Energía
Petróleo en la Amazonia

Petrobras insiste en explorar la desembocadura del Amazonas, y la disputa expone controversias en la transición en Brasil

La solicitud de prospección de la petrolera en la zona fue rechazada debido a los riesgos ambientales, pero en el ámbito político, miembros del gobierno y del Congreso se movilizan para obtener la licencia que sería el primer paso hacia la explotación petrolera en la desembocadura del río Amazonas.

*Anderson Santana / Climate Tracker

En el corazón de la Amazonia, el interés de exploración petrolera en el bloque FZA-M-59, en la Margen Ecuatorial, en la cuenca de la desembocadura del río Amazonas, evidencia las controversias en el compromiso brasileño con la transición energética.

La ambición de Petrobras, la principal empresa petrolera de Brasil, es explorar petróleo en una zona estratégica de conservación en la Amazonia. El Instituto Brasileño del Medio Ambiente y de los Recursos Naturales Renovables (Ibama), el organismo encargado de la licencia ambiental, rechazó la solicitud de la petrolera para realizar perforaciones en la zona. Sin embargo, el rechazo no fue considerado definitivo ni por la empresa ni por los actores del gobierno federal, especialmente del Ministerio de Minas y Energía.

A finales de mayo de 2023, Petrobras presentó al Ibama una solicitud de reconsideración de la licencia ambiental para la prospección. Se espera que el Ibama se pronuncie sobre el asunto a principios de 2024.

Presentación del Proyecto Amapá Águas Profundas, desembocadura del río Amazonas. Foto: Lula Marques Agência Brasil.

Meses después del rechazo, la Advocacia-Geral da União (AGU), a solicitud del Ministerio de Minas y Energía, emitió un dictamen legal y consideró innecesario uno de los estudios solicitados por el Ibama, lo que teóricamente desestima uno de los argumentos utilizados para rechazar la solicitud. El ministro de Minas y Energía, Alexandre Silveira, declaró esperar que el Ibama "agilice" el proceso de licencia.

Mirá también: ¿Potencia ambiental o petroestado? La entrada de Brasil en la OPEP genera desconcierto

Petrobras tiene planes de expandir su producción, argumentando que el mundo seguirá necesitando combustibles fósiles durante la transición. En una entrevista con la Agencia Pública durante la COP28, el presidente de la empresa, Jean Paul Prates, reafirmó que se espera que Petrobras sea la última en dejar de explorar petróleo en el mundo.

La margen ecuatorial y la desembocadura del Amazonas

La cuenca de la desembocadura del Amazonas abarca un área de 350 000 km2 y se extiende desde la bahía de Marajó, en el estado de Pará, hasta la frontera con la Guayana Francesa.

La cuenca ya había sido objeto de interés petrolero años atrás. Se perforó un primer pozo en la región en 1970 sin descubrir petróleo. En los años siguientes se realizaron otras perforaciones y se hizo un descubrimiento, pero debido a dificultades logísticas, la cuenca fue dejada de lado, especialmente porque en ese momento Petrobras se dedicaba a otros puntos de exploración.

El interés por el bloque 59 comenzó en abril de 2014 con una solicitud presentada por BP Energy do Brasil, la empresa originalmente responsable del proyecto. En diciembre de 2020, los derechos de explotación petrolera en el bloque fueron transferidos a Petrobras.

Lo que reavivó el interés de Petrobras en la región fue el descubrimiento de petróleo en la Margen Ecuatorial de Guayana. Se han descubierto nuevas reservas en esa área, con una estimación de 11 mil millones de barriles.

Por ahora, Petrobras busca la licencia para verificar, en el bloque FZA-M-59, la presencia de petróleo en alta mar, "mediante la perforación de un solo pozo, durante solo cinco meses". Según la empresa petrolera, "si se confirma la viabilidad comercial del petróleo eventualmente existente en el bloque exploratorio, será necesario obtener un nuevo proceso de licenciamiento ambiental del Ibama para permitir que el Bloque FZA-M-59 se convierta en un campo productor".

  1. Presidente de Petrobras, Jean-Paul Prates, durante sesión solemne para conmemorar los 70 años de creación de Petrobras. Foto: Lula Marques Agência Brasil.

Petrobras busca una "nueva frontera" en la producción de petróleo

¿Por qué invertir en la exploración de petróleo en un contexto de transición energética en el que debe haber un esfuerzo global para reducir las emisiones de CO2 y, por lo tanto, frenar el uso de combustibles fósiles?

