Política
Calentamiento Global

Enrique Viale y el domo de calor: "La sociedad argentina no tiene a la emergencia climática dentro de sus debates"

La Bolsa de Comercio de Rosario estimó que varios millones de hectáreas que hoy están sembradas ni siquiera serán cosechadas ya que las pérdidas en los cultivos son casi totales.

Se sabía de antemano que Argentina enfrentaría una "triple niña" y que la sequía sería muy intensa. Pero pocos productores y casi ninguna autoridad gubernamental tomaron medidas preventivas contra la ola de altas temperaturas más extensa de la historia. La presente cosecha está bajo las condiciones más secas de los últimos 60 años.

Actualmente, la mitad de la superficie del territorio nacional está afectada por la falta de lluvias o en condiciones de estrés hídrico, según un informe del Sistema de Información sobre Sequías para Sudamérica. La falta de precipitaciones generará una pérdida superior a los 20.000 millones de dólares en 2023: un impacto que es equivalente al 3% del PBI.

Mirá también: ¿Qué pasó con la "Pampa húmeda"? Por tercer año consecutivo el campo sufre la sequía en Argentina

La entidad bursátil santafesina recortó sus estimaciones para la campaña 2022/2023 y proyecta para este año una cosecha de 27 millones de toneladas de soja, en lugar de los 34,5 millones estimados al momento de la siembra. Además, vaticina que la cosecha de maíz alcanzará los 35 millones de toneladas, en lugar de los 42,5 millones de toneladas previstos originalmente.

Ambos granos representan en la actualidad el 87% de la producción nacional y el 43% de las exportaciones totales del país.

Las principales ciudades de la región central (la más poblada) superaron por primera vez el umbral de registros máximos por dos semanas consecutivas. El récord anterior era del 2017, con 11 días ininterrumpidos de temperaturas extremas cerca de fin de año.

Consultado por Carbono.news, el abogado ambientalista Enrique Viale aseguró: "La sociedad argentina, que incluye a los productores, no tiene la variable de la emergencia climática dentro de sus debates, de sus proyecciones. En todos los países del mundo, inclusive en los de nuestra región, se habla mucho sobre el cambio climático y sus consecuencias. Sin embargo, en Argentina, ignoramos lo que está ocurriendo a pesar de que estamos bombardeados por imágenes, vivencias y sensaciones que lo ratifican. Los incendios forestales son récord y se está destruyendo gran parte del ecosistema local. Ni siquiera un año electoral es propicio para instalar la discusión".


Esta nota habla de:
Más de Política
INTA: Denuncian prohibición de usar expresiones tales como "cambio climático"
Política

INTA: Denuncian prohibición de usar expresiones tales como "cambio climático"

¿Cómo abordamos la crisis climática si desde distintos organismos del estado se avanza en el abandono del tratamiento de estos temas?
Riachuelo: a 16 años de la sentencia advierten una falta de ejecución
Política

Riachuelo: a 16 años de la sentencia advierten una falta de ejecución

El fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación emitido el 8 de julio de 2008 ordenó al Gobierno Nacional, la Provincia de Buenos Aires y la Ciudad de Buenos Aires a restablecer el daño ambiental producido en la cuenca.
Tras 16 años, los objetivos planteados en el fallo no se han cumplido y los avances son aún escasos: solo el 40% de las relocalizaciones habitacionales han sido concretadas y las personas siguen expuestas a riesgos ambientales.
Desde FARN reclaman que el saneamiento de la Cuenca Matanza Riachuelo sea considerado una política de Estado, que cuente con el presupuesto necesario y que la Corte Suprema adopte las medidas necesarias.
Los flagelos climáticos y ambientales que amenazan a la niñez argentina
Política

Los flagelos climáticos y ambientales que amenazan a la niñez argentina

La niñez es particularmente vulnerable a los efectos de la contaminación ambiental, ya que en esta etapa de la vida (en pleno desarrollo físico) la exposición a contaminantes puede provocar enfermedades respiratorias, alergias, problemas de aprendizaje y otras complicaciones en la salud.
Incluso las condiciones precarias del hábitat afectan el desarrollo social y emocional de niñas y niños, limitando sus oportunidades de futuro.