Salud y alimentación
Cáncer infanto-juvenil

Damián Verzeñassi: "El incremento del cáncer infantil en la Argentina en los últimos 20 años está temporalmente relacionado con el aumento del uso de agrotóxicos"

El médico y director del Instituto de Salud Socioambiental de la UNR, reconocido por sus campamentos sanitarios, conversó con Carbono.news sobre los daños genéticos que producen los químicos que llegan a través del aire, el agua y los alimentos.

Cada 15 de febrero, Día Internacional del Cáncer Infantil, en las redes sociales y medios de comunicación, se ven imágenes conmovedoras de niños, niñas y adolescentes hospitalizados que están atravesando esta enfermedad. La consigna oficial es siempre "Hay que concientizar". Sin embargo, el Estado argentino -gobierne quien gobierne- oculta una de las causas principales del desarrollo de esta patología: los agroquímicos.

Los cultivos transgénicos son los grandes aliados de los agrotóxicos, ya que a la semillas, por ejemplo de soja, se les agrega un gen capaz de resistir estos químicos. Así, cuando los alimentos son fumigados con herbicidas y pesticidas, la planta vive porque está preparada para recibirlos. En cambio, todo lo que la rodea -mal llamado "malezas" ya que podría tratarse incluso de una planta de tomates- muere, junto con insectos, polinizadores y organismos del suelo, como lombrices.

En consecuencia, los pueblos que rodean estos campos también son fumigados y, por lo tanto, envenenados; se produce el éxodo de los campesinos hacia las ciudades, ya que el nuevo modelo casi no requiere de trabajadores; hay una expansión de la frontera agropecuaria en razón de la deforestación indiscriminada; los pueblos originarios se ven afectados por la pérdida de sus territorios ancestrales y, por último, el suelo cultivado pierde fertilidad. Según el último censo agropecuario de 2018, casi el 50% de los que producen poseen menos del 20% de la tierra. La industria farmacéutica y la química son las únicas ganadoras, si se considera que tanto enfermar hasta matar como fomentar el calentamiento global con el único objetivo de hacer dinero son acciones buenas, claro.

"El incremento de las enfermedades oncohematológicas registradas oficialmente que ha tenido la Argentina en los últimos 20 años está temporalmente relacionado con el aumento del uso de agrotóxicos en nuestro país", dijo a Carbono.news, Damián Verzeñassi, médico, director del Instituto de Salud Socioambiental (Insaa) y responsable académico de la Materia Salud Socioambiental de la Universidad Nacional de Rosario (UNR). Además, es uno de los fundadores de la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad y la Naturaleza de América Latina (UCCSNAL), parte de la denominada Ciencia Digna.

"Hay trabajos científicos publicados a nivel internacional que han demostrado que, tanto en animales de experimentación como en comunidades humanas que han sido estudiadas a lo largo del tiempo, la exposición a las sustancias químicas agroindustriales generan daños a nivel celular, lo que es facilitador de linfoma no Hodgkin, leucemia, mielomas múltiples y otros tipos de cáncer. Eso está estudiado y no hay discusión", señala.

En "Transformaciones en los modos de enfermar y morir en la región agroindustrial de Argentina", libro que escribió junto a Alejandro Vallini, resume los últimos resultados de los papers científicos más destacados y, en uno de ellos, cita un estudio hecho con animales: "Las hembras de mamíferos en gestación, expuestas a agrotóxicos a base de glifosato, generan daño, incluso, hasta en tres generaciones posteriores".

En una entrevista exclusiva, Damián Verzeñassi explica que en este tema no existe una "grieta" entre partidos y señala los entramados de corrupción entre políticos, empresarios y científicos que, por dinero, enferman a la sociedad entera y, sobre todo, a los más chicos.

-Los campamentos sanitarios que realizaron con estudiantes del último año de la carrera de Medicina fueron una clara evidencia del aumento del cáncer en pueblos rurales, pero les impidieron continuar...

-En julio de 2019, las nuevas autoridades de la Facultad (pertenecienes al Partido Comunista Revolucionario) nos sacaron de la Práctica Final, el espacio académico que teníamos para los campamentos. Éramos 22 docentes y ya a 6, les sacaron los cargos. Quizás tenga que ver, no sé, con que uno de los grupos más fuertes que impulsó la llegada de este decano está conformado por los socios dueños de un laboratorio de toxicología, que en Rosario trabaja para CASAFE (Cámara de Sanidad Agropecuaria y Fertilizantes) y para toda la agroindustria, y que, curiosamente, eran los que convocaban las sociedades rurales de los pueblos adonde nosotros hacíamos los campamentos para decir que nosotros habíamos mentido y que no había nada de científico.

