos de pájaros, cascadas y ruido del follaje, obvio nos va a hacer bien".

Cora Leivinson. Instagram, gentileza

En resumen, cuidar a la naturaleza es cuidarnos a nosotros mismos, pero hay más que podemos indagar a partir de un estudio casi banal: ¿cómo podemos mejorar nuestra relación con los demás seres vivos? ¿tenemos que romantizar todos los sonidos de la naturaleza?

Cora es musicoterapeuta, directora de la licenciatura en Musicoterapia de la Universidad Juan Agustín Maza, en Mendoza y, con razón, está cansada de que su profesión esté bajo las sombras de otras terapias: la musicoterapia no son los sonidos de la naturaleza. Y, siguiendo la línea de sanar la salud mental, hay otras terapias que sí se relacionan con otros seres vivos. Dos tipos de terapias complementarias son las que se relacionan con caballos y con perros.

Primero, escuchemos a Cora.


La deuda argentina con la Musicoterapia

"La Musicoterapia es una terapia, un proceso para ayudar a que otra persona tenga modificaciones a nivel conductual, físicas, biológicas, mentales, etc. Es una profesión reconocida a nivel mundial -como si dijeras psicólogo-, que en Argentina está hace más de 50 años", explica a Carbono.news. "Un musicoterapeuta es un profesional del ámbito de la salud que utiliza la música como un lenguaje para cerrar un vínculo terapéutico, obviamente, buscando la mejor calidad de vida en los pacientes".

Cora sabe que muchas veces se confunde este término y se piensa que es escuchar música que te relaje, y no es así, ya que "para que haya musicoterapia tiene que haber un musicoterapeuta dirigiendo un tratamiento para una persona o grupo de personas determinados". "Trabajamos con los sonidos, el cuerpo, el silencio, experiencias sonoro musicales significativas para esa persona o grupo de personas. Significativo es que le puede hacer bien o que le puede despertar determinados recuerdos, sensaciones a esa persona particular". Por ejemplo, si de chico tuviste una experiencia traumática en el agua, escuchar sonidos de cascada no será quizás para esa persona algo relajante aunque sea un sonido de la naturaleza.

En el país hay siete universidades que ofrecen esta carrera. El gran problema de su difusión es que no está inscripta en el PMO, el Plan Médico Obligatorio, y las obras sociales no cubren el tratamiento de musicoterapia, a menos que la persona tenga un Certificado Único de Discapacidad (CUD).


"Perros que ayudan", una terapia complementaria

"Es maravilloso lo que un perro puede generar en la vida de una persona, ya sea ayudando en sus quehaceres diarios, dándole asistencia, o por una intervención durante un tiempo definido con un objetivo terapéutico, social o educativo", dice la veterinaria, integrante del programa "Perros que ayudan" de la ciudad de Buenos Aires y Directora de Mascotas de la ciudad, Carolina De Sande.

El programa nació en 2018 y funciona como un puente entre la organización que cría y entrena a las perras (mayormente son hembras), llamada Bocalan, con organizaciones e instituciones del gobierno porteño que necesitan de estos animales.

Se trata de una terapia complementaria que cuenta con un equipo interdisciplinario que planifica previamente, durante y después el proceso terapéutico del animal con la persona o grupo de personas que lo requieran.

"Por un lado, están los perros de asistencia que asisten a la persona el resto de su vida porque esta tiene alguna discapacidad motriz o algún trastorno del espectro autista, por ejemplo. En un momento, se jubila y toma el rol de mascota. Queda en el seno de esa familia para siempre. Por otro lado, están los perros de terapia que son los que van a ir puntualmente a hacer una intervención a un lugar. Estos animales viven con su entrenador para siempre", detalla la veterinaria.

"Un animal transmite algo imposible de describir. No es lo mismo que el ser humano: el animal no juzga, ve simplemente el alma de uno. Está científicamente comprobado que el tacto, el olor, la interacción con animales generan cambios a nivel físico en la persona: la presión arterial cambia, baja el cortisol, reduce el estrés. Imaginate con un equipo detrás", agrega.

Los lugares donde los perros ayudan son residencias protegidas, residencias de tercera edad y hospitales públicos, todas áreas dependientes del gobierno porteño. Algunas intervenciones, por ejemplo, cuenta De Sande, se llevan a cabo en poblaciones psiquiátricas que intentan reinsertarse en la sociedad, los animales los ayudan a realizar tareas diarias como levantarse, vestirse, asearse. Un caso particular sucedió en una residencia para la tercera edad donde una mujer no se levantaba de la cama y el enfermero le dijo al equipo: "Se levanta solo cuando llega la perra y la saca a pasear".

Otra intervención la hacen en la guardia psiquiátrica del Hospital Alvear, en la sala de espera. "El paciente quita el foco del problema y entra al consultorio más abierto al diálogo".

Lamentablemente, este programa es solo interno. "No tiene capacidad de abrirse al público", afirma Carolina De Sande.


Equinoterapia: la más conocida, pero también fuera del PMO

En contacto con Carbono.News, la fundadora y presidente de la Asociación Argentina de Equinoterapia, Marina, explica: "La equinoterapia es un método terapéutico hace rato. Se utiliza al caballo, las técnicas de equitación y prácticas ecuestres dentro de un abordaje interdisciplinario con profesionales de diferentes áreas, para atender a las personas con y sin discapacidad".

"El caballo tiene tres principios terapéuticos: calor corporal (más calentito que los seres humanos), al tocarlo genera relajación y tiene predisposición al trabajo de rehabilitación. Su movimiento tridimensional del paso, similar al caminar humano, transmite patrones normales de movimiento, de locomoción de la marcha psicomotriz humana y puede rehabilitar el tono muscular y el movimiento articular, por ejemplo. Además, tiene ritmo. Esa estimulación del movimiento viaja vía médula y se fija en el cerebro a través de la repetición, del ritmo constante", señala una de las impulsoras de la equinoterapia en Argentina.

Por su parte, Graciela Tulián de la Fundación Argentina de Equinoterapia, afirma a Carbono.News que la "mayor (aplicación) es por autismo de chicos entre 3 y 4 años". Emocionada, cuenta que "desde la primera sesión se notan los cambios". Un caso concreto fue el de un chico que caminaba con andador y que, ahora, ya adolescente, gracias a la equinoterapia, hasta logra correr.

"Genera relajación, alegría y satisfacción montar a caballo. Logra la autosuficiencia poder montar arriba un animal, te da una nueva perspectiva, estás a una altura mayor que el resto y podés comandar un animal. Les cambia la mirada, además es en un entorno natural, reciben cantidad de estímulos positivos", enfatiza y aclara que el objetivo es siempre conseguir una mejor calidad de vida.

Graciela repite que les robaron caballos muchas veces y que ahora, en el bosque de Ezeiza, están más seguros. Sobre la vida de los caballos, asegura que disfrutan su trabajo: "Se establece un vínculo entre los caballos y los chicos. Tienen una conexión. Los caballos disfrutan, buscan a los chicos. En toda la pandemia se notaba que necesitaban ese contacto. Uno de ellos, Pancho, se paraba en el horario cuando lo ensillábamos. Lo mirábamosy lo sacábamos; y al rato volvía y esperaba que lo ensillen. Los caballos reciben mimos y generan un vínculo afectivo importante", afirma.

Sin embargo, más allá de sus beneficios y de que en todas las provincias del país haya centros profesionales (solo en la provincia de Buenos Aires hay 60 centros) y que once provincias tengan una ley provincial, aún no hay una ley nacional que reconozca a la equinoterapia como método terapéutico. Con lo cual, acceder gratuitamente a este tratamiento es un engorroso camino burocrático. Las familias primero tienen que solicitar un CUD y luego, exigirle a sus obras sociales que se lo cubran.

¿Qué es cuidar el planeta si no es cuidar la salud de las personas y los demás seres vivos para que tengan una mejor calidad de vida? Es imperioso que la Musicoterapia esté reconocida en el PMO como también las terapias complementarias para que no sea una cuestión de ingresos económicos el poder acceder a un sistema de salud adecuado.


Esta nota habla de:
Más de Salud y alimentación
¿Por qué la gripe aviar es ahora una gran amenaza para la vida marina?
Salud y alimentación

¿Por qué la gripe aviar es ahora una gran amenaza para la vida marina?

El virus H5N1 se propaga rápidamente entre aves y mamíferos marinos, causando muertes en gran parte del planeta
Perú sigue concediendo permisos para pesticidas prohibidos en Europa
Salud y alimentación

Perú sigue concediendo permisos para pesticidas prohibidos en Europa

Leyes flexibles y escasa fiscalización han permitido que la empresa agroquímica Syngenta, con sede en Europa, registrara 42 pesticidas prohibidos en su continente para su uso en Perú
El mal de Chagas llegó a Estados Unidos impulsado por el cambio climático y la migración masiva
Salud y alimentación

El mal de Chagas llegó a Estados Unidos impulsado por el cambio climático y la migración masiva

La dolencia es endémica en nuestro subcontinente donde afecta a millones de personas