Ciudades inteligentes
Transición

Joe Biden planea incorporar miles de vehículos eléctricos a la flota federal ¿En Argentina, se podría hacer algo parecido?

El presidente estadounidense continúa avanzando con su plan para reemplazar toda la flota federal con vehículos totalmente eléctricos.

La flota vehicular estatal estadounidense consta de más de 645.000 unidades. Esto incluye 245.000 de uso civil, 173.000 afectados a fuerzas militares y 225.000 para el servicio postal. El primer mandatario está cumpliendo con una de las promesas vertidas en su campaña presidencial y ha comenzado a reemplazar los antiguos rodados por vehículos eléctricos.

El uso masivo de autos y camiones no contaminantes le generará al gobierno ahorros significativos en combustible y en mantenimiento, ya que la mecánica sencilla de las modernas unidades implica menores costos de reparación. Particularmente, las unidades que se utilizan para el reparto postal realizan rutas diarias cortas, con mucho arranque y parada y los motores de este tipo resultan casi ideales para estas rutinas.

El uso de vehículos no contaminantes generará ahorros negativos (Foto: autofàcil.es)

Biden pretende también que, en el mercado de los privados, para 2030, el 50% de los nuevos automotores vendidos tengan cero emisiones de dióxido de carbono.

Consultado por Carbono.news, Juan Manuel Baretto, titular de la empresa Coradir de San Luis, especializada en la construcción de los autos eléctricos Tito, explicó: "El desarrollo de la industria nacional de movilidad sustentable se potenciaría enormemente en Argentina si el Estado le comprara unidades ecológicas. Hay que pensar que se trata del cliente más grande que una firma privada podría tener. Si desde la administración pública solicitaran a todos por igual determinadas normas de calidad, los proveedores de piezas deberían adaptarse rápido a esas nuevas exigencias. Toda la cadena formaría una nueva línea de producción más moderna y eficiente. Cada autopartista mejoraría su desempeño. Si se fomentaran las compras a los proveedores nacionales, nuestro universo podría cambiar de manera muy veloz. Sería fantástico, fabuloso. Una gran inyección de vitalidad para un sector que está dando sus primeros pasos. Actualmente, en el Congreso Nacional, ya existe un proyecto de ley de electro-movilidad que tiene el visto bueno de todos los partidos políticos".

En Argentina, la industria de movilidad sustentable podría potenciarse con ayuda del Estado (Foto: Tito eléctrico)

La Asociación de Fábricas Argentinas de Componentes informó que existen casi 15 millones de autos en el país, prácticamente, uno cada tres habitantes. Del total, el 51.8% corresponde a nafteros y el 34.9% a gasoleros. En tanto, los autos que funcionan con Gas Natural Comprimido disminuyeron su participación, llegando al 13.3% de las unidades circulantes. Los híbridos y los cien por ciento ecológicos suman unos pocos miles, según el relevamiento de AFAC.

Mirá también: "Los autos eléctricos podrían disminuir los costos de combustible: ¿qué opciones existen en Argentina?"

La misma proporción se da en la flota estatal: el porcentaje de electro-movilidad sobre el total del parque automotor es insignificante.

Esta nota habla de:
Más de Ciudades inteligentes
Primer edificio porteño con instalaciones especiales para autos eléctricos en cada cochera
Ciudades inteligentes

Primer edificio porteño con instalaciones especiales para autos eléctricos en cada cochera

En el barrio de Caballito se inauguró Allegra, el primer Eco Smart residencial.
España pretende llenar de "electrolineras" sus pueblos, ciudades, rutas y autopistas
Ciudades inteligentes

España pretende llenar de "electrolineras" sus pueblos, ciudades, rutas y autopistas

Se ubicarán dentro de las distintas localidades ibéricas pero también al margen de rutas y autopistas que cubren distancias superiores a los 60 mil kilómetros de extensión
Hacia un modelo de ciudad más inclusiva y sustentable
Ciudades inteligentes

Hacia un modelo de ciudad más inclusiva y sustentable

Hoy 8 de noviembre es el Día Mundial del Urbanismo.