El argumento que ha sido sostenido por Petrobras y por miembros del gobierno federal es que el país debe seguir produciendo, porque la demanda seguirá existiendo hasta que ocurra la transición.

La petrolera brasileña ha sostenido que las "nuevas fronteras energéticas", como la Margen Ecuatorial, "son esenciales para garantizar la seguridad y soberanía energética nacional, ya que, a pesar de ser decreciente, la demanda global de petróleo sigue siendo esencial".

Mirá también: Sacar o no sacar petróleo, dilema latinoamericano en la COP28

En la opinión del doctor en Ecología Lucas Ferrante, investigador de la Universidad Federal de Amazonas (UFAM), hacer la transición energética implica necesariamente reducir la explotación petrolera. Un estudio coordinado por el profesor en 2023 y publicado en Conservation Biology demostró que los cambios climáticos en Brasil están demasiado acelerados como para que las especies se adapten. "Para mitigar este impacto, es fundamental contener la crisis climática, lo que implica la disminución de la exploración de petróleo, o perderemos muchas especies", advierte. "Necesitamos reducir las emisiones globales y disminuir el consumo de petróleo [...]. Estamos perdiendo especies, estamos alterando el planeta y esto se debe únicamente al consumo de petróleo", agrega.

Según Suely Araújo, experta sénior en políticas públicas del Observatorio del Clima y ex presidenta del Ibama (2016-2018), más allá de la discusión sobre el riesgo ambiental de la exploración en la desembocadura del Amazonas, es importante abordar la cuestión desde el punto de vista de la decisión de si el país quiere o no explorar petróleo en nuevas áreas, especialmente en áreas ambientalmente sensibles.

  1. Río Amazonas - Foto GabiFMesquita (CC BY-SA 3.0 DEED)

"Esta decisión es más amplia. Es una decisión política real, que corresponde al gobierno en su conjunto. En plena crisis climática, ¿Brasil quiere ampliar la exploración de petróleo? ¿Brasil quiere convertirse en un país petrolero de verdad? Brasil ya exporta petróleo. Ya está entre los diez mayores exportadores. En plena crisis climática, ¿querrás perforar un bloque hoy, si encuentras petróleo?", cuestiona.

La investigadora recuerda que 2023 fue el año más cálido de la historia, con eventos extremos incluso en la Amazonia. "Los brasileños deben conocer las ventajas y desventajas de una opción como esta. Brasil no necesita petróleo para la demanda interna. Tiene lo suficiente. Este petróleo en la margen será para la exportación. ¿Queremos ser un gran productor de petróleo en este momento?", señala.

José Valverde Machado Filho, profesor y máster en derecho ambiental internacional, realiza un análisis similar: "Cualquiera que sea, independientemente del sitio, la pretensión de expandir la exploración de petróleo va en contra de lo que el mundo está buscando. Un país que es visto como un gran potencia de energía limpia y renovable entra en contradicción con lo que ha estado promoviendo, al querer incluir también la exploración de petróleo en su agenda", afirma.

Riesgo para la biodiversidad

El veto del Ibama a la perforación se justifica en base a los desafíos logísticos y las preocupaciones ambientales. En un despacho del presidente Rodrigo Agostinho, acompañando el informe técnico con la decisión de rechazo, se destacan los desafíos en caso de derrame de petróleo y las lagunas de conocimiento sobre el ambiente de la región. El organismo fiscalizador también destaca que las distancias requieren un alto flujo de embarcaciones y aeronaves.

Áreas de conservación, tierras indígenas y corales recién descubiertos están en el centro de las preocupaciones.

Rosângela Braz, doctora en Ecología Aplicada y profesora del Centro Universitario Adventista de São Paulo - UNASP, explica que la exploración de petróleo en la región puede afectar estos ecosistemas de varias maneras. "La reducción de la luminosidad y la calidad del agua pueden perjudicar el crecimiento y la supervivencia de los corales y las algas; el aumento de la temperatura y la acidez del agua pueden causar el blanqueamiento y la muerte de los corales; puede haber destrucción física de los arrecifes; pérdida de biodiversidad; y alteración de las interacciones ecológicas, que pueden afectar el equilibrio y la estabilidad de los arrecifes", enumera.

