Recursos naturales
Turismo responsable

¿Alguna vez te preguntaste cómo nuestros viajes afectan al planeta y a los lugares que visitamos?

Viajar y conocer lugares nuevos puede ser inspirador. Sin embargo, es momento de empezar a pensar en el impacto ambiental y de elegir alternativas para disfrutar del turismo sin dañar el entorno.

Abogada y diplomada en el Programa de actualización de Políticas Públicas y Cambio Climático. Autora del libro "Una vida sustentable"

El turismo mal gestionado puede afectar a los ecosistemas y a la biodiversidad, destruyendo muchas veces aquellos atractivos que generaron el desarrollo de la actividad. Algunos impactos ambientales negativos asociados al turismo son la contaminación (del agua, del aire, sonora y visual, incluida la arquitectónica); la sobrepoblación y el congestionamiento; los problemas del uso de la tierra; la ruptura ecológica; los daños a la naturaleza y la gestión incorrecta de los residuos. 

Mirá también: #SiNosOrganizamosCuidamosTodo, la campaña que incentiva a disfrutar y proteger la naturaleza

Según datos de Air Transport Action Group, la aviación es responsable del 12% de las emisiones asociadas con el transporte a nivel mundial. Un artículo de National Geographic España informa que "El sector de la aviación produjo en el año 2019 aproximadamente 915 millones de toneladas de CO2 a nivel mundial, lo que representa el 2,1% del total de las emisiones anuales emitidas por el ser humano."

Por eso es importante pensar en formas más sustentables y menos dañinas  de viajar y disfrutar de la naturaleza. 

¿A dónde vamos y cómo?

Uno de los factores que debemos analizar antes de viajar es ¿cómo vamos a llegar a nuestro destino?. No todos los medios de transporte impactan de la misma forma en el ambiente, pero todos lo hacen en algún grado, ya que para funcionar requieren de combustibles y su quema genera gases de efecto invernadero.

En consecuencia, desde el sector del transporte se están buscando alternativas, como es el caso del SAF: "El Combustible de aviación sostenible (SAF) se fabrica con recursos más sostenibles, como los aceites usados de origen orgánico (como el aceite de cocina usado) o los residuos forestales y agrícolas, o incluso a partir del carbono capturado del aire y del hidrógeno verde". Algunas ventajas de este tipo de combustible son:

  • Es una materia prima renovable.

  • Puede evitar al menos el 75 % de todo el ciclo de vida de las emisiones de CO? en comparación con el combustible fósil para aviones.

  • Reduce otras emisiones nocivas como las partículas y el azufre.

Sin embargo, hoy en día, menos del 0,1% de los aproximadamente 300 millones de toneladas de combustible para aviones que utilizan las aerolíneas comerciales es SAF.

¿Cuál es la forma de transporte más sustentable?

Esto depende de las distancias que vayamos a recorrer y la posibilidad que tengamos de elegir entre un medio u otro. Para distancias que puedan recorrerse en tren, esta suele ser la mejor opción. Sin embargo, incluso en distancias no tan largas, muchas veces este medio no se encuentra disponible, en cuyo caso debemos viajar en ómnibus.

Por último, una forma de reducir el impacto ambiental de nuestro traslado en caso de ir en nuestro propio auto, es compartir el viaje. Para ello, son de gran utilidad sistemas y aplicaciones como Bla Bla Car, disponible en distintos países, aunque no tiene presencia en Argentina, pero sí tenés Carpoolear en Rosario. 

Si vamos a realizar viajes más largos, que indefectiblemente requieren tomar un avión, debemos empezar a prestar atención a las emisiones de CO2. El acceso a esa información es algo bastante nuevo y, por ejemplo, en Google Flights, no solo podemos ver el tiempo de vuelo, las escalas y los precios, sino también cuánto CO2 produce cada vuelo, variable que nos permite tener una idea más clara del impacto ambiental de nuestras opciones y compararlas para realizar una elección más responsable. Por ejemplo, si buscamos "Buenos Aires - Madrid" descubrimos que un vuelo con tres escalas genera un 84% más de emisiones que un vuelo directo.

¿Qué más podemos hacer en caso de volar en avión?

También podemos compensar nuestras emisiones a través de alguna organización que proteja bosques nativos o que reforeste, en Argentina hay varias, por ejemplo, Seamos Bosques, que te permite medir tu huella de carbono y, en base a eso, te dice cuántos arboles necesitas plantar para compensar. También se puede compensar a través de ReforestargBanco de Bosques.

Sin embargo, el traslado no es el único factor que afecta al ambiente. Otro de los problemas más comunes tiene que ver con los residuos que generamos cuando viajamos.

¿Qué hacer con los residuos?

Según un estudio internacional liderado por el Instituto de Ciencia y Tecnología Ambiental de la Universidad Autónoma de Barcelona "El uso recreativo de las playas de las islas mediterráneas durante el verano es responsable de hasta el 80 % de la basura marina que se acumula".  Por eso es importante pensar en qué es lo que hacemos con nuestros residuos cuando viajamos.

