Salud y alimentación
Negligencia

Causas de la contaminación del aire y su impacto en la salud humana

Las consecuencias de la falta de medidas y precauciones a la hora de evitar la contaminación del aire se pagan, a menudo, con la propia vida

Maestría en Desarrollo Sustentable BioArquitectura, NeuroArquitectura, Hábitat Saludable y Sustentable

El aire que inhala el 99% de la población mundial es de mala calidad y podría incluso causar enfermedades. Así lo alertó la Organización Mundial de la Salud (OMS). Además, hay que tener presente que, en las Américas, nuestra región, la contaminación del aire es uno de los principales riesgos ambientales para la salud pública.

Las principales causas de la contaminación del aire están relacionadas con la quema de combustibles fósiles, como el carbón, el petróleo y el gas. La combustión de estas materias primas se produce principalmente en los procesos y funcionamiento de los sectores industriales y del transporte por carretera.

El número de víctimas causadas por la mala calidad del aire exterior ascendió solo en nuestra región (2016), a 249.000. Mientras que alrededor de 83.000 muertes prematuras se debieron a la contaminación del aire asociada al uso de combustibles sólidos en la vivienda.

A nivel mundial, los números se elevan a cerca 7 millones de muertes prematuras atribuibles a la contaminación del aire ambiental (88% de estas muertes ocurren en países de ingresos bajos y medios).

Mirá también: El 99% de la población mundial respira aire contaminado a diario

En América Latina, más de 150 millones de personas vivimos en ciudades que exceden las recomendaciones de las Guías de Calidad del Aire de la OMS. Las consecuencias de estar expuestos a estos altos niveles de polución son: aumento del riesgo de infecciones respiratorias, enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares y cáncer de pulmón, como las afecciones más significativas.

Los grupos más afectados son los que residen cerca de carreteras, recintos industriales y vertederos a cielo abierto, y quienes usan combustibles sólidos como fuente de energía doméstica. Podemos añadir el incremento, en los últimos años, del humo causado por incendios forestales que afecta a poblaciones rurales y, cada vez, más a grandes concentraciones urbanas.

Los principales contaminantes del aire son:

- Monóxido de carbono (CO): Producto de las combustiones incompletas. La bibliografía indica que 86% de las emisiones proviene del transporte, seguida de un 6% producido por la quema de combustible en la industria y de un 3% por procesos industriales; el 4% restante se origina en quemas y otros procesos no identificados. En forma natural se genera a partir de la oxidación del metano (CH4), comúnmente producida por la descomposición de materia orgánica.

Fuente: Pixabay

El CO puede causar efectos adversos en la salud, ya que compite con el oxígeno (O2) en el torrente sanguíneo, lo que reduce la capacidad de la sangre de transportar el oxígeno a los diferentes órganos. Las personas sensibles, particularmente las que tienen problemas cardíacos, pueden ver disminuida su capacidad de oxigenación.

- Óxidos de Nitrógeno (NO, NO2, Nox): los óxidos de nitrógeno (NOx) describen una mezcla de dos gases, el óxido nítrico (NO) y el dióxido de nitrógeno (NO2). Son gases inorgánicos formados por la combinación de oxígeno con el nitrógeno del aire. El NO es producido en cantidades mucho mayores, pero se oxida rápidamente a NO2 en la atmósfera. La emisión de este gas se debe fundamentalmente al transporte (62%), la combustión para generación de energía, mecánica y eléctrica (30%) y a los procesos industriales (7%). Naturalmente, son originados por descomposición bacteriana, incendios forestales y actividad volcánica.

La evidencia científica relaciona la exposición de corto plazo con efectos respiratorios. Se ha encontrado que la concentración de NO2, en las cercanías de vías de tránsito importantes, puede ser considerable, por lo que es importante atender el efecto en individuos sensibles.

El NO2 causa efectos perjudiciales en los bronquios, puede irritar los pulmones y bajar la resistencia a infecciones respiratorias, está vinculado con enfermedades respiratorias, particularmente asma, lo que provoca síntomas como tos, sibilancias o dificultad para respirar; ingresos hospitalarios y múltiples visitas a salas de emergencia; según la OMS. Contribuye a la formación de la lluvia ácida, aumenta la concentración de nitratos en suelos y aguas superficiales.