La investigadora destaca el riesgo para especies como el camarón rosa, el pito, la langosta roja, entre otras, que tienen un alto valor económico y social, ya que son fuentes de alimento e ingresos para las comunidades pesqueras locales.

"La exploración de petróleo en la región puede afectar a estas especies de diversas maneras, como la reducción o pérdida de sus hábitats, que pueden degradarse o destruirse por la contaminación, la sedimentación o los derrames de petróleo; la disminución o extinción de sus poblaciones, reducción de la reproducción, alteración del comportamiento o pérdida de diversidad genética; la contaminación o reducción de sus recursos alimentarios, entre otros".

Comisión de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Cámara de Diputados realiza audiencia pública para debatir la posibilidad de explorar petróleo y gas en la desembocadura del río Amazonas. Foto: Lula Marques Agência Brasil.

En el despacho, el Ibama destaca que se trata de una licencia ambiental con muchas especificidades. El texto dice que "estos desafíos se derivan del hecho de que la región es de acceso bastante remoto, tanto en el mar como en tierra, con grandes lagunas de conocimiento sobre la bioecología de las comunidades marinas y está situada cerca de la frontera con la Guayana Francesa. Para superar las significativas lagunas de conocimiento sobre el ambiente de la región, puede ser necesario requerir relevamientos de datos primarios en la licencia ambiental, tanto biológicos como oceanográficos y socioeconómicos. Este relevamiento de datos primarios en una región tan remota tiende a involucrar una logística bastante difícil y costosa. Las hipótesis accidentales que involucran derrames de petróleo en el mar implican dos desafíos distintos, que deben explorarse en detalle en la licencia ambiental a través de modelizaciones robustas de dispersión de petróleo".

La decisión también pondera que "existen preocupaciones relacionadas con la intensa hidrodinámica de la región, que involucra corrientes muy fuertes y movimientos de mareas extremadamente amplios. Además de ser necesario invertir en la comprensión de esta dinámica, estas condiciones oceanográficas pueden limitar o incluso impedir la viabilidad de estrategias de combate frente a derrames de petróleo, como el uso de barreras flotantes para la contención y recolección de los hidrocarburos".

Aunque las simulaciones indican que un derrame no afectaría la costa brasileña, estudios señalan posibles daños a países vecinos e islas del Caribe.

Braz enfatiza que esa región está cerca del llamado Gran Sistema Recifal Amazónico. "Es un área de alta biodiversidad, muy poco estudiada por Brasil, y que comienza cerca del bloque 59. Entonces, es un área con una alta sensibilidad biológica y que aún no ha sido estudiada". El arrecife en la desembocadura del Amazonas está compuesto por algas calcáreas y cubierto por esponjas y corales. La formación tiene 56,000 km².

Mirá también: La promesa y los peligros de la minería marina en la Amazonía Azul

Sobre los riesgos señalados, Petrobras argumenta que su estructura de respuesta a emergencias es la más grande del país y está lista para actuar en caso de accidentes.

Presión política

Aunque la decisión del Ibama es técnica, basada en parámetros de riesgo ambiental establecidos, la presión de una facción del gobierno federal por la aprobación es grande. En el Senado Federal, el ministro de Minas y Energía, Alexandre da Silveira, dijo que se tomó "la libertad de llamar al presidente del Ibama y hablar de la importancia de 'sinergizar' la decisión final".

En este sentido, la ministra de Medio Ambiente y Cambio Climático, Marina Silva, declaró que "una decisión técnica, en un gobierno republicano, se cumple". La ministra fue escuchada a finales de agosto en una audiencia pública de la Comisión de Minas y Energía, a solicitud de varios diputados, y en esa ocasión señaló que "el Ibama no facilita ni dificulta, y el Ministerio de Medio Ambiente respeta lo que son los procedimientos debidamente instruidos basados en una buena gestión pública".

Por otro lado, el presidente Lula sostiene que el Ibama señaló fallas técnicas que "Petrobras tiene el derecho de corregir".

El gobernador del Estado de Amapá, Clécio Luís, respaldó los estudios sobre el petróleo en la desembocadura del río Amazonas en el evento "Caminos para una Transición Energética Justa en Brasil", celebrado en octubre de 2023 en Río de Janeiro.

En octubre de 2023, 217 diputados y senadores lanzaron el Frente Parlamentario de Apoyo al Petróleo, Gas y Energía con el propósito de representar al sector en el Congreso Nacional. La iniciativa pretende respaldar los planes de Petrobras de explorar petróleo en aguas ultraprofundas de Amapá.