  1. No dejar basura tirada, ni en la naturaleza ni en ningún lado.

  2. Llevarnos la basura que encontremos en la naturaleza. Esto depende de cada persona, pero también es importante que exista una normativa que lo ordene, por ejemplo, desde el 2014, los montañistas que escalen el Everest deben recoger y bajar ocho kilos de basura de la montaña. A pesar de las medidas, esto parece no resultar suficiente. Recientemente, un andinista de Nepal aseguró haber limpiado al menos 200 kilos de basura de la elevación y denunció que hay al menos mil kilos más de desechos.

    Fuente: Unsplash

  3. Tratar de gestionar nuestros residuos de la manera más responsable posible. ¿Hay tachos diferenciados? ¿Vi algún cartel con información? ¿Pregunté en el alojamiento? Si el lugar en el que te encontrás no cuenta con gestión diferenciada, tal vez puedas guardarte algunos residuos y disponer de ellos correctamente cuando llegues a tu casa.

  4. En el lugar que estás visitando, ¿hay algún tipo de gestión de residuos? Hace poco tiempo visité un pueblo al que se llegaba caminando. Una de las primeras cosas con las que me encontré fue una construcción que le indicaba a la gente del pueblo que allí era el lugar indicado para quemar los residuos. ¿Qué hacer entonces como turista? ¿Consumo como si estuviera en el medio de la ciudad y dejo mis plásticos para que la gente que vive en la montaña les prenda fuego? En estos casos, lo mejor es guardarnos esos residuos y tratar de disponer de ellos a nuestro regreso de la mejor manera posible. 

¿Cómo podemos reducir nuestra generación de residuos en viajes?

Tanto en la vida cotidiana como en las vacaciones, es importante que evitemos generar residuos innecesarios, para eso, se debe armar un Kit de Basura Cero para los viajes, es de gran ayuda. Algunas cosas que pueden servirnos son:

  1. Bolsas de tela para hacer las compras.

  2. Una bolsa para hacer compras a granel. Por ejemplo de frutos secos y snacks para las caminatas o para llevar a la playa.

  3. Una botella reutilizable para evitar las descartables.

  4. Un envase hermético para hacer compras (por ejemplo, de facturas o empanadas) o para llevarse las sobras en caso de haber comido en un restaurante.

  5. Cubiertos reutilizables. Así, en caso de comer al paso, podés usar tus cubiertos y evitar los descartables.

  6.  Envases reutilizables para llevar tus provisiones y artículos de higiene. 

¿Qué más podemos hacer para reducir el impacto ambiental durante nuestros viajes?

  1. Si viajamos a zonas de naturaleza y realizamos caminatas o trekkings, es importante respetar los senderos, no solamente para asegurarnos que no vamos a perdernos en entornos que nos resultan desconocidos y potencialmente peligrosos, sino que además es fundamental para proteger a la naturaleza.

  2. No aceptes todos los mapas, planos y folletos que te quieran entregar. Que sea gratis para el turista, no quiere decir que lo sea para el planeta. Ahorremos recursos y aceptemos solo aquello que realmente necesitamos.

  3. No te lleves recuerditos de la naturaleza, tales como piedras y caracoles, dejálos cumplir su ciclo en el lugar al que pertenecen.

  4. Cumplí las reglas. Si vas a un espacio natural protegido, como puede ser una Reserva Natural o un Parque Nacional, respetá las instrucciones de los guías y guardaparques.

  5. Buscá opciones de eco-turismo, apoyá ciudades y alojamientos que tengan políticas ambientales.

Mirá también: Turismo responsable en la naturaleza, un aliado de la conservación

Esta nota habla de:
Más de Recursos naturales
National Geographic inició su expedición en las costas de Chubut para proteger a las Ballenas Sei
Recursos naturales

National Geographic inició su expedición en las costas de Chubut para proteger a las Ballenas Sei

El 1 de abril comenzó una expedición de National Geographic que durará al menos 20 días con el fin de obtener información sobre las ballenas Sei en las costas de Chubut, una especie críticamente amenazada, de la que poco se sabe y que se encuentra en las costas del Golfo San Jorge, en la provincia de Chubut. Desde el área protegida Punta Marqués, una punta de tierra de 1500 has conservadas, se llegó a contar a simple vista unas 70 ballenas en simultáneo.
El país latinoamericano más afectado por la falta de agua potable apuesta a desalinizar el agua de mar
Recursos naturales

El país latinoamericano más afectado por la falta de agua potable apuesta a desalinizar el agua de mar

Latinoamérica ha sido bendecida con amplios regímenes de lluvias y frondosas vegetaciones. Pero existe una excepción, Chile, que padece de un estrés hídrico agudo.
Uruguay y Argentina se adaptan a la crecida de los ríos
Recursos naturales

Uruguay y Argentina se adaptan a la crecida de los ríos

Las inundaciones a lo largo del río Uruguay, que comparten ambos países, son cada vez más frecuentes y graves. Un fondo de la ONU pretende impulsar los esfuerzos de adaptación