Energía
Movilidad

"No voy en tren, voy en avión", las grandes estrellas deportivas se mueven en contaminantes jets privados

Eligen hacer cortos y extensos traslados en grandes unidades que dejan sus consecuencias en el medioambiente. Hasta ahora, ninguno ha decidido convertirse en un referente de la sustentabilidad

La trágica muerte de Kobe Bryant, ex basquetbolista de la NBA norteamericana, puso en evidencia que los divos de las competencias físicas no solamente utilizan aviones privados para moverse de ciudad en ciudad, sino que también recurren a helicópteros privados dentro de las propias urbes para evitar los atolladeros de tránsito.

Hasta el momento, no existe una sola mega estrella de las disciplinas más convocantes que haya dejado de usar jets por una cuestión ecológica. A ninguno le importó dar el ejemplo y convertirse en un referente mundial de la sustentabilidad en los traslados. Jamás compran tickets de aerolíneas comerciales.

Volviendo a Kobe, quien puso fin a una de las carreras más brillantes de la historia de baloncesto en 2016, fue un habitué de las "palas", ya que se subía a diario a helicópteros dentro de la ciudad de Los Ángeles para ir a entrenar o jugar partidos como local con los Lakers en el Staples Center. Fue el único equipo en el que jugó. Junto a él fallecieron su hija Gianna, de 13 años y otros siete acompañantes.

Las nubes de smog de la ciudad de Los Ángeles afectaron el vuelo del reconocido Kobe Bryant (Foto: Instagram)

Lo paradójico sobre su temprana desaparición fue que Bryant desoyó recomendaciones sobre no viajar el día fatal, ya que las nubes de smog sobre la ciudad más grande de California ponían en peligro su seguridad. Podría decirse que, en parte, murió por la neblina a bordo de una aeronave particular que contribuía a extender ese manto grisáceo que a menudo flota sobre Los Ángeles. como consecuencia de la acción de los escapes de cientos de miles de vehículos y de las chimeneas de las antiguas fábricas.

"No necesito a nadie alrededor"

Hasta ahora, no existe ninguna celebridad de las competencias atléticas que haya decidido "sacrificarse" y demostrar que se podría trasladar como el resto de los mortales.

¿Por qué los millonarios gastan tanto dinero en estas joyas de los cielos aumentando de manera notable la huella de Carbono?

   Ahorran tiempo en los traslados y evitan conexiones.

   Viajan más cómodos y con mayor privacidad.

   No tienen que ver antes, durante y al final de cada periplo a periodistas y fanáticos, quienes suelen ponerlos de muy mal humor con sus insistencias.

   Vuelan el día que quieren, a la hora que quieren y no tienen que sufrir demoras en las aeroestaciones.

Esta élite de cracks es encabezada, en el rubro fútbol, por Cristiano Ronaldo y su Gulfstream G650 que vale 35 millones de dólares, puede transportar a 18 pasajeros y alcanza una velocidad de 981 kilómetros por hora.

Cristiano Ronaldo tienen un Gulfstream G650 que vale 35 millones de dólares (Foto: Instagram)

El segundo lugar, lo ocupa el astro argentino Lionel Messi, con su Embraer Legacy 650, cotizado en 30 millones de dólares. Tiene capacidad para 14 personas y es capaz de alcanzar 850 kilómetros por hora.

En tercer lugar, otro futbolista, el sueco de Los Ángeles Galaxy de la MLS, Zlatan Ibrahimovic, que viaja en su Cessna Citation Longitude de 25 millones de dólares. Es uno de los más largos y espaciosos del mercado.

En cuarto lugar, está otro crack del París Saint Germain, Neymar Jr, con el Embraer Legacy 450 que alcanza los 855 kilómetros por hora y cuesta 13 millones de dólares.

Completando este top five, está el galés que jugara varios años en el Real Madrid, Gareth Bale, con un Cessna Citation XL Plus de 10 millones de dólares y velocidad de 816 kilómetros por hora.

Mirá también: "¿Colectivo, tren, avión o crucero?: ¿qué medio de transporte contamina menos en distancias cortas?"

A ellos se suman mitos de otros deportes como:

   El basquetbolista Michael Jordan con un Gulfstream IV de 21 millones de dólares.

   El piloto de Fórmula Uno Lewis Hamilton que tiene un Bombardier CL-600 de 25 millones de dólares.

   El boxeador Manny Pacquiao, en tanto, usa de manera privada un avión comercial que fue parte de la línea AirAsia Malaysia.

