Activismo
Entrevista

Liz Solari: "No hay nada de natural ni de bueno en el sistema de cría y matanza intensiva de animales"

Impulso la campaña oficial "Lunes Verdes" en el Ministerio de Ambiente para reemplazar la carne por plantas al menos una vez a la semana. Actriz y activista, contó a Carbono News qué motivaciones la inspiran.

Hay un sistema roto y un sistema que está floreciendo. El margen que los separa suele ser inestable y, por momentos, crítico. Pisando ese margen nos encontramos todos, sin excepciones ni privilegios, y mientras de un lado caen los preceptos de un modelo agotado y consumido por sus propios excesos, del otro se levantan los cimientos de nuevos valores, nuevas formas y nuevos hábitos.

La actriz, defensora de los animales y la tierra, co-creadora de Meditaciones para un viaje interior, Liz Solari, ha saltado el margen, y desde el otro lado, se anima a desafiar a un sistema convaleciente que, pese a las evidencias de su imposibilidad de supervivencia, resiste. En los albores del sistema que florece, la ecología y el activismo ambiental cobran protagonismo y el propio ambiente, los animales y los seres que permanecieron (y permanecen) sometidos bajo el yugo del ser humano comienzan a encontrar derechos y también garantías. 

Solari es una dedicada activista (Foto: Instagram @liz_solari)

Esta semana, y con el acompañamiento del propio Ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Juan Cabandié, se lanzó la campaña llamada "Lunes Verdes" que estimula a los argentinos a reducir el consumo de carne al menos una vez por semana para mitigar la crisis climática. La iniciativa, con distintos nombres y metodologías, ya se implementa en otras ciudades del mundo: en Nueva York, Los Ángeles, Barcelona, varias ciudades del Reino Unido e incluso en la ciudad brasileña de San Pablo. 

El propio Paul McCartney es embajador mundial de "Lunes sin carne", e hizo llegar una carta con la propuesta al presidente Alberto Fernández. 

Mirá también: Paul McCartney le escribió a Alberto para que implemente los "Lunes Sin Carne"

La actriz y activista, en diálogo con Carbono News, se anima a describir lo que habita del otro lado del margen y redobla apuestas en su activismo ecológico: insiste con evitar la instalación de fábricas intensivas porcinas financiadas por China y empuja dos campañas globales: "Paws Law" para prohibir la cruel crianza de perros y gatos y el comercio ilegal de animales domésticos, y "Hands Off", que llama a denunciar la violencia y que se vuelva inaceptable, creadas por Cher Chevalier y Judith Clegg.

¿Qué implica Lunes Verdes y cómo surgió la articulación con el Ministerio de Ambiente?

Lunes Verdes alienta a las personas a consumir, al menos un día a la semana, una alimentación basada en plantas para ayudar a frenar el cambio climático, la deforestación, a conservar los recursos naturales y a mejorar nuestra salud.

La producción ganadera es responsable del 14,5% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero. El 80% de la deforestación mundial es resultado de la expansión agrícola, y la mayor parte se destina a alimentar animales, en lugar de personas. Podemos comenzar a aliviar y erradicar la hambruna mundial si nos dedicamos a alimentar a humanos en lugar de alimentar animales.

Nos inspiramos en variadas y exitosas campañas mundiales, como Meat Free Monday, que han demostrado cómo desde nuestros platos podemos cambiar el mundo. El año pasado conectamos a Paul McCartney con el Presidente de la Nación con la búsqueda de implementar esta iniciativa en Argentina. Agradecemos a Meat Free Monday por su amable y continuo apoyo para impulsar "Lunes Verdes".

Con mi equipo trabajamos para acercar una propuesta de implementación que se adapte a Argentina. Estamos felices, es un gran paso para nuestro país que el Ministerio de Ambiente haya decidido comunicar "Lunes Verdes" como iniciativa desde su plataforma.

¿Qué comentarios recibiste y que percepción de la reacción social tenés, a días del lanzamiento?

Noté una reacción general abierta y positiva de la gente. Un día a la semana es un aporte que todos pueden sumar (¡muchos ya lo hacen!).

Las industrias que hoy venden carne tienen la gran oportunidad de comenzar a vender productos basados en plantas. El mundo está cambiando rápidamente, la creciente demanda de vegetarianismo y veganismo es una oportunidad de negocio y trabajo para quienes sepan aprovecharlo.

Con esta acción conjunta, ¿notás predisposición de la política de avanzar en transformaciones profundas como lo es nuestro sistema de alimentación?

Se puede y se debe hacer mucho más, por la situación crítica que estamos enfrentando ante la pandemia de COVID-19 y la aceleración del cambio climático. Lunes Verdes se hizo realidad en parte gracias a la predisposición de este Gobierno, y es una buena semilla.

