Activismo
Ambientalismo de cercanía: consumo responsable

En épocas de descuentos: repensar nuestro consumo

¿Somos conscientes de todo lo que tenemos y de todo lo que consumimos? Vivimos en una cultura que nos estimula constantemente a comprar, pero ¿Nos hacemos cargo del impacto ambiental de ese consumo? Cuidar al planeta requiere repensar nuestra forma de consumir, veamos algunas formas para lograrlo.

Abogada y diplomada en el Programa de actualización de Políticas Públicas y Cambio Climático. Autora del libro "Una vida sustentable"

Hace poco escuché una entrevista a la Dra. Irene Schloss, investigadora principal del CONICET que vive en Tierra del Fuego y que estudia el impacto del cambio climático sobre el plancton, y me llamó la atención que cuando le preguntaron qué podemos hacer para mitigar el cambio climático dijo que tenemos que reducir nuestro consumo.

Y digo que me llamó la atención porque tal vez incluso yo, que llevo en esto unos cuantos años, a veces creo que en el ámbito científico tal vez hay una respuesta novedosa frente a la pregunta: "y qué hacemos". Pero no, la científica que estudia el plancton, los científicos que elaboran los informes de cambio climático en la ONU y cualquier persona común vinculada con el ambiente tenemos la misma respuesta: hay que reducir el consumo.

¿A qué nos referimos con reducir el consumo?

Hablamos de modificar toda nuestra forma de consumir: comprar menos cosas, usar menos recursos. Reducir el consumo implica adquirir menos ropa nueva, desperdiciar menos agua, usar menos nafta, menos plásticos, menos electricidad, comer menos carne.

¿Por qué es tan importante reducir el consumo? Porque todo lo que produce el ser humano para comerciar y consumir tiene impacto ambiental, todo lo que producimos implica la extracción de recursos, la utilización de energía, ciertos grados de contaminación ambiental, entonces, obviamente, si todo lo que se produce impacta en el ambiente, producir menos es fundamental para conservar los ecosistemas. "Producir menos" es una propuesta poco popular, no hay ningún gobierno que te vaya a querer vender esa propuesta, pero hay una realidad que se impone y es que estamos sumergidos en una sociedad de consumo que está arrasando con la naturaleza y con ella nuestra proyección de vida en la tierra.

Frente a la crisis ambiental y el cambio climático debemos exigirles mucho a los gobernantes, pero también hay muchísimo para autoexigirnos. Hay compromisos que tenemos que asumir y empezar a hacer nuestra parte.

Y si bien muchas veces parece que el cambio individual es poco e insuficiente, lo cierto es que sin cambio individual no hay cambio colectivo y por otro lado, que creer que el cambio de un individuo no tiene efectos en el entorno es un gran error.

Las personas que toman consciencia y deciden modificar aspectos de su vida para cuidar al ambiente se convierten primero en "el raro o la rara" y después el "el ejemplo o referente en esos temas". Entonces ese cambio que empieza por uno genera un impacto en el círculo cercano, contagia a veces más y a veces menos y forma parte de la toma de consciencia colectiva.

Mirá también: ¿Existe el manual para ser un buen activista?

Pero, además, el cambio individual, cuando es comunicado no solo a la familia y a los amigos sino también a los espacios laborales, por ejemplo, puede tener efectos aún mayores. En los años que llevo generando comunidad en redes sociales, recibí muchísimos mensajes de personas que lograron establecer acciones de cuidado ambiental y reducción del consumo de descartables en sus ámbitos laborales, en los clubes a los que asisten o en el colegio de sus hijos. Esto se logra a menudo no solo gracias al compromiso de quien propone, sino también gracias a la buena predisposición de quienes reciben esa propuesta. La mayoría de las personas solo necesitan un poco de ayuda para poder comprender que con pequeños gestos se logran grandes cosas. 

Esas experiencias son uno de los mejores ejemplos para entender lo valioso que es animarse a cambiar y animarse a comunicar ese cambio para llevarlo de lo individual a lo colectivo a través del diálogo. 

¿Qué podemos hacer para consumir responsablemente?

  • Evitar la generación de residuos innecesarios, podemos empezar por algo bien simple como ocupar bolsas reutilizables para hacer las compras y evitar comprar botellas plásticas descartables, preferir las recargables. Ambos productos se producen y se tiran a la basura en grandes cantidades, depende de cada persona dar lo mejor de sí para reducir su uso.

  • Comprar únicamente aquello que necesitamos. Y en este sentido, vale la pena hacer referencia a propuestas como el Cybermonday que acaba de terminar o los días de Hotsale, ocasiones en las cuales recibimos decenas de mails con descuentos para productos que muchas veces no necesitamos, pero frente a la posibilidad de comprarlos a un precio menor caemos en la tentación de adquirirlos. De esta manera aumentamos la demanda de productos y, en consecuencia, el impacto con conllevan simplemente porque estaban en promoción. La propuesta es aprovechar para comprar lo que realmente necesitamos, eligiendo productos de calidad y, de ser posible, de producción local o de pequeña escala. Y frente a otros productos preguntarnos ¿realmente lo preciso?, ¿puedo pedirlo prestado?, ¿puedo comprarlo usado?, y otras tantas cuestiones que planteamos en este video junto con @bebaderedes 

  • Otra herramienta es cuidar lo que ya tenemos. Mientras menos se rompan los objetos que ya poseemos, menos tendremos que comprar nuevos. Y para ello, es fundamental revalorizar la cultura de la reparación.

El consumo responsable también incluye el uso medido de los recursos. ¿Cuidamos el agua al lavar los platos o bañarnos?, ¿ahorramos electricidad apagando las luces que no necesitamos?, ¿reducimos nuestro consumo de nafta evitando usar el auto cuando no es realmente necesario?, ¿elegimos alimentos de producción local para minimizar la huella de carbono de nuestra alimentación?

Consumir menos y mejor, comprar usado, pedir prestado, comprar a emprendimientos locales, elegir productos naturales, preservar, reparar y reutilizar lo que ya tenemos: ropa, electrodomésticos, objetos decorativos y accesorios, entre otros. Entender que todos ellos salieron de la Tierra y que la Tierra nos pide encarecidamente que valoremos lo que ya nos brindó porque no le queda mucho más para dar.


Esta nota habla de:
Más de Activismo
Argumentos y contraargumentos sobre cambio climático
Activismo

Argumentos y contraargumentos sobre cambio climático

Una salida de campo, a una de las zonas paleontológicas más ricas de Colombia, se convirtió en la oportunidad para una estudiante de periodismo de encarar los argumentos de su papá en contra del calentamiento global.
Jornadas Internacionales de Construcción Sostenible
Activismo

Jornadas Internacionales de Construcción Sostenible

Los días 9 de abril en la NAVE Cultural y el 10 de abril en la Facultad de Ingeniería, UNCuyo, en la provincia de Mendoza, se realizará un encuentro para el abordaje de la sostenibilidad en la construcción y para vincular problemáticas locales e internacionales con iniciativas que conduzcan a la transición hacia un modelo de economía circular.
Amenazas de muerte, mentiras y fallos de la corte: el negocio del litio conmueve a Catamarca
Activismo

Amenazas de muerte, mentiras y fallos de la corte: el negocio del litio conmueve a Catamarca

El Tribunal Superior de Justicia de Catamarca ordenó estudios de impacto ambiental a las mineras que actúan en su territorio haciendo lugar a una acción de amparo ambiental iniciada por el cacique Román Elías Guitian en el año 2021.