Salud y alimentación
Vacaciones

Mascotas viajeras y viajeros con mascotas ¿Qué hacer?

Empieza el calor y una de las consultas más populares en la veterinaria es cómo actuar con las mascotas cuando se sale de vacaciones porque muchas personas no saben qué hacer.

Magalí Morgui
Veterinaria especialista en comportamiento canino y felino

Muchos se preguntan si conviene dejar a la mascota o llevarla de vacaciones. Si la mascota se queda, hay dos opciones: la casa o la guardería.

Cuando la mascota se queda en casa

Los que la dejan en su casa, lo hacen generalmente al cuidado de una persona de confianza, vecino, familiar o amigo. También existen servicios tipo niñera, personas que pasan por el hogar una o más veces por día, les dan alimento, los pasean, se fijan que tenga agua y que esté todo bien.

Cuando se usa un servicio de guardería también hay dos variantes: las guarderías clásicas, donde se albergan varios animales compartiendo espacios amplios o en caniles y, una novedad, el cuidado en una casa particular, un Airbnb para mascotas. Este tipo de servicio es muy atractivo porque cuando el animal está acostumbrado a dormir adentro, incluso muchas veces en la cama con sus tutores, pasar a un canil o pasar a un lugar donde duermen afuera o deben compartir con otros les resulta estresante y eso puede provocar que no coman o se enfermen y que termine siendo contraproducente. Hay apps que son muy prácticas para encontrar cuidadores en esta modalidad como mascoters.com.ar o páginas como @flipet.ok en Instagram.

Con respecto a los gatos, en general, no es muy conveniente trasladarlos. Salvo que se trate de un gato sumamente adaptado al que se le ha enseñado a pasear, a recorrer distancias o que tenga alguna patología que impida quedar al cuidado de alguien más, no es algo que la mayoría de los gatos disfruten, por lo que no es recomendable. Hay guarderías específicas para gatos. Conozco una, por ejemplo, en la reformaron un departamento logrando ambientes diferentes, ya que hay gatos que están dispuestos a convivir y hay otros que no; entonces, los van agrupando o separando según edades, sexo y afinidad. 

Foto: Pixabay

Hay que organizar el tema de la guardería con tiempo porque tiene un costo económico alto y porque hay que saber cuáles son los requisitos que exigen para el ingreso. De base, todas piden que el animal esté correctamente vacunado, desparasitaciones internas y externas y algunas guarderías piden además que esté castrado, de lo contrario no lo reciben. Este no es un tema no menor, porque más allá de la responsabilidad de dejar preñado o quedar preñado, existen enfermedades de transmisión sexual. También, otras dificultades asociadas, por ejemplo, los perros de hocico chato, que tienen dificultades respiratorias, muchas veces no toleran la agitación de una monta, por lo que una perra en celo en la guardería puede provocarles un problema cardíaco debido a la sobreexcitación. 

Cualquiera sea la opción elegida para la mascota, siempre se debe dejar el contacto de la veterinaria de cabecera, porque, en caso de que algo suceda, el cuidador tiene que asumir desde el costo económico hasta la responsabilidad sobre ese animal al que no conoce bien. Mis pacientes no hablan, por lo que muchas veces requiero la información que me dan las personas a cargo y no la saben. 

Para el veterinario que recibe una mascota necesitada de asistencia médica, la información es muy importante. Hay que dejar anotado si toman medicación, cuáles son los comportamientos normales, qué es lo anormal, de qué habría que preocuparse, si tuvo algún tratamiento médico. Todo esto sumado al contacto del veterinario de cabecera o alguno de urgencias.

Antes de viajar, siempre recomiendo hacer un chequeo médico previo y además, ser honestos con la persona que va a quedar al cuidado, por ejemplo, si la mascota es mayor y tiene una cardiopatía y no se puede agitar o si es epiléptica y cualquier estímulo externo podría desencadenar una convulsión o si tiene algún tipo de sensibilidad dietaria y no puede comer la comida que comen otros perros. Mucha gente piensa que si brindan estos datos las guarderías no los van a aceptar, entonces, se callan para poder viajar y esto va en detrimento de la salud del animal. 

Mirá también: Nuestras mascotas, por una alimentación saludable y respetuosa con el medio ambiente


De vacaciones con la mascota

Otra alternativa es viajar con el animal. Lo primero que hay que preguntar es si el destino es pet friendly. También se puede recurrir a varias apps y páginas web para encontrar el más conveniente.

Para el traslado, hay dos opciones ¿el viaje se realiza por tierra o por aire? Porque las necesidades son totalmente diferentes.

Cuando se viaja por tierra, dentro del país, hay que tener en cuenta que en cada provincia puede haber diferentes exigencias dado que las leyes de tránsito son provinciales. En Mendoza, por ejemplo, son obligatorios los cinturones de seguridad y las cajas de transporte, tanto para perros como para gatos. Entonces, hay tener lo necesario como para viajar en ruta y la mascota debe estar acostumbrada a hacerlo. Hay que planificarlo bien con el veterinario de acuerdo a cada animal. Tal vez, se deba hacer algo para que el viaje no se convierta en una tortura para ambas partes, algún tipo de manejo terapéutico, ya sea con feromonas, con ansiolíticos o bien un acostumbramiento. 

Mirá también: Maltrato animal: crecen las peticiones para que estos seres tengan una vida digna

Dependiendo de cada animal, hay que planificar las paradas. Por ejemplo, con un gato sería mucho peor sacarlo de su caja que esperar a llegar a destino. Pero, con un perro, es bueno hacer alguna parada dependiendo de las horas de viaje, aunque después volver a meterlo al canil no siempre es fácil. 

