Economía
Empresas y sustentabilidad

Sistema B: 10 años de buenos negocios en Latinoamérica

Con un crecimiento constante, el movimiento de empresas con propósito cumple su décimo aniversario en Latinoamérica y celebra con más de 900 Empresas B Certificadas en toda la región.

Sistema B se escribe con "B" de "Buenos" negocios. Negocios positivos para el planeta y las personas. Negocios que tienen bajo costo para la biodiversidad y minimizan las pérdidas de ecosistemas. Negocios en los que el resultado del ejercicio es positivo en términos sociales, ambientales y económicos. Sistema B, la organización sin fines de lucro que promueve a las empresas con propósito, celebra su décimo aniversario con más de 900 Empresas B certificadas en toda la región.

Diez años después de su creación, el Movimiento B está presente en 18 países de Latinoamérica, pero, globalmente, en 80 países con más de 5000 Empresas B Certificadas. En la región, alrededor de 900 empresas facturan 63 billones de dólares y emplean a 120 mil personas. Son compañías que se comprometen a llevar altos estándares de transparencia, responsabilidad y mejora continua, colaborando en la resolución de problemas sociales y ambientales.

?Sistema B tiene la apasionante responsabilidad de ser parte de la solución de los principales desafíos sociales y ambientales, acelerando la transición del sector privado hacia una economía más regenerativa, inclusiva y equitativa', comenta Francisco Murray, Director Ejecutivo de Sistema B Internacional.

Sobre su historia

En 2012, Juan Pablo Larenas, Gonzalo Muñoz, María Emilia Correa y Pedro Tarak se unieron con el propósito de crear un ecosistema de empresas y actores económicos en la región que aportara fuerzas y capacidades para dar solución a los problemas sociales y ambientales más urgentes. "Cuando nos juntamos hace 10 años, coincidimos en que estaba surgiendo un nuevo capitalismo y que era necesario cambiar el ADN de las empresas. Era importante que los principales actores del mercado replanteen su modelo económico y evalúen la mejor manera de incorporar formas e instrumentos que colaboren con las necesidades de la sociedad y el medio ambiente, y que había que ayudarlas para ser mejores, no sólo en los negocios, sino para las personas y la naturaleza", comenta Pablo Tarak, cofundador de Sistema B.

A partir de este objetivo conjunto, decidieron traer a la región la iniciativa creada en el 2006 por B Lab, una organización internacional con origen en EE.UU. que promueve una economía inclusiva, equitativa y regenerativa, a través de la certificación de Empresas B. Así, fundaron Sistema B con el propósito de extender la certificación y este ecosistema de triple impacto a toda América Latina y Caribe. La organización tiene como misio?n construir ecosistemas favorables para un mercado que resuelva problemas sociales y ambientales, trabajando con todos los actores del mercado: empresas, inversionistas, académicos y abogados.

A la vez, esta certificación reconoce a las compañías que tienen un propósito de triple impacto en el corazón del negocio. Son un ejemplo de que es posible hacer buenos negocios mientras se crea valor positivo para las personas y el ambiente.

Mirá también: Una investigación demostró que creció el compromiso de los consumidores argentinos

En su primer año, Sistema B logró las primeras 50 Empresas B Certificadas, incluso la Empresa B más grande del mundo se encuentra en Latinoamérica: se trata de la multinacional brasileña Natura & Co. También se destacan compañías como Concha y Toro; Movida; Juan Valdez y Hering. De esta manera, Latinoamérica se convirtió en la tercera región del mundo con la mayor cantidad de Empresas B Certificadas, después de Norteamérica y Europa.

Empresas B Certificadas: LATAM 927. MUNDO 5.644

Foto: Unplash

"Hoy el éxito empresarial está dado por la generación de soluciones a problemas sociales y ambientales de manera intencional e incremental, utilizando la fuerza del mercado para potenciarlas. Mejorar continuamente el desempeño social, ambiental y financiero para llegar a ser una mejor empresa para el mundo, debería ser su objetivo principal", comenta Juan Pablo Larenas, cofundador de Sistema B. "Es impresionante ver todo lo que logramos en estos 10 años de construcción del Movimiento B en la región. Nos llena de alegría ver que Sistema B ya está presente en toda Latinoamérica con su mirada ecosistémica puesta en acción, logrando movilizar a una comunidad de personas que va mucho más allá de las Empresas B", finaliza.

El proceso para certificar como Empresa B inicia con la Evaluación de Impacto B, que mide la gestión integral del negocio, considerando el impacto en 5 ejes: gobernanza, comunidad, trabajadores, medioambiente y clientes. Quienes logren alcanzar el puntaje mínimo requerido y atraviesen las instancias de verificación, obtienen la Certificación de Empresa B. La misma tiene una duración de tres años y es renovable. Más que un sello de perfección, constituye un compromiso de mejora continua y una nueva manera de hacer negocios.

Sistema B cree en una economía en la que ser B, vender B, comprar B o contratar B es un muy buen negocio.



Esta nota habla de:
Más de Economía
Xinca - Ecoshoes: Moda al servicio de la sociedad y el ambiente
Economía

Xinca - Ecoshoes: Moda al servicio de la sociedad y el ambiente

Cuando la creatividad y el trabajo consciente logran generar caminos de inclusión dejando una menor huella ecológica
#PlantamosConciencia: la campaña que busca restaurar la Selva Atlántica en Misiones
Economía

#PlantamosConciencia: la campaña que busca restaurar la Selva Atlántica en Misiones

Durante el mes de agosto, se podrá apoyar el proyecto de Eco House Global (EHG) para la restauración ecológica de la Selva Atlántica a través de la app de Mercado Pago.
Colillas de cigarrillo: presentarán un proyecto de ley de Responsabilidad Extendida del Productor para que las tabacaleras gestionen este residuo
Economía

Colillas de cigarrillo: presentarán un proyecto de ley de Responsabilidad Extendida del Productor para que las tabacaleras gestionen este residuo

La ONG Eco House Global (EHG) presentó un estudio sobre el impacto socioambiental de las colillas de cigarrillo en el cual asegura que deben considerarse un "residuo peligroso" por ley.