"La soja transgénica no mejora ni la capacidad de producción ni proteica, solo es resistente a los químicos que queman todo el resto" (Foto: Monsanto Papers)

-Con los campamentos, recorrimos más de 40 localidades, en algunas de las cuales viven no más de 5000 personas, y, por mes, suele haber un muerto por cáncer. Hay un incremento de distintos casos de cáncer en personas jóvenes de menos de 40 años. Hicimos un análisis de los datos y las personas dentro de este rango de edad que viven en localidades rurales fumigadas tienen mayor riesgo de morir de cáncer que en cualquier otra ciudad argentina.

Mirá también: "Exaltación de La Cruz: pueblos fumigados que se resisten a ser silenciados por el agronegocio y el abandono del Estado"

-En el país, los datos de los registros oficiales en términos de salud no son buenos. La mayoría de los lugares a los que fuimos tienen entre 10.000 y 5.000 habitantes y corroboramos que entre 4 y 6 de cada 10 no van al hospital local porque no cumple con todas sus necesidades. Esto genera un vacío en la recuperación de la información para estadística epidemiológica y en el problema del cáncer oncohematológico en niños, niñas y adolescentes que se trata en localidades grandes, no hay un registro con geolocalización. ¿Cómo hago para establecer correlaciones entre un problema de salud y las condiciones socioambientales en la que transita una persona si yo no tengo registrado en qué sitio esa persona transitó su ciclo vital, si yo no hago un cruzamiento de datos entre la localización, el problema de salud y las condiciones ambientales?

"Que los chicos coman ultraprocesados debilita sus sistemas inmunológicos y tienen menos capacidad de resistencia y de desarrrollo saludable" (Foto: Pixabay) 

-Cuando el valor de la soja sube, muchos festejan, pero es parte del problema. ¿Qué pensás de esta entrada de dólares?

-Es mentira que la Argentina produce alimentos para 400 millones de personas. El país produce commodities agroindustriales donde antes producía alimentos y donde había montes nativos que eran alimento para muchas comunidades, pero además, eran alimento para los cursos de agua y los ciclos naturales. Ese circuito se rompió cuando nos transformaron en agroindustriales y extractivistas dependientes de químicos.

-Cuando nos dicen que este modelo agroindustrial no tiene nada que ver con la transformación de los modos de enfermar y de morir desde la década del 90 es mentira. Cuando dicen que la agroindustria saca adelante la economía del país ¿pusieron en esa ecuación económica lo que significaron los costos de la salud de las personas que se enfermaron o murieron por tener que respirar, beber o comer este tipo de tóxicos sin ningún tipo de advertencia? ¿Y los costos de las familias que tuvieron que alterar sus vidas, e incluso sus economías, para poder hacer frente al tratamiento viajando de provincia? Esas ecuaciones que nos pretenden imponer son sesgadas y son falsas.

"El principal problema de salud del mundo es el calentamiento global" (Foto: Monsanto Papers)  

-Yo lo planteo en estos términos porque nosotros decimos que la salud, la vida, no tienen precio y estos modelos agroindustriales, sobre todo dependientes de transgénicos y agrotóxicos, nos están dañando. Lo que nos dicen es que no habría dinero para el país. Entonces la respuesta que nos queda es preguntarles sinceramente cuánto hay que ganar económicamente en un país para justificar el linfoma no hodgkin, la leucemia o el mieloma de un niño. ¿Un millón, mil millones? ¿Cuál es el precio que tiene la salud y la vida de nuestros niños?

-Nosotros seguimos planteando que necesitamos una transformación del modelo para que podamos volver a contar con territorios habitables, saludables.

-¿Qué nos demuestran los juicios contra Monsanto-Bayer?

-Los estudios científicos que se han hecho desde la ciencia independiente y sin conflictos de intereses han demostrado que los herbicidas a base de glifosato están asociados al incremento de problemas de salud y, en algunos casos, directamente se han establecido las relaciones causales: básicamente linfoma no Hodgkin y mieloma múltiple.

-Esto ya era sabido por la empresa que produjo el glifosato, Monsanto-Bayer, y ocultaron esta información. Hoy siguen diciendo que tienen más de 800 trabajos científicos que demuestran lo contrario, pero ya van perdiendo 4 juicios millonarios y no presentaron ninguno.