   El boxeador Floyd Mayweather posee un Gulfstream G650 que le costó 60 millones de dólares.

   El golfista Tiger Woods tiene un Gulfstream G550, valorado en más de 40 millones de dólares.

   La leyenda del fútbol americano Tom Brady se suma a la lista con un Gulfstream G550, valorado en más de 40 millones de dólares.

El astro del fútbol viaja junto a su familia en un costoso jet privado (Foto: Instagram)

"Porque no hay nadie que mi piel resista"

Consultado por Carbono.news, el piloto argentino Ezequiel Sicardi, con vasta experiencia en unidades locales e internacionales, informó: "En la aviación ejecutiva, las naves se dividen en tres grandes categorías: Light Jet, de 5 pasajeros y autonomías de 1500 kilómetros; Medium Jet, de 8 pasajeros y 4000 kilómetros y Large Jet de más de ocho pasajeros y más de 10 mil kilómetros". Claramente, este último segmento es el más buscado por los jugadores icónicos, debido a que tiene capacidad para trayectos intercontinentales.

¿Cuál es la relación de consumo de combustible por pasajero entre un viaje de línea y uno en estas exclusivas maravillas?

"Los ejecutivos gastan, por pasajero, muchísimo más combustible que un avión de línea. Es la misma relación que ocurre entre los coches, los buses y los trenes. Siempre el transporte colectivo es mucho más conveniente a nivel ecológico", sostuvo Sicardi.

Mirá también: "En un futuro no tan lejano, el combustible de los aviones podría estar hecho de plástico reciclado"

La consumición cada 100 kilómetros es de entre tres y cuatros litros por pasajero en un avión de línea que utilice Boeing 747 o Airbus 380. En el caso de los jets, el dispendio de aerocombustible puede llegar a ser, por pasajero, entre ocho y diez veces mayor al de los gigantes, que cargan hasta 400 pasajeros en su interior.

"En Argentina, los aviones privados se comercializan por kilómetro volado. Los light jets cobran 3,5 dólares por kilómetro; los médiums jets, 4,5 dólares y los large jets oscilan entre los seis y 12 dólares por kilómetro", especificó Sicardi.

Se sabe que cada desplazamiento de la familia Messi desde París o Barcelona hasta Rosario, por ejemplo, le costaría al astro hasta 120 mil dólares, si tuviera que contratar una unidad ejecutiva de gran capacidad que no fuera la propia.

Son varios los motivos que llevan a los famosos deportistas a adquirir sus unidades privadas (Foto: Instagram)

"Las comodidades para quienes pueden pagar por este servicio Premium son notables. El pasajero elige cuando se mueve. Con buen servicio en tierra, por ejemplo en San Fernando, el cliente de recorridos nacionales, que no pasa por Migraciones y Aduana, puede llegar a la estación con apenas veinte minutos de antelación. Si fuera un despegue internacional, apenas media hora antes. En el caso de las líneas comerciales, esos lapsos se estiran hasta las dos, tres y cuatro horas de espera. Los aviones privados tienen, además, aduana y migraciones a requerimiento. Sin necesidad de que los clientes se muevan" se explayó el experimentado piloto.

Mientras las compañías comerciales buscan bajar al máximo y por todos los medios sus costos, eliminando todo tipo de servicios como catering a bordo, check in presencial, reservas de ubicaciones anticipadas o capacidad de carga en las bóvedas, los jets privados multiplican sus prestaciones y se vuelven casi imprescindibles para los stars.

Esta nota habla de:
Más de Energía
¿Es el gas natural una buena inversión para América Latina y el Caribe?
Energía

¿Es el gas natural una buena inversión para América Latina y el Caribe?

El estudio de Naciones Unidas revela que una expansión de las energías renovables en el sector eléctrico de ALC sería por mucho la mejor opción.
En pleno desierto, Israel logra generar energía de la manera más tradicional
Energía

En pleno desierto, Israel logra generar energía de la manera más tradicional

El uso de los distintos sistemas de calefacción para las personas representa la mitad del uso total de la energía en nuestro planeta.
La paradoja de la energía eólica: alta demanda baja rentabilidad
Energía

La paradoja de la energía eólica: alta demanda baja rentabilidad

Estamos frente a una contradicción sorprendente. Por la crisis petrolera, la incertidumbre internacional y la alta inflación, existe más demanda de energía eólica. Sin embargo, las generadoras ya no tienen rentabilidad