Energía
Movilidad sustentable

Una empresa automotriz francesa transforma en pocas horas los motores convencionales en eléctricos

La firma gala Transition-One convierte vehículos de combustión interna en coches de cero emisión

El proceso de conversión de los vehículos denominado "Retrofit" se realiza en apenas cuatro horas y consiste en modificar las funciones tecnológicas de los sistemas envejecidos para alcanzar una movilidad limpia.

Desde 2020, las regulaciones francesas autorizan la conversión eléctrica de un vehículo bajo ciertas condiciones: el vehículo de combustión interna debe estar en condiciones de circular, estar registrado en Francia y tener más de 5 años de uso.

Foto: Transition-One

Al cliente se le garantizan dos años de kilometraje ilimitado y que las baterías durarán cinco años o bien 100.000 km.

¿Qué hace Transition One con las viejas unidades y cuáles son los beneficios?

  • Se quita por completo el motor de combustión interna y se lo reemplaza con un motor eléctrico y baterías.

  • La autonomía después de la conversión es superior a los 150 km.

  • El costo de la transformación es de alrededor de 8500 dólares. Pero, como el proceso está certificado por el gobierno francés, los galos pueden conseguir ayudas estatales que reducen el costo total a unos 5500 dólares.

  • Con un coche 100% eléctrico se logran grandes reducciones en los valores de mantenimiento y combustible. En Europa, la gasolina cuesta más de un dólar por litro.

  • Se estima que la conversión se amortiza en unos 4 años, dependiendo del uso que se le dé al vehículo.

Transition One estima que por cada 10.000 kilómetros conducidos con un coche eléctrico (en lugar de con uno de combustión interna) se emite una tonelada de dióxido de carbono menos a la atmósfera.

Mirá también: Tito, un auto eléctrico y nacional, es actualmente el coche más barato de la Argentina

Consultado por Carbono.news, el especialista en electro movilidad Carlos Puga expresó: "Lo bueno es que puedes quedarte con tu antiguo auto. Se trata de un sistema ideal para pequeños coches con motor delantero. Tanto el motor, como la transmisión y toda la suspensión delantera, incluyendo los frenos, están montados en un sub-bastidor. En la línea de ensamblaje, todo el subchasis se introduce en el coche desde abajo y se fija al chasis con apenas cuatro tornillos. Si se quitan esos pernos, el conjunto será extraído para que se pueda trabajar fácilmente. Se cambia el tanque de combustible, se incorpora la batería y se conectan algunos cables. Eso es todo"

¿Qué tipo de unidades podrían ser aptas para este "renacimiento sustentable"?

Renault Twingo II, Fiat 500, MINI, Volkswagen Polo, Toyota Aygo, Citroën C1, Peugeot 107, Renault Clio 3, Peugeot 207, Citroën C3, Dacia Sandero, Renault Kangoo, Citroën Berlingo y el Peugeot Partner.


Esta nota habla de:
Más de Energía
La luz que no llega: la pobreza energética también es un problema de género
Energía

La luz que no llega: la pobreza energética también es un problema de género

En Perú hay miles de personas sin electricidad y el 11% de la población recurre a la biomasa como fuente de energía. Las mujeres estarían entre los grupos más afectados por esto. Las encargadas de recolectar la leña son ellas, y se ven expuestas a diversos obstáculos y peligros, que van desde la falta de acceso a la educación e internet, hasta daños a su integridad. Como bien lo refleja la pobreza energética, no puede haber desarrollo sostenible si no hay igualdad de género.
La nueva estrategia de Argentina para reducir las emisiones de carbono, analizada
Energía

La nueva estrategia de Argentina para reducir las emisiones de carbono, analizada

El plan nacional a 2030 de reducción de emisiones y adaptación al cambio climático sitúa al gas como combustible de "transición"
La brecha de electrificación en Perú: la fuente para negar otros derechos
Energía

La brecha de electrificación en Perú: la fuente para negar otros derechos

Más de 700 mil viviendas no están conectadas a ningún sistema eléctrico legal en Perú. Esto es grave porque la pobreza energética retrasa el desarrollo educativo y socioeconómico, resta oportunidades e impacta negativamente en la calidad de vida de los habitantes. Quienes la sufren también están más expuestos a los incendios y, por ende, a la posibilidad de perder la vida o sus bienes materiales.