Política
Opinión

Opinión: Tras las devastadoras inundaciones, Brasil necesita una reconstrucción resiliente

Mientras las autoridades piden planes para reconstruir el estado de Rio Grande do Sul, Brasil debe tomar medidas para garantizar la resiliencia frente a futuras emergencias climáticas.

*Pedro Perfeito Da Silva / Renato H. De Gaspi / Marina Zucker-Marques

El cambio climático ha aumentado la incidencia de fenómenos meteorológicos extremos en todo el mundo. Sequías, inundaciones y olas de calor en lugares tan dispares como Pakistán, Kenia y Chile se están convirtiendo en fenómenos imposibles de ignorar.

Este mes, las condiciones meteorológicas extremas azotaron Brasil, con inundaciones devastadoras en el estado más meridional de Rio Grande do Sul. Imágenes estremecedoras muestran el centro histórico sumergido de la capital del estado, Porto Alegre. Algunos residentes fueron rescatados utilizando pequeñas embarcaciones y motos acuáticas, mientras que otros permanecieron varados en los techos de sus casas mientras sus pertenencias eran arrastradas.

Mirá también: La conjunción entre "El Niño" y el calentamiento global está anegando el sur de Brasil

Los daños han paralizado infraestructuras vitales, como puentes, pasos elevados y el mayor aeropuerto internacional de la región. La estimación inicial de reconstrucción del gobierno estatal ronda los 19.000 millones de BRL (3.700 millones de dólares), aunque esta cifra se extrapoló de un fenómeno meteorológico mucho menor en 2023 y podría estar infravalorada. Sólo será posible hacerse una idea completa de las pérdidas cuando bajen las aguas.

Las inundaciones han paralizado infraestructuras vitales en Rio Grande do Sul, incluido el aeropuerto internacional de Porto Alegre, que sigue bajo el agua y no se espera que reabra hasta agosto (Imagen: Giulian Serafim / PMPA)

Inmediatamente después de una crisis, todos los recursos deben concentrarse en rescatar y apoyar a los afectados por la tragedia. Pero a medida que las aguas se retiran, queda claro que la reconstrucción del estado requerirá un esfuerzo masivo. Ante la destrucción, el gobernador del estado, Eduardo Leite, pidió un "Plan Marshall" para Rio Grande do Sul, en referencia a la movilización masiva de financiación y apoyo para reconstruir Europa tras la Segunda Guerra Mundial.

La contundente declaración de Leite subraya la necesidad de que los países en desarrollo emprendan acciones audaces para recuperarse de los desastres relacionadas con el clima. La evocación del plan puede servir de heurística útil para un esfuerzo colectivo de reconstrucción, pero hoy se requerirá algo muy diferente en comparación con 1948. La reconstrucción tras un fenómeno meteorológico extremo requiere una respuesta múltiple y holística que se centre en las necesidades de los afectados.

Para Brasil y otros países en desarrollo, una respuesta a los desastres climáticos centrada en el ser humano seguiría cinco medidas fundamentales: moderar las intenciones de austeridad; movilizar financiación nacional e internacional asequible para apoyar los esfuerzos de reconstrucción; dar prioridad a infraestructuras más resistentes a los fenómenos meteorológicos extremos; vincular los esfuerzos de reconstrucción al desarrollo de industrias ecológicas nacionales; y adaptar y reforzar las instituciones locales para permitir una respuesta orientada a la misión.

Comerciantes limpian su tienda en el centro histórico de Porto Alegre. Los expertos afirman que la reconstrucción tras un fenómeno meteorológico extremo requiere una respuesta múltiple y holística centrada en las necesidades de los afectados (Imagen: Rafa Neddermeyer / Agência Brasil)

La respuesta inmediata del gobierno federal a la crisis va en esa dirección. Frente a las protestas de los partidos de la oposición y las críticas de los halcones fiscales de Brasil, el gobierno debe mantenerse firme e ir más allá.

