Política
Entrevista

Etiquetado frontal: ¿quiénes están detrás de la "campaña de desprestigio" de la ley?

"Esta ley cerró varios kioscos", destacó el nutricionista y Director Ejecutivo de la Fundación Sanar, Ignacio Porras

El mensaje que dan los octógonos negros en determinados productos es claro: mejor, no los comas, ya que tienen nutrientes críticos en exceso. Esto es lo que explican nutricionistas comprometidos con la salud, como el Director Ejecutivo de la Fundación Sanar, Ignacio Porras. Sin embargo, a raíz de que el etiquetado frontal está cada vez más presente en las góndolas de los supermercados y de los kioscos, otros nutricionistas han salido en sus redes a, de alguna manera, distorsionar este mensaje y restarle importancia.

Mirá también: Ignacio Porras sobre la misión del Etiquetado Frontal: "Proteger a las personas más vulnerables: niños, niñas y adolescentes pobres"

La que fuera una ley que, tras muchos debates y una incansable lucha de profesionales, pudo salir a la luz con el apoyo de los dos frentes partidarios más numerosos del país, ahora que está en vigencia genera una grieta.

En 2021 la senadora Gladys González de Juntos por el Cambio había dicho a este medio que "en las últimas dos décadas los argentinos aumentamos el consumo de alimentos ultraprocesados en un 53%, y entre ultraprocesados y procesados, más de la mitad de los alimentos que ingerimos son alguno de estos dos. Además, solo un 6% de la población consume el mínimo necesario de frutas y verduras para decir que es una alimentación sana". Por otra parte, en línea con González, la senadora nacional por Mendoza del Frente de Todos, Anabel Fernández Sagasti, había expresado a Carbono.news que "la Ley de Etiquetado Frontal cumple un rol fundamental, ya que permite conocer en forma clara y sencilla si el alimento que vamos a consumir tiene nutrientes críticos en exceso".

Foto: Gentileza

Recientemente, Porras aseguró a este medio que esta ley tiene como misión principal "proteger a las personas más vulnerables que son los niños, las niñas y los adolescentes pobres", ya que hoy ser menor de edad en Argentina es "la puerta de entrada a tener una enfermedad crónica no transmisible" y que, por eso siguen insistiendo y trabajando para que la ley se aplique correctamente en todo el país.

En las redes sociales, la importancia de esta ley se ve desdibujada y hasta boicoteada por personas que tienen una matrícula que les permite presentarse como profesionales de la salud, pero que, sin embargo, dejan mucho que desear al utilizar el delantal blanco.

Si hay una estrategia que han usado las marcas de la industria alimentaria para quitarse del foco por el incremento de la malnutrición y las enfermedades crónicas no transmisibles es echarle la culpa al sedentarismo y al estilo de vida de las personas. Y es que claro que van a tener éxito: extensas jornadas de trabajo y horas y horas lejos de tu casa, ¿cocinás todos los días platos elaborados y sanos como las abuelas? Claro que no, pero eso no significa que seas el único responsable de los problemas de tu salud, al menos, no en la medida en la que las empresas quieren hacerte creer.

No se trata de voluntades individuales que deben hacer más deporte y listo, como explica Soledad Barruti en su libro "Mala leche", sino que la oferta de las empresas debe ser de alimentos que nutran y no de "comestibles" que lejos están de ser alimentos.

Foto: Gentileza


En este punto, la relación entre muchos nutricionistas y la industria alimentaria es innegable y fácil de detectar. Por citar un ejemplo: una nutricionista con más de 600.000 seguidores en Instagram, dijo que una persona con diabetes puede consumir una mermelada "light", aunque esta tenga octógonos que señalan el exceso de azúcares. En contacto con Carbono.news, Ignacio Porras explicó: "Que tengamos un 25% menos de azúcares en esa mermelada, no significa que esa reducción haya puesto en umbrales seguros al producto". O sea, es un no rotundo para las personas con diabetes. El producto sigue teniendo nutrientes críticos a pesar de que haya una reducción del 25% con respecto al producto original.

La profesional es una de las cofundadoras de Proyecto Ja!, una organización sin fines de lucro creada por la Fundación ALCO, que recibió en 2015 una donación de Coca Cola de USD 99.838 para el desarrollo de un programa que incentiva el consumo de frutas y la práctica de actividad física. Es decir, de una de las empresas más cuestionadas debido al aumento de la obesidad que genera el consumo de sus productos.

Otra profesional vinculada a Integral Nutrición y a la marca "Íntegra" también forma parte de la campaña de desprestigio de la ley de etiquetado frontal. Se trata de la nutricionista con más seguidores y videos viralizados: tiene más de un millón de seguidores. En entrevistas, es una de las personas que más enfrentó a Soledad Barruti por sus investigaciones. Es cercana a una de las personas que prefiere el modelo de etiquetado "semáforo" en vez de los octógonos: "Los países que usan etiquetados diferencian colores para poder poner las cosas buenas y malas de los alimentos". Sin embargo, según la Organización Panamericana de la Salud, "el sistema de advertencias con octágonos negros fue el más efectivo". No es de extrañar que esta nutricionista le dedique reiterados reels a la ley de etiquetado tratándola de incompleta, es decir, que los sellos, supuestamente, no aclaran si el producto es o no de calidad. Un absurdo.

Sobre las personas que envían mensajes malversados para el público, Ignacio Porras opinó: "Esta ley viene a cerrar varios kioscos y eso molestó. ¿Estos profesionales hablan desde un lugar en el que les importa la salud pública o les importan sus bolsillos o los de las organizaciones? Lo que vemos es una gran campaña de desprestigio y, cuando vemos las caritas de esas personas, vemos que históricamente han trabajado para la industria alimentaria, cercano a ellas o a organizaciones de la sociedad civil financiadas por ella. Para la industria mostrar que hay contradicción entre profesionales es funcional a que la gente dude sobre los octógonos que, no hay que olvidar, siguen los parámetros de la Organización Panamericana de la Salud".


Esta nota habla de:
Más de Política
Lijo y García Mansilla, los posibles nuevos ministros de la Corte, no cuentan con buenos antecedentes en materia ecológica
Política

Lijo y García Mansilla, los posibles nuevos ministros de la Corte, no cuentan con buenos antecedentes en materia ecológica

Para la designación de un nuevo ministro en la cúspide del Poder Judicial resulta vital evaluar el desempeño que los nominados tuvieron en el tema ambiental porque sus futuros fallos serán de extrema importancia para la población.
INTA: Denuncian prohibición de usar expresiones tales como "cambio climático"
Política

INTA: Denuncian prohibición de usar expresiones tales como "cambio climático"

¿Cómo abordamos la crisis climática si desde distintos organismos del estado se avanza en el abandono del tratamiento de estos temas?
Riachuelo: a 16 años de la sentencia advierten una falta de ejecución
Política

Riachuelo: a 16 años de la sentencia advierten una falta de ejecución

El fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación emitido el 8 de julio de 2008 ordenó al Gobierno Nacional, la Provincia de Buenos Aires y la Ciudad de Buenos Aires a restablecer el daño ambiental producido en la cuenca.
Tras 16 años, los objetivos planteados en el fallo no se han cumplido y los avances son aún escasos: solo el 40% de las relocalizaciones habitacionales han sido concretadas y las personas siguen expuestas a riesgos ambientales.
Desde FARN reclaman que el saneamiento de la Cuenca Matanza Riachuelo sea considerado una política de Estado, que cuente con el presupuesto necesario y que la Corte Suprema adopte las medidas necesarias.