Ciudades inteligentes
Innovación, creatividad y sustentabilidad

Dinamarca construyó la planta de incineración más limpia del mundo y le sumo pistas de esquí, senderismo y muros de escalada

En Amager, Copenhague, se encuentra CopenHill, un centro de generación de energía eléctrica a base de residuos

CopenHill es una construcción futurista y sustentable que reemplazó a la antigua planta de quema de basura. El edificio fue diseñado con un techo inclinado de 85 m alto que se transforma en:

  • pista de esquí artificial durante todo el año

  • ruta de senderismo

  • muro de escalada de 85 metros de alto

Muro de escalada. Fuente: CopenHill

Técnicamente, está diseñada para producir electricidad destinada a la calefacción urbana según la demanda de calor de cada época del año.

CopenHill cambió desechos por zonas de turismo y recreación. Existen cafeterías en la parte inferior de la pista de esquí y restaurantes en las terrazas superiores donde se puede beber y degustar platos regionales.

Pista de esquí. Fuente: CopenHill

El edificio también contiene varios pisos de administración, un centro educativo y salas de conferencias.

Mirá también: Inauguraron "Mutanti", una lombriz escultórica para reciclar desechos orgánicos en Caballito

Dinamarca figura entre los diez países más sustentables del mundo, ya que tanto sus gobiernos como las empresas privadas han desarrollado políticas y proyectos que buscan el equilibrio entre el crecimiento económico y las ciudades, considerando el impacto social y ambiental.

Consultada por Carbono.news, la arquitecta Marta Ruarte, quien se desempeñara como presidenta del Colegio de Arquitectos de la provincial de Santa Fe, expresó: "El desarrollo de la planta de tratamiento de residuos y producción de energía para viviendas fue diseñado por el estudio de Bjarke Ingels Group. Se trata de un modelo ejemplar en el campo de la gestión de residuos e infraestructura pública con alta tecnología. Apunta a la integración social y al paisaje urbano de Copenhague siendo un punto de referencia ubicado en una zona de reconversión industrial, cercano al centro de la ciudad capital".

La profesional, que integra la Comisión Arquitectura del ambiente y el paisaje agregó: "atrae gran cantidad de público gracias a la construcción de una pista de esquí artificial en el techo, en pendiente, que cuenta con unos 31.000 m². Un aspecto sumamente importante es que es la planta de incineración más eficiente del planeta, ya que las chimeneas emiten vapor de agua en lugar de humo real. Posee una original chimenea diseñada para no emitir escapes contaminantes".

La capital danesa intenta ser declarada en 2025 como ciudad carbono cero, no contaminante.


Esta nota habla de:
Más de Ciudades inteligentes
NeuroArquitectura para el mejoramiento ambiental y de la salud integral. Segunda parte
Ciudades inteligentes

NeuroArquitectura para el mejoramiento ambiental y de la salud integral. Segunda parte

El entorno arquitectónico y el entorno urbano afectan significativamente nuestros campos perceptivos, alteran el cerebro y modifican nuestro comportamiento. La NeuroArquitectura nos alumbra sobre aspectos a considerar dentro de un espacio para lograr un funcionamiento más relajado y saludable de nuestra mente.
NeuroArquitectura para el mejoramiento ambiental y de la salud integral. Primera Parte
Ciudades inteligentes

NeuroArquitectura para el mejoramiento ambiental y de la salud integral. Primera Parte

La próxima revolución en materia de Arquitectura será liderada por una disciplina relativamente nueva en el imaginario colectivo: la NeuroArquitectura. Hará posible aquella valiosa enseñanza del gran arquitecto estadounidense Frank Lloyd Wright: "la Arquitectura es el triunfo de la imaginación humana sobre materias, métodos, y hombres, para poner al hombre en la posesión de su propio mundo".
Edimburgo, la ciudad más sustentable de Europa, prohíbe autos contaminantes en su casco histórico
Ciudades inteligentes

Edimburgo, la ciudad más sustentable de Europa, prohíbe autos contaminantes en su casco histórico

La segunda ciudad más poblada de Escocia (medio millón de habitantes) ha sido coronada como la urbe más ecológica del viejo continente