Ciudades inteligentes
Movilidad

La micro-movilidad será una parte fundamental de las grandes ciudades del mañana

El home office y los espacios de co-working brindan la oportunidad perfecta para que afloren nuevos medios de transporte.

"Movilidad" hace referencia al traslado de personas y "micro" se relaciona con las distancias: trayectos cortos, inferiores a los cuatro o cinco kilómetros.

Esta tendencia de la micro-movilidad se impone sobre el resto de las opciones cuando se trata de distancias muy extensas para caminar, pero demasiado cortas para conducir un rodado o subir a un transporte público.

Para el año 2030 el mundo tendrá casi medio centenar de megalópolis (ciudades con más de 10 millones de habitantes).

Sin embargo, la mayoría de los empleos estarán a poca distancia de las viviendas de los trabajadores gracias al home office y a los centros de co-working.

Tal vez te interese: "Ciudades del cuarto de hora": la apuesta por el urbanismo sustentable"

Un estudio realizado por la consultora McKinsey para Future Mobility develó que cerca de 60% de los viajes en automóvil en la actualidad son realizados en una extensión inferior a los ocho kilómetros.

Eso le entrega chances enormes a la micro-movilidad, ya que reduce los tiempos de llegada y baja el esfuerzo eléctrico: un monopatín con un pequeño motor insume cien veces menos energía que un vehículo de cuatro ruedas.

En concordancia con estos datos, la National Association of City Transportation de Estados Unidos asegura que por lo menos la mitad de los viajes de corta distancia en ese país podrían ser reemplazados por opciones menos contaminantes.

Para que esta nueva forma de desplazamiento se imponga es indispensable marchar hacia las smart cities (ciudades inteligentes) donde abundan las bicicendas y los carriles exclusivos para el transporte ultra liviano.

Los vehículos para los recorridos cortos son por lo general individuales y exigen un desgaste físico al conductor. Esto suma una nueva ventaja para una sociedad que será cada vez más sedentaria.

¿Cuáles son las principales alternativas?

  • Monopatines motorizados
  • Bicicletas con o sin motor
  • Segways

La implementación de prácticas de micro-movilidad surgió hace una década como solución a la llamada "última milla" del transporte personal. La idea consistió en que muchos pasajeros de buses, trenes o subterráneos portaran estas unidades para complementar y finalizar un trayecto largo.

De a poco, las empresas empiezan a facilitar a sus propios empleados esta alternativa.

Por ejemplo, el banco gallego Abanca ya ofrece gratuitamente a sus empleados monopatines autónomos y bicicletas eléctricas para sus sedes de La Coruña, Vigo y Madrid.

Este particular mercado ya tiene una sólida base de clientes y ha crecido mucho más rápido que el negocio de las flotas de autos compartidos.

La inversión inicial es casi insignificante si se la compara con el costo de comprar un rodado, mantenerlo en condiciones, pagar su cochera, su combustible, sus impuestos y sus seguros.

Esta nota habla de:
Más de Ciudades inteligentes
Ponen en duda que paneles solares transparentes puedan reemplazar vidrios de autos y viviendas
Ciudades inteligentes

Ponen en duda que paneles solares transparentes puedan reemplazar vidrios de autos y viviendas

¿Es posible que las casas, en un futuro cercano, tengan captación de energía solar desde los vidrios de sus ventanas gracias a paneles transparentes?
 ¿Se viene otro boom de bicicletas en AMBA por el aumento del boleto de tren, subte y buses?
Ciudades inteligentes

¿Se viene otro boom de bicicletas en AMBA por el aumento del boleto de tren, subte y buses?

El uso de bicicletas creció de manera exponencial en las principales ciudades del país durante la pandemia de 2020 y 2021, ante la imposibilidad de acceder al transporte público por parte de los "no esenciales".
Brasil ya cuenta con 90 ciudades donde el colectivo tiene tarifa cero para limitar uso del automóvil
Ciudades inteligentes

Brasil ya cuenta con 90 ciudades donde el colectivo tiene tarifa cero para limitar uso del automóvil

El coloso sudamericano acelera sus políticas hacia una idea que fue
considerada durante varias décadas como un capricho ecologista: la
gratuidad de los autobuses públicos.