El camino hacia la reconstrucción sostenible

Desde que el presidente Luiz Inácio Lula da Silva inició su tercer mandato, Brasil ha destacado su papel en la transición climática en foros y discursos internacionales. Aunque este discurso ha tenido a veces eco en la política nacional, las acciones climáticas del gobierno han sido inconsistentes.

Mirá también: El primer año de Lula termina con resultados ambientales desiguales

Las inundaciones de Rio Grande do Sul, una tragedia sin precedentes y un reflejo de las numerosas emergencias desencadenadas por el clima en todo el mundo, exigen una acción gubernamental decisiva. Hay que mitigar los costos humanos inmediatos y, después, reconstruir el estado de forma resiliente al clima. Aquí proponemos una hoja de ruta para esa reconstrucción:

1. Dejar atrás la austeridad

Abandonar la austeridad fiscal es la primera medida que debe tomar un país en desarrollo en caso de una tragedia climática.

Tras la pandemia, ha habido una tendencia generalizada a la austeridad, a pesar de las enormes necesidades de inversión. El gobierno de Lula se ha esforzado por dar una señal de prudencia financiera, aprobando un Nuevo Marco Fiscal (NAF) en su primer año. El marco fijó un objetivo de superávit presupuestario primario, que limita el crecimiento del gasto fiscal vinculándolo a los ingresos fiscales. En un principio, el gobierno prometió alcanzar el "cero fiscal" en 2024 y lograr superávit en los años siguientes, todo ello mientras relanzaba programas sociales, fomentaba el crecimiento salarial y mantenía a flote la inversión. Hasta ahora, ha tenido dificultades para cumplir estos ambiciosos objetivos.

Un puente peatonal de Porto Alegre fue destruido por las autoridades para facilitar el paso de coches y camiones que transportaban cargamentos de ayuda. Los expertos afirman que la reconstrucción requerirá financiación adicional y nuevas condiciones para el pago de la deuda estatal (Imagen: Gustavo Garbino / PMPA)

Puede que el desastre actual no cambie este compromiso general, pero sin duda exigirá una gobernanza audaz y creativa. La reconstrucción requerirá fondos presupuestarios adicionales, lo que significa eliminar estos costos de los objetivos fiscales anuales; el NAF ya incluye los desastres de gran impacto en su lista de exenciones de los objetivos fiscales anuales. Sin embargo, tanto el gobierno como el parlamento deberían acordar una interpretación a largo plazo de esta disposición relativa a la reconstrucción, para salvaguardar la tan necesaria inversión en infraestructuras. Muchos países en desarrollo se enfrentan a dificultades de endeudamiento que ponen en peligro su capacidad para lanzar audaces paquetes fiscales, pero la posición actual de Brasil es sostenible.

Con solo seis años para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030 de la ONU y los objetivos de Brasil en el marco del Acuerdo de París, ahora no es el momento de que el país redoble la austeridad.

2. Movilizar financiación asequible

En segundo lugar, Brasil necesita movilizar financiación asequible para la reconstrucción procedente de bancos de desarrollo nacionales y multilaterales. Movilizar recursos a través de las líneas de crédito existentes y aprovechar el Banco Nacional de Desarrollo de Brasil sería un buen comienzo, pero se necesitará más.

Las instituciones multilaterales podrían añadir otra capa de financiación, y el Nuevo Banco de Desarrollo (NBD) del bloque BRICS ya está demostrando ser un socio interesante. Fundado en 2015, aún se está afianzando en la escena internacional y cuenta con un exceso de capital disponible. El NDB, presidido actualmente por la ex presidenta brasileña Dilma Rousseff, acaba de comprometer 1.115 millones de dólares para la reconstrucción de Rio Grande do Sul, parte de los cuales serán distribuidos por bancos locales. Dado su mandato ecológico, es apropiado que el NDB responda a este desastre relacionado con el clima y apoye a un Estado miembro en su reconstrucción sostenible.