La irrupción de la pandemia ha puesto en debate lo que hace años venís denunciando junto a un gran grupo de ciudadanos: el maltrato de los animales y el nocivo sistema de alimentación ¿Cómo te impactó la llegada de este virus y qué reflexiones te llevó a meditar?

El impacto es devastador a nivel colectivo e individual. La raza humana se está comportando de forma egoísta y destructiva, poniendo en riesgo nuestra propia continuidad como especie. La naturaleza nos dijo basta. Ahora tenemos que escuchar su mensaje y modificar nuestro comportamiento de forma urgente, o prepararnos para las severas consecuencias.

La crisis planetaria también ha acelerado la necesidad de cambiar la dieta alimentaria. ¿Hay mayor apertura para este tipo de discusiones?, ¿qué señales notás que pueden favorecer el debate y su práctica?

Las crisis y las transformaciones sociales van de la mano. La transformación que estamos viviendo es de consciencia por lo que está cambiando nuestra forma de ser, de pensar, de comer, de interrelacionarnos, de producir en función de una atracción a vivir de forma más pacífica y compasiva.

La humanidad está concientizándose de que muchas de sus actividades, formas de producción y estilo de vida han tenido un impacto negativo en la Tierra, en los animales y en el mismo ser humano. Es por esto que el vegetarianismo y veganismo van en alza en todo el mundo.

Mirá también: Argentina, cada vez más veggie: el 12% de la población no come carne

En este abordaje casi desesperado del cambio climático y del colapso que puede implicar en el corto plazo se ha puesto en foco la necesidad de revisar y rediseñar todo el sistema mundial y dar luz a un nuevo orden planetario. ¿Qué rol han jugado los animales en este sistema de explotación y opresión y cuál vislumbras que será y debe ser el nuevo papel que ocupen hacia adelante?

Los animales no humanos están en la Tierra antes que los humanos por sus propios propósitos. Muchos de ellos vienen a enseñarnos valores esenciales como el perdón, el amor incondicional, la paciencia, la alegría, la lealtad. Ellos están en pleno camino evolutivo como nosotros.

Las industrias que se benefician de la destrucción de la tierra y de la masacre de los animales se encargan de esconder el mal que están generando en los consumidores. Pero gracias a Dios, y al avance de la tecnología y la ciencia, hoy la verdad sale a la luz estimulando la apertura de las mentes y corazones de muchos.

El cambio de la alimentación va asociado, en muchos casos, a un fuerte cuestionamiento moral y filosófico. ¿Cómo fue en tu caso ese proceso de deconstrucción y qué te llevó a querer cambiar de hábitos?

"La carne ya fue" (Foto: Instagram @liz_solari)

Hace una década, mi amada maestra espiritual, Cher Chevalier, me habló sobre la importancia de volverme inofensiva, es decir, un principio basado en la no violencia. Cher pertenece a varias generaciones de veganos-vegetarianos. Me recomendó ver el documental Earthlings y cuando terminé de verlo, un velo se corrió y, por primera vez en mi vida, entendí que mi decisión de comer animales estaba cobrando vidas de seres que eran torturados y matados en contra de su voluntad

"No matarás" es un mandamiento divino y no excluye a los animales. Cuando entendí la profundidad de este significado, comencé mi transición a llevar una dieta basada en plantas.

No hay nada de natural ni de bueno en el sistema de crianza y matanza intensiva de animales inventado por el hombre. ¡No tenemos derecho de explotar, torturar ni robarle la vida a nadie!

Fuiste una de las voces más imponentes contra la instalación de granjas porcinas en Argentina para abastecer a China. ¿Notaste recepción de las autoridades?, ¿creés que hay una consciencia mayor de la ciudadanía para evitar que este tipo de medidas pasen sin ningún tipo de miramiento?, ¿qué reflexión de fondo ameritan este tipo de decisiones geopolíticas?

Gracias al más de medio millón de personas que firmaron nuestra petición, y al grupo enorme de ONG que apoyaron, demostramos el rechazo masivo de la sociedad argentina a la cría intensiva de animales. Nuestro mensaje fue escuchado por el Presidente, y llegó hasta las autoridades chinas gracias a que nos unimos con un propósito en común.

Mirá también: ¿En ambos bandos? Alberto se reunió con activistas veganos por el acuerdo porcino

Debemos estar listos para denunciar y rechazar los viejos modelos de producción que destruyen y contaminan la vida de la Tierra.

En 2020 el consumo de carne en la Argentina fue el más bajo de los últimos 100 años. Se estima que el consumo de carne vacuna fue de 49,7 kilos per cápita, cifra que consolida una tendencia en caída. ¿Qué implica este dato y qué relación se puede hacer con el empoderamiento de la juventud en la lucha por conservar nuestra Casa Común?

