Ambiente y naturaleza
Día Mundial de la Acción frente al Calentamiento Terrestre

Reducir las emisiones para bajar la temperatura

En el marco del Día Mundial por la Reducción de las Emisiones de Efecto Invernadero o Día Mundial de la Acción frente al Calentamiento Terrestre vamos a repasar algunos conceptos clave, de la forma más simple posible

Abogada y diplomada en el Programa de actualización de Políticas Públicas y Cambio Climático. Autora del libro "Una vida sustentable"

Hoy 28 de enero se celebra el Día Mundial por la Reducción de las Emisiones de Gases Efecto Invernadero o Día Mundial de la Acción frente al Calentamiento Terrestre, efemérides propuesta por las Naciones Unidas como una de las tantas iniciativas planteadas para mitigar y adaptarnos al cambio climático.

¿De qué hablamos cuando hablamos de emisiones de gases de efecto invernadero?

Las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) consisten en la liberación de ciertos gases a la atmósfera que tienen la capacidad de absorber y emitir radiación infrarroja. Estos gases contribuyen al efecto invernadero, un fenómeno natural que mantiene la temperatura de la Tierra en un nivel adecuado para la vida.

Algunos de los principales gases de efecto invernadero son:

  • Dióxido de carbono (CO2): Proviene principalmente de la quema de combustibles fósiles como carbón, petróleo y gas natural, así como de procesos industriales y cambios en el uso de la tierra.

  • Metano (CH4): Se libera durante la producción y transporte de carbón, petróleo y gas natural, así como en la descomposición de residuos orgánicos en vertederos y sistemas digestivos de animales rumiantes.

  • Óxidos de nitrógeno (NOx): Provenientes de la quema de combustibles fósiles y procesos industriales, así como de procesos naturales como la descomposición de materia orgánica.

  • Hidrofluorocarbonos (HFC), Perfluorocarbonos (PFC) y Hexafluoruro de azufre (SF6): Son gases industriales sintéticos utilizados en diversas aplicaciones, como la refrigeración, la fabricación de productos químicos y la generación de energía.

  • Vapor de agua (H2O): Aunque es el principal gas de efecto invernadero, sus concentraciones están influenciadas principalmente por procesos naturales y no son directamente controladas por las actividades humanas.

Si bien todos ellos son importantes, vamos a centrarnos en el CO2, uno de los gases de efecto invernadero más importantes que contribuyen al cambio climático. Las emisiones de dióxido de carbono (CO2) se refieren a la liberación de este gas en la atmósfera como resultado de diversas actividades humanas y naturales. 

¿De dónde salen estos gases?

La liberación de CO2 a la atmósfera es algo natural, ya que esta es una parte fundamental de la vida en la Tierra ¿De qué manera?

Los organismos vivos, desde microorganismos hasta plantas y animales, liberan CO2 durante la respiración celular, un proceso esencial para obtener energía. La descomposición de materia orgánica, tanto en el suelo como en cuerpos de agua, también contribuye a estas emisiones. Además, fenómenos naturales como erupciones volcánicas y los incendios forestales pueden liberar CO2 en la atmósfera.

Mirá también: COP28: Muchos cambios en pocos días

Sin embargo, la Tierra ha desarrollado mecanismos de equilibrio natural a través del ciclo del carbono. La fotosíntesis, realizada por las plantas y algunos microorganismos, absorbe CO2 de la atmósfera, convirtiéndolo en materia orgánica y liberando oxígeno. Los océanos también desempeñan un papel crucial, absorbiendo CO2 y almacenándolo en sedimentos marinos. A través de estos procesos interconectados, la naturaleza mantiene un equilibrio dinámico, donde las emisiones y absorciones de CO2 se compensan, regulando así las concentraciones atmosféricas de este gas.

Fuente: Unsplash

Lamentablemente, las actividades humanas han amplificado significativamente las emisiones de CO2. Las fuentes son muchas, por eso vamos a mencionar las más importantes:

  • Quema de combustibles fósiles: La combustión de carbón, petróleo y gas natural para la generación de energía y el transporte es una de las mayores fuentes de emisiones de CO2. Esta actividad libera grandes cantidades de dióxido de carbono a la atmósfera.

  • Deforestación: La tala de árboles y la conversión de bosques en tierras de cultivo o áreas urbanas reduce la capacidad de absorción de CO2 de los bosques. Los árboles absorben CO2 durante la fotosíntesis y ayudan a almacenar carbono.