Dilma Rousseff, presidenta del Nuevo Banco de Desarrollo del bloque BRICS, anunciando préstamos al banco brasileño BNDES para infraestructuras sostenibles y proyectos climáticos en un acto el pasado diciembre (Imagen: Ricardo Stuckert / Palácio do Planalto, CC BY ND)

Otras instituciones, como el Banco de Desarrollo de América Latina y el Caribe (CAF), con su amplia cartera de proyectos de infraestructura y resiliencia, serán cruciales para apoyar a Rio Grande do Sul. En el actual escenario de elevados tipos de interés a largo plazo, muchos países se enfrentan a elevados costos de endeudamiento en los mercados privados, que superan su capacidad de reembolso. Por lo tanto, los bancos de desarrollo nacionales y multilaterales tienen un papel clave que desempeñar para garantizar que los países en desarrollo puedan recuperarse y aumentar su resiliencia sin perjudicar la sostenibilidad de su deuda.

Se están haciendo esfuerzos en este sentido. Después de que una diputada federal de Rio Grande do Sul, Fernanda Melchionna, propusiera un proyecto de ley por el que se concedía una amplia condonación de la deuda federal al estado, el viernes 17 de mayo se llegó a un compromiso: los pagos de la deuda estatal de Rio Grande do Sul se suspenden durante 36 meses. Esto permitirá canalizar los recursos hacia inversiones que sigan las directrices de mitigación y adaptación al cambio climático del Ministerio de Medioambiente, en colaboración con organismos técnicos y la sociedad civil. Además, los ministerios se están coordinando para presentar propuestas al Estado; el Ministerio de Hacienda ya ha prometido una cantidad inicial de 50.000 millones de BRL (10.000 millones de USD) para la reconstrucción.

3. Planificar el futuro

En tercer lugar, es crucial que el gobierno adopte una visión a largo plazo y desarrolle resiliencia ante posibles choques futuros. La ley de contratación pública más reciente permite a los gobiernos federales y locales adquirir bienes y servicios basándose en aspectos técnicos, y no sólo en el precio. Como declaró recientemente la ministra de Medioambiente, Marina Silva, las inversiones en ciudades vulnerables a fenómenos meteorológicos extremos deben tener como objetivo mitigar el impacto de futuros acontecimientos, y cualquier reconstrucción debe hacer lo mismo; el Programa de Aceleración del Nuevo Crecimiento (Novo PAC) del gobierno incluye ahora la financiación de "ciudades resilientes y sostenibles" y menciona específicamente la prevención de catástrofes como objetivo principal.

En los peores días de las inundaciones, casi todas las rutas de acceso a Porto Alegre estuvieron cerradas por tierra y aire. Según los expertos, las inversiones del gobierno nacional para reconstruir la ciudad deben adoptar una perspectiva a largo plazo y crear resiliencia ante posibles crisis futuras (Imagen: Gustavo Garbino / PMPA)

4. Dar prioridad a la construcción ecológica

En cuarto lugar, en la medida de lo posible, los países que emprendan esfuerzos de reconstrucción deberían dar prioridad a la industria verde y a las cadenas de producción locales. Esto fomenta la resistencia al cambio climático que puede superar, por ejemplo, las interrupciones en las cadenas de suministro globales.

Mirá también: ¿El azote de las inundaciones puede evitarse?

Brasil se ha sumado a los esfuerzos mundiales de industrialización ecológica y su política industrial más reciente pretende cultivar el liderazgo mundial en producción ecológica, lo que incluye aprovechar el potencial del país en acero y cemento ecológicos. En este sentido, un pequeño ajuste en las directrices de contratación de la construcción que dé prioridad a los proveedores "más verdes" puede garantizar la demanda y generar incentivos hacia la descarbonización de la fabricación básica. Tales iniciativas pueden contribuir a la alineación entre la dotación de recursos naturales, los objetivos de reindustrialización y los imperativos de sostenibilidad.