Estos óxidos reaccionan con otras partículas en el ambiente y se integran al material particulado; en presencia de compuestos orgánicos volátiles y radiación solar,  reaccionan generando Ozono (O3) que también puede tener efectos adversos sobre el sistema respiratorio de la población sensible.

- Dióxido de azufre (SO2): Es un gas muy reactivo en la atmósfera. Casi todos los combustibles fósiles tienen rastros de azufre en su composición, por lo que el SO2 se emite fundamentalmente a través de la quema de combustibles fósiles (93%) tanto en la industria como en la generación de energía eléctrica, seguido por las emisiones asociadas a los procesos industriales y al transporte.

Actualmente la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha establecido una correlación directa entre los efectos negativos sobre el aparato respiratorio y la concentración de SO2 en el aire, mencionándose especialmente la aparición de broncoespasmos y efectos en asmáticos. El SO2 se utiliza como indicador de la familia de los óxidos azufrados que se denominan genéricamente SOx. La presencia de SO2 en la atmósfera es responsable directamente de la acidez de la lluvias.

- Material Particulado (PM): Incluye partículas sólidas o líquidas que, por su pequeño tamaño, permanecen suspendidas en el aire. Estas partículas incluyen polen, material biológico microscópico, polvo, recirculación de suelo, hollín y otros pequeños sólidos. En el ambiente urbano se originan fundamentalmente a partir de resuspensión de suelo, quema de combustibles en fuentes móviles e industrias, incineración no controlada, algunos procesos industriales y quema de leña. Por otra parte y adicionalmente, en cercanías del mar, se producen aerosoles con altas concentraciones de cloruro de sodio (NaCl) de origen natural.

El material particulado total se denomina PTS (Partículas Totales en Suspensión) y es la suma de todas las partículas suspendidas hasta 100 micrómetros de diámetro aerodinámico. El particulado grueso o PM10 corresponde a la fracción de partículas cuyo diámetro es menor de 10 micrómetros; este grupo es particularmente relevante para la salud, porque las partículas pueden ser inhaladas y penetrar en las vías respiratorias más allá de la laringe. El material particulado fino corresponde a la fracción menor a 2,5 micrómetros de diámetro, denominada también fracción respirable porque eventualmente puede llegar al torrente sanguíneo.

Mirá también: Contaminación del aire: las ciudades argentinas no se hallan entre las cien peores del planeta, pero suenan algunas alarmas

La OMS señaló que el PM 2.5, es capaz de penetrar profundamente en los pulmones e ingresar al torrente sanguíneo, causando impactos cardiovasculares, cerebrovasculares y respiratorios de mucho riesgo.

La porción de material particulado proveniente de la combustión incompleta de combustible fósil contiene una concentración de carbono orgánico en su composición. Usualmente, se lo conoce como humo negro y es uno de los mayores contribuyentes del particulado fino; es suficientemente pequeño como para ser inhalado.

Fuente: Pixabay

En medio de este panorama para nada alentador, hay mucho por hacer: dejar los combustibles fósiles bajo tierra, acelerar la transición hacia sistemas energéticos más limpios y saludables, y cuidar, recuperar y regenerar nuestros árboles, bosques y selvas para que ayudan a limpiar el aire que respiramos. 


Esta nota habla de:
Más de Salud y alimentación
Una chef de Chubut cocina platos con algas marinas invasoras y dice que son el alimento del futuro
Salud y alimentación

Una chef de Chubut cocina platos con algas marinas invasoras y dice que son el alimento del futuro

Carola Puracchio vive en Camarones y utiliza el wakame, una especie exótica y dañina para el ecosistema, pero rica a nivel nutricional.
La solución para la epidemia de dengue podría llegar desde Colombia manipulando una bacteria
Salud y alimentación

La solución para la epidemia de dengue podría llegar desde Colombia manipulando una bacteria

Los Aedes Aegypti son originarios de África pero se han extendido por distintas regiones tropicales y subtropicales.
El plástico en los océanos podría propagar enfermedades a los humanos
Salud y alimentación

El plástico en los océanos podría propagar enfermedades a los humanos

Los residuos sirven de hogar para microorganismos y algunos investigadores están preocupados por las consecuencias para las personas y las especies marinas