La pregunta típica es respecto a la sedación. No es un procedimiento que recomiende. La sedación se hace para dos o tres horas máximo, entonces, si el viaje tiene esa duración, no vale la pena y si es de más horas, no tiene sentido sedarlos y exponerse a la cantidad de efectos secundarios que tiene el sedante y que se pueden prolongar hasta por 24 horas. Un animal sedado no va dormido ni tranquilo, va sin poder reaccionar. Por lo tanto, uno se expone a tener una urgencia en la ruta y no poder asistirlo de ninguna manera. 

Por eso, prefiero que haya un acostumbramiento a la jaula de transporte, al cinturón de seguridad, a los viajes en auto. Incluso, en el caso de los gatos, se puede trabajar con feromonas de apaciguamiento que vienen en spray y se pueden rociar en el auto. El viaje no es ni más ni menos que exponer la mascota a una situación que, si bien no es dañina, le va a causar estrés si no está acostumbrada.

Foto: Pexels

Para viajar por aire recomiendo averiguar, hablar con las aerolíneas, porque si bien hay normas nacionales e internacionales respecto al traslado de mascotas en los vuelos, cada una tiene un requerimiento diferente. Hay que pedir que se entreguen las condiciones por escrito, ya sea un mail, un mensaje de texto y llevarlo impreso, porque pueden presentarse inconvenientes con la información y el animal corre el riesgo de no viajar.

Hay dos posibilidades en un vuelo: que vaya en cabina o en el compartimiento de carga. En realidad, depende de lo que pese y mida el animal y de la empresa. Normalmente hasta los 7 kilos se permite que viaje en cabina en una valijita o bolso especial; ese canil de transporte debe entrar debajo del asiento de adelante, por lo que el animal y el canil deben cumplir con las dimensiones estipuladas por la aerolínea. 

El compartimiento de carga está presurizado, en las mismas condiciones que la cabina, solo que no se puede tener el animal a la vista. No hay que tener miedo en ese sentido, no se va a morir, no le va a faltar el oxígeno. Mucha gente temerosa de esta situación declaraba a su mascota como animal de apoyo psicológico consiguiendo algún certificado, pero las aerolíneas se dieron cuenta de que la mayoría de los casos no eran ciertos por lo que ahora, para que esto sea posible, hay que hacer un trámite muy engorroso y presentar una cantidad de certificados.

Foto: Instagram

Otro punto a tener en cuenta es el lugar de destino. Dentro de Argentina, lo único que se suele pedir, por tierra y por aire, es la vacunación antirrábica al día, la única vacuna obligatoria por ley. Por aire, además, la aerolínea (ningún ente gubernamental) pide un certificado sanitario. Si se viaja al exterior, los requisitos van a depender del país de destino, por lo que hay que averiguar bien y tener todo muy en claro antes de viajar. 

Siempre aconsejo hacer todos los trámites y averiguaciones con tiempo porque exigen mucha coordinación

Generalmente, se sigue un orden: que esté identificado con un microchip (algunos países no lo piden), posteriormente se debe colocar la vacuna antirrábica, al menos 30 días antes de la partida. Debe presentarse, además, un Certificado Veterinario Internacional (CVI) o Pasaporte canino/felino. El certificado veterinario incluye por lo general, constancia de vacuna antirrábica, de desparasitación interna y externa y algunos también piden el certificado de libre de leishmania. Los certificados sanitarios se vencen a los 10 días de expedidos. Una vez realizados estos pasos, la documentación se envía al SENASA, previo pago de un código, para su sellado. La aprobación toma entre 24 y 48 horas.

Hay países que tienen normas de ingreso muy severas y muy específicas, algunos, como Reino Unido, prohíben el ingreso de animales si no se es ciudadano británico.

También existen empresas que se encargan del traslado nacional e internacional de animales con los trámites, gastos y se responsabilizan de todo. Si bien son servicios muy caros (por lo que sé cuesta 3000 euros llevar un perro a España) están garantizados. 

Si se planifica con tiempo y se tiene un cuenta el bienestar de la mascota, las vacaciones van a ser un placer para toda la familia. 

Para saber más:

https://www.argentina.gob.ar/servicio/solicitud-de-traslado-de-perros-gatos-y-mascotas-no-tradicionales

https://www.argentina.gob.ar/senasa/informacion-al-viajero/viajar-dentro-del-pais/traslados-de-perros-yo-gatos-dentro-de-argentina

Esta nota habla de:
Más de Salud y alimentación
Una chef de Chubut cocina platos con algas marinas invasoras y dice que son el alimento del futuro
Salud y alimentación

Una chef de Chubut cocina platos con algas marinas invasoras y dice que son el alimento del futuro

Carola Puracchio vive en Camarones y utiliza el wakame, una especie exótica y dañina para el ecosistema, pero rica a nivel nutricional.
La solución para la epidemia de dengue podría llegar desde Colombia manipulando una bacteria
Salud y alimentación

La solución para la epidemia de dengue podría llegar desde Colombia manipulando una bacteria

Los Aedes Aegypti son originarios de África pero se han extendido por distintas regiones tropicales y subtropicales.
El plástico en los océanos podría propagar enfermedades a los humanos
Salud y alimentación

El plástico en los océanos podría propagar enfermedades a los humanos

Los residuos sirven de hogar para microorganismos y algunos investigadores están preocupados por las consecuencias para las personas y las especies marinas