5. Construir un legado institucional

Por último, responder adecuadamente a las emergencias climáticas es, ante todo, un reto político. Merece la pena recordar que el enorme fondo del Plan Marshall para reconstruir Europa fue acompañado de esfuerzos en la construcción institucional como, por ejemplo, la creación del Banco Internacional para la Reconstrucción y el Desarrollo. En consecuencia, la reconstrucción de Rio Grande do Sul requiere un nuevo marco institucional que pueda servir de ejemplo, no solo para la reconstrucción, sino para crear resiliencia con el fin de evitar o mitigar los inmensos costos del cambio climático.

El presidente Luiz Inácio Lula da Silva anunció la creación de una Secretaría Extraordinaria de Apoyo a la Reconstrucción de Rio Grande do Sul (Imagen: Ricardo Stuckert / Presidência da República)

Siguiendo los principios de la formulación de políticas orientadas a la misión, el gobierno federal brasileño debería facultar a la recién creada Secretaría Extraordinaria de Apoyo a la Reconstrucción de Rio Grande do Sul para coordinar no solo los órganos gubernamentales locales, sino también los esfuerzos de varios ministerios. Esto evitará el aislacionismo burocrático.

Además, la creación de un "Consejo para la Reconstrucción y la Resiliencia Climática", compuesto por representantes de la sociedad civil, gobiernos locales, grupos empresariales y bancos multilaterales de desarrollo, podría permitir la supervisión y racionalización del trabajo de la secretaría. Este consejo podría centrarse inicialmente en Rio Grande do Sul y servir de marco para orientar futuras respuestas de emergencia y de modelo para las administraciones nacionales y mundiales.

Esperamos que la respuesta a este desastre climático modele positivamente el futuro no solo de Porto Alegre, sino también de otras ciudades e instituciones en las próximas décadas.

Aunque las circunstancias son ahora calamitosas, nadie debería apostar contra Porto Alegre. La capital del estado es conocida por ser pionera en modos innovadores de gobernanza: en 1989, esta ciudad del sur se atrevió a inventar los presupuestos participativos. La innovación alcanzó influencia internacional y se convirtió en un faro de esperanza para un futuro más democrático durante el apogeo del neoliberalismo, cuando las alternativas políticas se reducían. Hoy, Porto Alegre puede volver a demostrar que otro mundo es posible.

*Publicado originalmente en Dialogue Earth


Esta nota habla de:
Más de Política
INTA: Denuncian prohibición de usar expresiones tales como "cambio climático"
Política

INTA: Denuncian prohibición de usar expresiones tales como "cambio climático"

¿Cómo abordamos la crisis climática si desde distintos organismos del estado se avanza en el abandono del tratamiento de estos temas?
Riachuelo: a 16 años de la sentencia advierten una falta de ejecución
Política

Riachuelo: a 16 años de la sentencia advierten una falta de ejecución

El fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación emitido el 8 de julio de 2008 ordenó al Gobierno Nacional, la Provincia de Buenos Aires y la Ciudad de Buenos Aires a restablecer el daño ambiental producido en la cuenca.
Tras 16 años, los objetivos planteados en el fallo no se han cumplido y los avances son aún escasos: solo el 40% de las relocalizaciones habitacionales han sido concretadas y las personas siguen expuestas a riesgos ambientales.
Desde FARN reclaman que el saneamiento de la Cuenca Matanza Riachuelo sea considerado una política de Estado, que cuente con el presupuesto necesario y que la Corte Suprema adopte las medidas necesarias.
Los flagelos climáticos y ambientales que amenazan a la niñez argentina
Política

Los flagelos climáticos y ambientales que amenazan a la niñez argentina

La niñez es particularmente vulnerable a los efectos de la contaminación ambiental, ya que en esta etapa de la vida (en pleno desarrollo físico) la exposición a contaminantes puede provocar enfermedades respiratorias, alergias, problemas de aprendizaje y otras complicaciones en la salud.
Incluso las condiciones precarias del hábitat afectan el desarrollo social y emocional de niñas y niños, limitando sus oportunidades de futuro.