Recursos naturales
Crisis climática

Cambio climático: ¿podría el Amazonas dejar de ser selva para convertirse en sabana?

Investigadores midieron el impacto de la sequía y la deforestación en el bioma.

Gran parte del Amazonas podría dejar de ser una selva tropical y convertirse en una sabana abierta debido a la crisis climática, advirtieron investigadores del estudio "Histéresis de los bosques tropicales en el siglo XXI" publicado en la revista Nature.

Los bosques son, naturalmente, mitigadores del cambio climático. Sin embargo, debido a la tala indiscriminada y el cambio climático se encuentran amenazados. La lluvia juega un rol fundamental para su estabilidad y crecimiento. El problema es que cada vez hay menos precipitaciones y eso complica el funcionamiento de la selva amazónica y la prevención de incendios masivos.

Fuente: Pixabay.

En este contexto, los investigadores señalaron que la selva amazónica podría recuperarse "parcialmente" de la deforestación, pero perder esa capacidad de recuperación a finales de este siglo por efectos del cambio climático.

Fuente: Pixabay.

Según el estudio, cada selva tropical modifica sus condiciones de las que depende a través de retroalimentaciones -proceso en el que se autorregula- en diferentes escalas espaciales. No obstante, son muy sensibles a los cambios en los niveles de lluvia y humedad, sequías e incendios prolongados y pueden perder árboles. De esta forma, se pueden llegar a convertir en una zona similar a una sabana, con algunos árboles y praderas.

Sabana africana. Asín podría lucir parte del Amazonas. Fuente: Pixabay.

Este informe demostró que el punto de inflexión en que esto podría suceder en el Amazonas está muy cerca y alrededor del 40% de su selva se encuentra en peligro. Una vez en marcha, es un proceso difícil de revertir. Las reducciones de lluvia proyectadas pueden "disminuir la extensión de la selva amazónica".

Las selvas tropicales tienen un rol mucho más preponderante a la hora de absorber CO2 de la atmósfera y albergan muchas más especies de animales que una sabana.

Fuente: Pixabay.

Ingo Fetzer, del Centro de Resiliencia de Estocolmo, dijo a The Guardian que las selvas tropicales de todos los continentes "son muy sensibles al cambio global y pueden perder rápidamente su capacidad de adaptación". Además, resaltó que su recuperación puede tardar décadas y que "las selvas tropicales albergan la mayoría de todas las especies del mundo", por lo que podrían perderse "para siempre".

En el caso de las selvas tropicales del Congo, descubrieron que a pesar de que actualmente carecen de resiliencia -capacidad de adaptarse-, van a poder recuperarse, al igual que las selvas de Australasia que son resilientes tanto en el clima actual como en el futuro.

Esta nota habla de:
Más de Recursos naturales
Dos nuevas alternativas para lograr la desalinización del agua de mar: el sueño de convertir desiertos en productivos viveros
Recursos naturales

Dos nuevas alternativas para lograr la desalinización del agua de mar: el sueño de convertir desiertos en productivos viveros

¿Cómo lograron áridas regiones de España e Israel armar vergeles para producir frutas y hortalizas destinadas a cubrir las necesidades de sus mercados locales?
Incendios en Salta: estiman que van más de 177.000 hectáreas arrasadas en 2022 y los vecinos exigen que se declare la Emergencia Ambiental e Hídrica
Recursos naturales

Incendios en Salta: estiman que van más de 177.000 hectáreas arrasadas en 2022 y los vecinos exigen que se declare la Emergencia Ambiental e Hídrica

Los bomberos aseguran que las últimas quemas en Orán que arrasaron más de 50.000 mil hectáreas fueron intencionales y que se extendieron por la sequía
Argentina enfrenta el estrés hídrico más agudo desde 2008. Llegarían las lluvias, pero buena parte de las cosechas ya están perdidas
Recursos naturales

Argentina enfrenta el estrés hídrico más agudo desde 2008. Llegarían las lluvias, pero buena parte de las cosechas ya están perdidas

El arranque del mes de noviembre fue desalentador para los productores agropecuarios: se registraron pocas precipitaciones y esto puso en riesgo los rindes de los cereales.