Tecnología y urbanismo
Movilidad

Awto: los beneficios de tener un vehículo propio, pero solo por un rato

El carsharing se hace lugar en Buenos Aires, con tarifas por minuto y hora, y protocolos para viajes en pandemia.

Aprovechar los recursos lo máximo posible es una de las bases de la economía circular, y eso aplica no solo a los recursos naturales, sino también a la tecnología, como los vehículos. Si bien andar en bicicleta o monopatín son formas de movilizarse amigables con al ambiente, reducir el uso de automóviles también es necesario, y una de las formas de hacerlo es a través del carsharing, o autos compartidos.

"La idea del carsharing nace de la búsqueda de sustentabilidad: que no estén todos los vehículos en la calle contaminando, sino que se usen cuando se necesiten y después se dejen para que otro lo tome y lo use también", explica a Carbono.news Ángeles Lawrie, gerenta de Marketing de Awto, una de las empresas que ofrece este servicio en Argentina.

Awto cuenta con una flota de vehículos -actualmente 90, entre ellos utilitarios y camionetas pequeñas- distribuidos en estacionamientos en toda la ciudad de Buenos Aires. De allí los clientes los retiran y pagan únicamente el tiempo que lo usen, ya sea horas o apenas minutos.

"Hay gente que los agarra solo por 15 minutos", cuenta Ángeles. Es el caso de un cliente que vivía en Villa Devoto y trabajaba en Ezeiza, y cada día hacía el viaje en un Awto y pagaba únicamente unos minutos que demoraba de ida y de vuelta.

"No nos consideramos competidores de las rentadoras de autos ni de los taxis. Somos otro segmento, otra categoría. La idea es complementar con la bicicleta, con el monopatín, hacer las ciudades más inteligentes y que si tenés que hacer una distancia más larga que haya un uso más consciente del vehículo", agrega.

En ese sentido, Awto se enorgullece de ser una "empresa B": al final del año compra bonos de carbono para compensar los kilómetros recorridos por todos los coches de su flota y logra así que sus operaciones sean carbono neutrales.

Además, se basan en el principio de que cada Awto compartido reemplaza a 14 particulares. 

Cambio de hábitos

Antes de la pandemia de coronavirus el pico de alquileres de Awto se daba los fines de semana. "Teníamos ocupación casi total de los autos, la gente los usaba para ir afuera de la ciudad, para salidas recreativas, y en la semana teníamos que buscar formas de darles más empuje", recuerda la gerenta.

Pero con la instalación del aislamiento obligatorio, la conducta cambió: "Subió el uso en la semana entre las personas autorizadas para circular pero que no podían moverse en transporte público", dice.

Actualmente es necesario acreditar permiso de circulación para alquilar un Awto, y las medidas de prevención y desinfección se extremaron: cada unidad cuenta con guantes, toallitas desinfectantes y alcohol en gel, y es higienizado rigurosamente después de cada uso.

"En plena cuarentena decidimos no quedarnos quietos y, por más que tenemos poca actividad, sumar alternativas que a la gente le puedan llegar a servir, como las camionetitas, que incluso pueden usarse para hacer changas o delivery. Quisimos hacer todo lo que pudiéramos para ayudar, incluso estamos haciendo algunos viajes para la Fundación Sí ayudándolos a distribuir comida", cuenta Lawrie.

Awto es una empresa de inversión argentina, parte del grupo RDA. Es propiedad de tres socios: Arturo Simone -fundador de RDA-, Juan Pablo Alvarado y Ariel Péculo. Nació en marzo de 2019 con un flota inicial de 30 autos. "Todas las empresas del grupo comparten la mentalidad y la política de compensar su huella de carbono, del cuidado del medioambiente y de ponerle inteligencia a la movilidad", suma Ángeles.

Cómo funciona

Primero hay que descargar la app y registrarse con un DNI, una licencia de conducir y una tarjeta de crédito. Dentro de las próximas horas, si es el registro es aprobado, ya se puede usar un Awto.

En la app se localiza el parking más cerca y se reserva el auto. A partir de entonces hay un plazo de media hora para llegar al estacionamiento y, una vez allí, el coche se abre con un botón que provee la app.

"Una vez que entrás al vehículo las llaves están adentro. Es como tener tu propio auto por un ratito", dice, y explica que los coches cuentan con los mismos seguros que los autos de alquiler.

La tarifa incluye el combustible hasta los 180 km por día, y si se exceden se cobra un extra de $9 por kilómetro de más. Y deben ser devueltos en un parking de Awto, no pueden dejarse en la calle.

Finalmente, "cuando terminás viaje y cerrás el auto, en la app te sale un print detallado de cuánto tiempo estuviste en marcha, y cuánto tiempo parado, porque el tiempo detenido cuesta la mitad, y se cobra a la tarjeta asociada a la cuenta", cierra.

Esta nota habla de:
Más de Tecnología y urbanismo
Huella Ecológica e Impacto Ambiental de la Inteligencia Artificial
Tecnología y urbanismo

Huella Ecológica e Impacto Ambiental de la Inteligencia Artificial

La Inteligencia Artificial (IA) ha revolucionado y cambiado el mundo. Con aplicaciones en campos tan diversos como la medicina, la ingeniería, la industria o el entretenimiento, entre otros, nuestra relación con las máquinas ya no será nunca más la misma. Sin embargo, el creciente uso de la IA genera una nueva preocupación por su alto consumo energético y su impacto ambiental.

NeuroArquitectura para el mejoramiento ambiental y de la salud integral. Segunda parte
Tecnología y urbanismo

NeuroArquitectura para el mejoramiento ambiental y de la salud integral. Segunda parte

El entorno arquitectónico y el entorno urbano afectan significativamente nuestros campos perceptivos, alteran el cerebro y modifican nuestro comportamiento. La NeuroArquitectura nos alumbra sobre aspectos a considerar dentro de un espacio para lograr un funcionamiento más relajado y saludable de nuestra mente.
NeuroArquitectura para el mejoramiento ambiental y de la salud integral. Primera Parte
Tecnología y urbanismo

NeuroArquitectura para el mejoramiento ambiental y de la salud integral. Primera Parte

La próxima revolución en materia de Arquitectura será liderada por una disciplina relativamente nueva en el imaginario colectivo: la NeuroArquitectura. Hará posible aquella valiosa enseñanza del gran arquitecto estadounidense Frank Lloyd Wright: "la Arquitectura es el triunfo de la imaginación humana sobre materias, métodos, y hombres, para poner al hombre en la posesión de su propio mundo".