  • Procesos industriales: Varios procesos industriales liberan CO2 como subproducto de la combustión de combustibles fósiles, así como de otras actividades relacionadas con la producción y fabricación. Entre ellas se encuentran la producción de energía, de cemento, la industria química, la del acero, el refinamiento de petróleo, la fabricación de vidrios, cerámicas y ladrillos, entre otros.

  • Quema de residuos sólidos: La quema de residuos sólidos, sean orgánicos o inorgánicos, como basura y desechos agrícolas, puede liberar CO2 y otros contaminantes a la atmósfera.

¿Y cuál es el problema?

La acumulación de CO2 y otros gases de efecto invernadero en la atmósfera contribuye al calentamiento global y al cambio climático al atrapar el calor en la Tierra. Por eso, la reducción de las emisiones de CO2 se considera crucial para mitigar los impactos del cambio climático y trabajar hacia un futuro más sostenible. Y justamente es por eso que la reducción de emisiones es uno de los puntos fundamentales de las cumbres ambientales anuales en las que se reúnen los líderes mundiales, negociando y tratando de llegar a acuerdos y compromisos que nos permitan sostener las condiciones de habitabilidad de la Tierra. 

Mirá también: La COP 28 pone en juego la continuidad de la vida planetaria. Segunda parte

Según la UE , "la Ley del Clima de la UE establece objetivos jurídicamente vinculantes de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero: para 2030 deben haber descendido un 55% respecto a los niveles de 1990 y la UE debe alcanzar las cero emisiones netas para 2050". Para alcanzar estos objetivos, la UE ha puesto en marcha diferentes medidas: reducir las emisiones en el transporte; establecer normas para ahorrar energía e invertir en energías renovables; impedir que las industrias emisoras de gases de efecto invernadero migren fuera de la UE hacia regiones con normas menos estrictas; impulsar el primer gran mercado mundial del carbono; fijar objetivos de reducción para cada país de la UE; fomento y protección de los bosques y otras zonas de captura de carbono; entre otras.

En Argentina, contamos con un Plan nacional de adaptación y mitigación al cambio climático, a través del cual el país detalla los medios y acciones a llevar adelante para alcanzar las metas de adaptación y mitigación planteadas, a partir de distintas líneas estratégicas:

  • Transición energética: se promueve tanto la eficiencia energética como la transformación hacia una matriz más limpia y resiliente.

  • Transición productiva: medidas para desarrollar cadenas de valor nacionales, fomentar la economía circular, vincular la gestión del riesgo climático a la planificación productiva e impulsar la innovación de procesos.

  • Movilidad sostenible: medidas para adaptar la infraestructura y operación del transporte ante el cambio climático, planificar la movilidad urbana, hacer un uso eficiente de la energía y contribuir al reemplazo progresivo de los combustibles fósiles.

  • Territorios sostenibles y resilientes: acciones para fortalecer la sostenibilidad de la vivienda y la resiliencia de la infraestructura, prevenir eventos extremos y mejorar las herramientas de gestión de residuos y efluentes.

  • Conservación de la biodiversidad y bienes comunes: medidas para fortalecer el rol de los ecosistemas en la mitigación y absorción de gases de efecto invernadero, hacer un Ordenamiento Ambiental del Territorio y restaurar y conservar ecosistemas.

  • Gestión sostenible de los sistemas alimentarios y bosques: medidas para promover la conservación de suelos, impulsar el uso sostenible de los bosques nativos, aumentar la diversificación y eficiencia productiva y gestionar los riesgos climáticos agroforestales y pesqueros.

Esta nota habla de:
Más de Ambiente y naturaleza
Aapresid publicó un manual para conservar los suelos y frenar el retorno del arado por la crisis económica
Ambiente y naturaleza

Aapresid publicó un manual para conservar los suelos y frenar el retorno del arado por la crisis económica

La Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa insistió en la necesidad de no abandonar la "labranza cero".
Los agricultores del sur de Brasil, en la primera línea de la crisis climática
Ambiente y naturaleza

Los agricultores del sur de Brasil, en la primera línea de la crisis climática

Las desastrosas inundaciones de mayo fueron el último de una serie de fenómenos meteorológicos extremos que han afectado al estado de Rio Grande do Sul y han hecho que los productores se planteen su futuro
Un proyecto turístico y deportivo busca que el Riachuelo vuelva a ser navegable en la Boca y la Isla Maciel
Ambiente y naturaleza

Un proyecto turístico y deportivo busca que el Riachuelo vuelva a ser navegable en la Boca y la Isla Maciel

La iniciativa es impulsada en conjunto entre el gobierno nacional, a través del ministerio de Turismo y Deportes, y el de la ciudad de Buenos Aires.