-En 2015, el IARC (Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer de la ONU) presentó un trabajo científico que decía que el linfoma no hodgkin estaba asociado al glifosato, el plaguicida más utilizado en el planeta, y aseguró que es genotóxico (causa daño en el ADN), cancerígeno para los animales y un "probable cancerígeno" para los humanos. En 2016, la Agencia Europea de Seguridad Química, basada en un "paper" publicado por un supuesto "panel de revisores independientes" saca un informe técnico negando el del IARC, pero lo único que hace es analizar trabajos publicados por "equipos investigadores" financiados por la industria química. Hoy Bayer levanta las banderas de ese informe.

"Al maíz transgénico le ponen una toxina que le quita casi el 80% del calcio que tenía históricamente" (Foto: Monsanto Papers)

-En uno de los juicios de 2017 contra Monsanto en EE.UU., el Jefe de Toxicología y líder de la estrategia de evaluación de la seguridad de productos de Monsanto, William Heydens, reconoció que tuvo en sus manos el reporte de la Agencia antes de ser publicado y que le hizo "28 comentarios". Supuestamente, ese estudio no había sido visto ni revisado por la empresa para que no hubiera conflicto de intereses. Sin embargo, en el juicio, quedó demostrado que el verdadero autor de la publicación fue Heydens y que científicos como John Acquavella solo fueron contratados para que pusieran su firma.

Sin embargo, hay revistas que siguen rechazando el informe del IARC basados en ese "paper". Ese es el poder que tiene la ciencia mercenaria al servicio de las corporaciones. Es la principal responsable del aumento de los cánceres en nuestros países, junto con los tomadores de decisiones políticas.

Por otro lado, es muy frecuente que una persona que padece una enfermedad oncohematológica necesite una transfusión sanguínea o de plaquetas y eso es otro problema.

-¿Cuando se dona sangre se puede estar transmitiendo agrotóxicos?

-Sí, porque generalmente quienes donan son personas que viven en los mismos territorios. Aunque tengamos un excelente sistema de análisis que haga casi nula la posibilidad de transmitir enfermedades infecciosas, no se mide la presencia de químicos. Hay gente que tiene glifosato en sangre, aunque nunca haya vivido en el campo. Si hoy se empezara a analizar, tendríamos que descartar la poca sangre que hay en los bancos. Hay pocos laboratorios que hacen este estudio que es pago y caro.

-La gran mayoría de los productos químicos extractivistas son disruptores endocrinos y, para ellos, no hay valores mínimos aceptables en el organismo. ¿Podemos seguir haciéndonos los distraídos?

-¿Cuál es la respuesta de los responsables?

-Inaugurar hospitales es muy interesante, te permite sacar fotos y cortar cintas. Es necesario cuando ya tenés el problema, pero es mucho más importante evitarlo. El hospital de San Roque de Paraná, en el año 2000, tenía algunas camas dedicadas a los niños con cáncer, hoy tiene 5 pisos en un edificio nuevo que se construyó gracias a los padres de niños con cáncer.

Que el "Fondo de la soja" se utilice para inaugurar hospitales es la demostración más acabada de la perversidad de un sistema que te enferma, pero te tira unos pesos para que cuando quedes complicado por aquello que yo hice para enfermarte, me vengas a agradecer que te tiré unos pesos para atender tu problema. Es como las mineras que pagan las ambulancias para los sistemas de salud en San Juan o en Catamarca.

-¿Existe "la grieta" en estos temas?

-No existe la grieta que nos habían hecho creer en estos temas, no la hubo antes ni ahora. El gobierno de Macri, de hecho, no quiso aprobar el trigo transgénico porque se cerraba el mercado europeo que tampoco acepta el glufosinato de amonio. Y este gobierno "nacional y popular" no sólo lo aprueba, sino que continuó y profundizó, sobre todo durante los dos primeros años de pandemia, la política extractivista y de destrucción de la salud de la población.

Mirá también: "Brasil aprobó el trigo transgénico, pero su industria molinera apelará esta decisión y el resultado se podrá revertir"

-En 2021, el 40% de las tierras cultivables estaba inundado, ¿para qué sirve entonces que el nuevo trigo sea resistente a la sequía? Salvo que estemos pensando en sembrar en terrenos donde no se debe porque son secos.

-Es increíble que hoy nosotros tengamos que soportar que el CEO de una multinacional (Antonio Aracre de Syngenta) que fue denunciada porque su producto estrella, el paraquat, es dañino para la salud (y la empresa lo sabía y aun así lo vendía en la Argentina, cuando en su sede central en Suiza está prohibido producirlo, venderlo y exportarlo) se presente como referente de la oficina anti hambre de la Argentina y hable de la producción y el desarrollo sin ponerse colorado, sin hacer autocrítica o pedir perdón por lo que hicieron. No pudieron dar un solo paper para justificar lo que dicen.