Como el suelo utilizable para explotaciones agrícolas está alcanzando su límite, la carne va a seguir aumentando de precio. ¡Es insostenible!. Comiendo una dieta sin carne ahorrás vos y ahorra el Estado. Todos sabemos que es más barato comprar un kilo de legumbres que un kilo de carne, y que la gente que come menos carne tiene menos riesgos de contraer enfermedades como el cáncer, la diabetes y/o enfermedades vasculares.

En Argentina hoy el 12% son veganos-vegetarianos y un 12% son flexitarianos (reducen el consumo considerablemente) lo que que hace un total del 24% de la población. Esto significa que, aproximadamente, 11 millones de argentinos saben y eligen los beneficios de reemplazar las proteínas animales por las vegetales, ya sea por el bien de su salud, el de la Tierra o el de las otras especies con las que convivimos.

¿Qué políticas públicas necesitamos discutir en el mediano y corto plazo para reivindicar los derechos de los animales?

Considerarlos sintientes. Darles sus derechos inherentes bajo la ley, multar y penalizar seriamente a los explotadores, abusadores y asesinos de animales ya que son ellos los mismos que, luego, explotan, abusan o asesinan a las personas. Asimismo hay que prohibir que vuelvan a tener animales. Finalmente, educar a los niños en materia ambiental donde aprendan a proteger a la naturaleza y a los animales.

En algunos sectores sociales, el veganismo es visto con humor y liviandad. ¿Por qué crees que se minimiza su importancia y cuál es la clave para revertir este tipo de prejuicios?

Puede haber varias razones: falta de información, prejuicios, miedo al cambio, etc. Entender de dónde viene esa liviandad o agresión y no tomarlo como algo personal es una posición que suma mucho. En lo personal, intento que el acercamiento sea ameno, generar preguntas que abran la reflexión, que ayuden a ponerse en el lugar de los animales. Compartir documentales como Seaspiracy, Cowspiracy, What a Health o bien compartir informes de organismos mundiales, libros, artículos, son otras formas que ayudan en el proceso.

Muchas personas que están pensando en cambiar su alimentación creen que sólo es una cuestión de reemplazar carne por lechuga y tomate. ¿Qué sugerencias das a la hora de encaminarse en este tipo de transformaciones? ¿Y qué cambios implican en tu vida diaria?

Idealmente, sugiero ir con una nutricionista experta en veganismo-vegetarianismo para que te guíe. En internet, también abunda la información sobre cómo reemplazar proteínas animales por proteínas vegetales. Hay que comer alimentos sanos, una buena variedad de frutas y verduras enteras, legumbres, frutos secos y cereales integrales. Por muy vegetariana o vegana que te hagas si te atiborras de fritos, ultraprocesados o productos salados, como en cualquier dieta mal llevada, vas encaminada al sobrepeso o la enfermedad.

¿Qué está ocurriendo en la vida de Liz por estos días y qué proyectos tiene hacia adelante?

Estoy abocada a la producción de un programa de televisión que me entusiasma muchísimo y, en agosto, arranco a filmar una serie. Hace poco lancé una especial canción ‘I surrender to your love' que está en mis redes y, próximamente, en todas las plataformas musicales. Y paralelamente, trabajando en leyes, campañas y activismo por los animales y la Tierra. 

Esta nota habla de:
Más de Activismo
Argentina pierde "30 bomboneras" de bosques por hora: la campaña de Boca por el ambiente
Activismo

Argentina pierde "30 bomboneras" de bosques por hora: la campaña de Boca por el ambiente

El Club se unió a Banco de Bosques para concientizar sobre la deforestación y sumarse al pedido de conservación.
Otra vez fuego: en 2021 ya se perdieron 15.000 hectáreas de humedales en el Delta del Paraná y los vecinos denuncian falta de acción estatal
Activismo

Otra vez fuego: en 2021 ya se perdieron 15.000 hectáreas de humedales en el Delta del Paraná y los vecinos denuncian falta de acción estatal

Hubo un incremento en comparación con el mismo período que el año pasado. La agrupación Multisectorial Humedales reclama la ley que protege a estos ecosistemas.
Premios Latinoamérica Verde: conocé todos los proyectos finalistas
Activismo

Premios Latinoamérica Verde: conocé todos los proyectos finalistas

Colombia quedó a la cabeza con 19 proyectos ambientales en camino hacia el premio. Luego, hay 11 proyectos argentinos, 10 mexicanos, cinco de Ecuador, cuatro de Perú y tres de Chile, entre otros.