El frente busca apoyo político con el objetivo de influir en el gobierno para avanzar con la explotación en la zona y promover la legislación necesaria para expandir la infraestructura energética del país. El enfoque, según el líder del frente, el general de reserva y exministro de Salud del gobierno de Jair Bolsonaro, Eduardo Pazuello (PL-RJ), en una entrevista con Reuters, será representar los intereses del sector energético, productores, distribuidores y proveedores.

Araújo cuestiona el argumento que se ha fortalecido en los bastidores del Congreso de que el Ibama "dificulta" el proceso. Recuerda que, entre 2007 y 2021, el Ibama aprobó más de 2,000 licencias de perforación en aguas profundas similares a esta. La especialista sostiene que, en el caso de la explotación de la desembocadura del Amazonas, el problema es puramente técnico. "Hay un plan de emergencia llamado Plan de Emergencia Individual, el PEI, que todo proyecto petrolero tiene. La cuestión es que si hay un derrame en la perforación, es muy complicado atender la emergencia. Está en una parte lejana de la costa, con corrientes muy fuertes que llevarían el petróleo que eventualmente se derrame en menos de 10 horas a las aguas de la Guayana Francesa".

Financiamiento para la transición energética

Araújo también destaca que es necesario analizar críticamente el argumento de la necesidad económica de la explotación. "Un bloque perforado hoy, producirá recién después de 2030 y los royalties de producción llegarán aún más tarde", señala.

En su evaluación, el país no puede esperar 10 años para obtener dinero de la explotación para financiar la transición energética. "Tenemos que financiar la transición energética ahora, en la crisis que ya hemos pasado. Deberíamos haber estado en una transición energética hace mucho tiempo".

En este escenario de debates e incertidumbres, la cuenca de la desembocadura del Amazonas sigue en el centro de una discusión crucial sobre los límites entre el avance económico, la protección ambiental y la transición energética.

Ferraz advierte que es necesario revisar la explotación de petróleo para mitigar los cambios climáticos. Las consecuencias climáticas ya están en nuestra puerta y se intensificaron este año debido al fenómeno de El Niño, para que todo Brasil lo sienta. Estamos hablando de olas de calor con récords de temperatura en Brasil: el promedio global registró un aumento de 2 grados, la Amazonia experimenta una sequía extrema, lo que potencia los incendios forestales, y ¿Brasil quiere explorar más petróleo? Esto es contradictorio e ignora la crisis que está en nuestra puerta".

*Este texto fue producido con el apoyo de Climate Tracker América Latina


Esta nota habla de:
Más de Energía
Hidroeléctricas en riesgo revelan la necesidad de avanzar en la resiliencia climática de Perú
Energía

Hidroeléctricas en riesgo revelan la necesidad de avanzar en la resiliencia climática de Perú

Ante los efectos del cambio climático y El Niño, las hidroeléctricas enfrentan desafíos operacionales en Perú. La escasez de lluvias ha disminuido drásticamente la capacidad de los embalses, obligando a tomar medidas extremas como la quema de diésel para mantener el suministro energético. Esto no solo retrasa la transición energética, sino que también subraya la urgencia de diversificar las fuentes de energía y fortalecer la resiliencia del sistema ante un futuro climático cada vez más desafiante.
Hidrógeno: la Nueva Era de la Energía ya ha comenzado
Energía

Hidrógeno: la Nueva Era de la Energía ya ha comenzado

En el contexto de descarbonización de la economía que atravesamos, el Hidrógeno se ha convertido en un rotundo protagonista. La producción de Hidrógeno con fines energéticos es un tema de interés mundial. La inversión en su producción aumenta cada vez más a nivel global y se incrementan nuevos proyectos que lo tienen como figura central.
Revolución solar en Chile: más sol y menos carbón
Energía

Revolución solar en Chile: más sol y menos carbón

Chile ha emergido como líder en la adopción de energías renovables en América Latina y, en particular, en la producción de energía solar. Sus recursos naturales privilegiados sitúan al país en una posición envidiable para transformar su matriz energética. Sin embargo, el boom de proyectos solares camina más rápido que la retirada de centrales a carbón. ¿Estamos reemplazando realmente los combustibles fósiles o solo agregando capacidad renovable al sistema energético?