A la izquierda, Antonio Aracre, CEO de Syngenta para Latinoamérica desde 2011. A la derecha, Martín Guzmán (Foto: Instagram)

-La historia de la humanidad es posible no gracias a los grandes avances civilizatorios de construir cohetes para ir a la luna, sino a la posibilidad de haber logrado transformar territorios para producir alimentos.

Es falso que nos acusen de elitistas por querer comer alimentos orgánicos diciendo que solo pueden comer los ricos, porque la brecha del hambre en la Argentina se incrementó a partir del 90 cuando ingresó la soja transgénica y su paquete tecnológico.

-La multifactorialidad de los cánceres es cierta, pero no es "bueno, a alguno le toca". La causa principal es el debilitamiento del sistema inmunológico generado por estos químicos. Las facultades de Medicina deberían cumplir un rol fundamental, porque no puede ser que seamos partícipes necesarios de todo este proceso que es ecocida y también es genocida. Hay que poner en discusión cómo están organizados los territorios donde vivimos y exigir políticas públicas, porque no es posible pensar en la salud de las personas en un territorio enfermo.

Juan Manzur "retrajo" la línea de malnutrición cambiando la forma en la que se tenía que registrar (Foto: Instagram)

-Uno de los ataques constantes es cuando dicen que el ambientalismo y el desarrollo no van de la mano

-Porque dicen que es una discusión de europeos que tienen resueltas las condiciones de vida. Ese latiguillo es la mejor herramienta para el proceso de neoliberalismo y dominación de nuestro territorio por aquellos que, cuando se desarrollaron con estos medios y se dieron cuenta de que eran terribles, decidieron dejar de usarlos, pero no dejar de ganar, por eso ensucian nuestro territorio mientras limpian el suyo con energías renovables y no dejan de ganar. A esto lo denominamos la geopolítica de la enfermedad.

-Para la COP26, un equipo serio de científicos argentinos había elaborado un informe muy crítico sobre la agroindustria y su rol en el cambio climático para que sea la posición de nuestro país, pero un día antes las autoridades decidieron cambiarlo y se escuchó esa lastimosa exposición del presidente. Mientras tanto, se publicó una foto de todos los lobbistas agroindustriales contentos con su discurso.

"Las facultades de Medicina deberían cumplir un rol fundamental, porque no puede ser que seamos partícipes necesarios de todo este proceso que es ecocida y también es genocida" (Foto: Damián Verzeñassi/ Gentileza)

-"No podemos hacerle el juego a la derecha" dicen algunos, pero yo no soy quien se abraza al agronegocio y a la entrega del territorio marítimo. Hay que dar una fuerte discusión del sistema tecnocientífico argentino que tiene equipos y lógicas absolutamente cooptadas por el pensamiento neoliberal de la fragmentación y, sobre todo, de la mercantilización de la vida.

-¿Cómo hacés para luchar y tener, al mismo tiempo, esa sonrisa?

-No siento que tenga derecho a bajar los brazos cuando hay gente que está perdiendo la vida, pese a que he estado casi en la lona por los golpes que hemos recibido. ¿Cómo puedo ver a mi hija a los ojos y decirle: "me cansé de luchar", a los 45 años? Lo que le da sentido a la vida es lo que hagamos en el territorio para los que vengan después. Que haya más vida y no menos. Lo nuestro es ir sembrando, cerró Damián.

Esta nota habla de:
Más de Salud y alimentación
Aprobaron el trigo transgénico HB4: "Va a incrementar la conflictividad social, la merma en la salud y el deterioro ambiental"
Salud y alimentación

Aprobaron el trigo transgénico HB4: "Va a incrementar la conflictividad social, la merma en la salud y el deterioro ambiental"

Tras la resolución en el Boletín Oficial que habilita este nuevo cultivo, activistas, sociedad civil y científicos mostraron su rechazo por los efectos negativos comprobados del agroquímico que será utilizado indefectiblemente: el glufosinato de amonio.
En Galilea, Agwa Farm inventó una máquina tipo "Nespresso" para cultivar vegetales en casa
Salud y alimentación

En Galilea, Agwa Farm inventó una máquina tipo "Nespresso" para cultivar vegetales en casa

Una empresa israelí ha comenzado a revolucionar la forma de producir verduras, frutas y hortalizas en el propio hogar.
Creció la producción orgánica en Argentina, pero la mayor parte se exporta
Salud y alimentación

Creció la producción orgánica en Argentina, pero la mayor parte se exporta

Así lo dejó explícito un informe del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA)