Recursos naturales
Tecnología

Wall-E: un "espantapájaros flotante" para impedir que las aves marinas queden atrapadas en redes de pesca

Se calcula que 400.000 ejemplares mueren anualmente de esra forma. Según un estudio científico, los dispositivos visuales sobre el agua podrían reducir estos atascamientos.

Según un informe publicado en la revista científica The Royal Society, un nuevo dispositivo flotante diseñado por expertos y denominado "boya con ojos amenazadores" (LEB, por sus siglas en inglés) disuade a los patos marinos de cola larga Clangula hyemalis de las redes de enmalle y esto demostraría, para los autores, que esta tecnología podría reducir la captura incidental de aves marinas en general, por su efecto intimidante.

Los especialistas estiman que, por año, unas 400.000 aves marinas mueren por quedar atrapadas en las redes de enmalle. Por tal motivo, diseñaron esta especie de espantapájaros flotante ya que sostienen que "los dispositivos visuales sobre el agua podrían contribuir potencialmente a reducir la captura incidental de aves marinas si se implementan adecuadamente en coordinación con otras medidas de gestión".

El espantapájaros flotante (Andres Kalamees/RSPB)

Este prototipo, desarrollado en colaboración con ingenieros de Fishtek Marine, se usó en un experimento controlado en un área natural frecuentada principalmente por patos marinos en el Mar Báltico de Estonia. Así, demostraron que se redujo aproximadamente entre un 20% y un 30% la congregación de estas aves dentro de un radio de 50 metros del LEB -en comparación de cuando no estaban estas boyas- ya que se alejaban al sentirse acechadas.

Estos animales regresaron al área después de que se retiraron las boyas, lo que sugiere que no fueron disuadidas permanentemente, según los especialistas. Ahora, esperan que el invento se pruebe en pequeñas pesquerías para salvar a muchas aves marinas más.

El "espantapáros" acuático que aleja a las aves (Fuente: Informe) 

Este espantapájaros tiene un diseño de "ojos" en blanco y negro brillantes con movimientos amenazantes que actán como un disuasivo natural que evita que las aves marinas se sumerjan en las redes verticales utilizadas en la pesca a pequeña escala en muchos países.

"Se ha demostrado que un estímulo ocular inminente mostrado en pantallas LED es eficaz para disuadir a las aves de presa y los córvidos de los aeropuertos sin signos de habituación. Por lo tanto, incluimos estas características en nuestro dispositivo prototipo para reducir la habituación y mejorar la disuasión de las aves marinas en las zonas de captura incidental de alto riesgo. Aquí, describimos el diseño de una boya con un conjunto giratorio de círculos en blanco y negro que se avecinan, que superficialmente se asemejan a los ojos fijos de un depredador", explican los científicos.

Puesto de trabajo de campo para la observación de las boyas desplegadas (Foto: Andres Kalamees/RSPB)

"La idea de que puedas colocar lo que parece algo de Wall-E o alguna otra película de Pixar para mantener a las aves alejadas de donde podrían entrar en contacto con las redes es genial", dijo el curador principal de aves en el Museo de Historia Natural de Londres, Alex Bond a The Guardian. Y agregó que era "realmente prometedor" ver estos dispositivos utilizados como una forma de reducir la captura incidental.

La investigación duró 62 días y los especialistas observaron durante 250 horas. "Registramos un total de 11.118 aves marinas de 18 especies diferentes dentro de nuestras dos parcelas experimentales (con dispositivos LEB). La gran mayoría de las aves reportadas fueron patos de cola larga (91,4%), mientras que la segunda especie más registrada, los eiders, representó el 2,3%", detallan.

Mirá también: Una cierva de siete meses llamada Itatí volvió a su hábitat tras ser rescatada

Dado el número limitado de otras especies, centraron el análisis estadístico solo en los patos de cola larga. "En promedio, 3.5 patos de cola larga estuvieron presentes en cada una de nuestras dos parcelas experimentales durante los 2941 conteos individuales, con un rango de 0 (15% de los conteos) a 120 patos de cola larga. La abundancia varió con el tiempo, con una media de 2,3 patos de cola larga en febrero, 4,9 en marzo y 1,9 en abril", describen.

El autor principal del estudio y oficial de proyectos del programa marino BirdLife International, Yann Rouxel, dijo: "Desafortunadamente, las aves marinas pueden ahogarse si quedan atrapadas en las redes. Pensamos que si podemos reducir las posibilidades de que las aves marinas buceen demasiado cerca de las redes de enmalle, podríamos evitar que ocurran interacciones mortales".

Mirá también: En Chile, la ballena azul está en peligro por la salmonicultura

Y agregó: "Si podemos mantener a las aves alejadas de la vecindad real de la red de enmalle, si no se sumergen demasiado cerca, el riesgo de captura incidental es limitado".

Esta nota habla de:
Más de Recursos naturales
Bogotá, otra capital de Latam que se queda sin agua. Una crisis similar soporta Quito, Ecuador
Recursos naturales

Bogotá, otra capital de Latam que se queda sin agua. Una crisis similar soporta Quito, Ecuador

La falta de agua está afectando a diversas ciudades latinoamericanas que se ven alcanzadas además por problemas en la generación de energía hidroeléctrica.
La pesca eléctrica, prohibida en los mares de Europa, se realiza de manera clandestina en los rios argentinos
Recursos naturales

La pesca eléctrica, prohibida en los mares de Europa, se realiza de manera clandestina en los rios argentinos

Se denomina de esta forma a la captura de peces en la que se emplea electricidad.
National Geographic inició su expedición en las costas de Chubut para proteger a las Ballenas Sei
Recursos naturales

National Geographic inició su expedición en las costas de Chubut para proteger a las Ballenas Sei

El 1 de abril comenzó una expedición de National Geographic que durará al menos 20 días con el fin de obtener información sobre las ballenas Sei en las costas de Chubut, una especie críticamente amenazada, de la que poco se sabe y que se encuentra en las costas del Golfo San Jorge, en la provincia de Chubut. Desde el área protegida Punta Marqués, una punta de tierra de 1500 has conservadas, se llegó a contar a simple vista unas 70 ballenas en simultáneo.