Política
Accidentes de tránsito

Atropellamiento de fauna en las rutas argentinas, una deuda de la Seguridad Vial

No hay datos de la cantidad de personas y de animales fallecidos por siniestros viales en todas las rutas del país y, sin cifras, no hay medidas de mitigación que puedan proponerse para resolver esta tragedia.

Todos los especialistas coinciden en que los accidentes de tránsito con víctimas fatales ocasionados por el atropellamiento de fauna silvestre en las rutas de la Argentina son cada vez mayores y más preocupantes. Hacen falta medidas de concientización, pero también medidas de mitigación que logren disminuir la cantidad de siniestros viales.

Sin datos

No hay cifras exactas sobre la cantidad de personas y de animales que mueren por año en las rutas por accidentes de tránsito. Según el último informe de Vialidad Nacional, publicado en enero de 2022, hubo 3.640 siniestros viales con atropello de animales entre 2015-2019, en los que fallecieron 82 personas. Sin embargo, estos datos solo contemplan las autopistas y rutas nacionales, ya que las rutas provinciales, los cascos urbanos y los caminos rurales no asfaltados quedaron fuera del registro.

Mirá también: Presentaron amparo contra el atropellamiento de animales en rutas de Misiones

"La mayor parte de estos siniestros ocurrieron en tramos de recta, con vehículos livianos que transitaban durante la noche en rutas sin iluminación artificial", explica la Red Académica de Seguridad Vial, organismo que no niega la falta de información que tiene el deber de generar, ya que dice textualmente: "Si bien el atropello de fauna silvestre en rutas es un ámbito aún poco explorado desde la seguridad vial, la producción académica en busca de soluciones ya ha recorrido un camino. Al mismo tiempo y desde la óptica de conservación de fauna, ésta ha sido una problemática que se abordó principalmente desde las disciplinas medioambientales, dando como resultado un interesante punto de contacto donde es posible profundizar conocimientos en pos de soluciones".

Entonces, escuchemos a la ciencia.

El primer ecoducto de Sudamérica está en Misiones, ¿hay más en el país?

En la ruta nacional 101, en Misiones, está el primer "ecoducto" construido en Sudamérica, realizado en 2009, gracias al impulso de un equipo de científicos liderados por el Lic. en Ciencias Biológicas, investigador del CONICET y socio fundador de CeIBA, Centro de Investigaciones del Bosque Atlántico, Diego Varela. Este paso de fauna aéreo complementa los pasos de fauna subterráneos que tienen todas las rutas, es decir, las alcantarillas, para evitar los atropellamientos. Se encuentra en el corredor biológico Urugua-í-Foerster y facilita la movilidad de la fauna autóctona entre parques provinciales, reservas privadas y el Parque Nacional Iguazú.

Varela le dijo a esta periodista que "casi todos los mamíferos de la zona han utilizado este paso" y que este ecoducto representa "un hito en el tema de mitigación en Argentina", ya que antes había solamente en Estados Unidos, Canadá y Europa, pero no en América Latina. En Brasil se hizo el segundo, en 2011. No hay otro ecoducto de estas características en Argentina.

Pasafauna aéreo Iguazú (Foto: Prensa Gobierno Argentina)

Varela, desde el año 2010, lidera un proyecto de Ecología de Rutas en la provincia de Misiones cuyo objetivo es estudiar los impactos de las rutas sobre la fauna silvestre y monitorear la efectividad de medidas de mitigación como ecoductos y pasafaunas. Sobre la falta de datos, asegura, en el informe al que fue consultado por la Red Académica de Seguridad Vial, que "constituye una gran limitación que minimiza el problema real y dificulta la toma de decisiones".

"En el momento de construir una nueva ruta, pocas veces se evalúan alternativas de traza que eviten afectar un área protegida. Tampoco existe una Ecología de Rutas normativa y estándares técnicos específicos para la construcción de rutas y medidas de mitigación en áreas de alta sensibilidad ecológica". Varela dice que para abordar esta problemática, primero hay que cuantificar el problema e identificar espacialmente cuáles son los tramos críticos. Sin embargo, "no existen aún estimaciones robustas a nivel regional del número de animales que son atropellados, básicamente por falta de monitoreos sistemáticos", sostiene el informe.

Las acciones que deben llevarse a cabo para reducir el impacto de los atropellamientos deben ser las necesarias para evitar que los animales ingresen a la calzada, que los vehículos atropellen a los animales y para conservar la conectividad ecológica. "Cuando se aplica una medida de mitigación, no se pueden observar resultados inmediatos, ya que hay un período de acostumbramiento de las especies a las nuevas estructuras", destaca el documento.

Entre las medidas de mitigación posibles están los pasafaunas y ecoductos, cercados especiales, reductores de velocidad, radares y cartelería, entre otras. "Los pasafaunas y ecoductos han demostrado ser medidas muy eficientes para facilitar un cruce seguro de la fauna en rutas, pero muchas veces no son implementados por considerarlos medidas de mitigación costosas", enfatiza el informe y continúa: "Los pasos de fauna cumplen una doble función, reducen el atropellamiento de animales y además permiten la conectividad ecológica en paisajes naturales fragmentados por rutas. Misiones, a diferencia de otras provincias, ha avanzado bastante en la construcción de pasos de fauna".

"La cartelería, si bien siempre es necesaria, ha demostrado tener muy poca efectividad para reducir los atropellamientos de fauna. Además, sin estudio y monitoreo, no es posible evaluar la eficacia de otras medidas de mitigación como los radares foto multas y reductores de velocidad. El impacto ambiental de la ampliación y mejora de la red vial constituye una amenaza emergente para la biodiversidad y representa un enorme desafío interdisciplinario para generar obras de infraestructura sustentables. Para eso es necesario que tanto las direcciones de vialidad a nivel provincial y nacional, como los organismos que financian las obras, pongan en sus agendas la ecología de rutas y que la implementación de las medidas de mitigación ambiental estén basadas en sólidos conocimientos científicos y técnicos", concluye el documento.

Si existiera información, se podrían proponer medidas de mitigación ambiental que reduzcan el impacto de las rutas sobre la fauna silvestre. Solo en Misiones, alrededor de 5.000 animales son atropellados en rutas del norte cada año, según la organización Red Yaguareté. Si en 2022, más de 5 millones de turistas recorrieron la Argentina durante las vacaciones de invierno, según el Observatorio Argentino de Turismo, ¿qué esperan las autoridades para escuchar a la sociedad y a los especialistas en fauna para evitar estas tragedias?


Esta nota habla de:
Más de Política
INTA: Denuncian prohibición de usar expresiones tales como "cambio climático"
Política

INTA: Denuncian prohibición de usar expresiones tales como "cambio climático"

¿Cómo abordamos la crisis climática si desde distintos organismos del estado se avanza en el abandono del tratamiento de estos temas?
Riachuelo: a 16 años de la sentencia advierten una falta de ejecución
Política

Riachuelo: a 16 años de la sentencia advierten una falta de ejecución

El fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación emitido el 8 de julio de 2008 ordenó al Gobierno Nacional, la Provincia de Buenos Aires y la Ciudad de Buenos Aires a restablecer el daño ambiental producido en la cuenca.
Tras 16 años, los objetivos planteados en el fallo no se han cumplido y los avances son aún escasos: solo el 40% de las relocalizaciones habitacionales han sido concretadas y las personas siguen expuestas a riesgos ambientales.
Desde FARN reclaman que el saneamiento de la Cuenca Matanza Riachuelo sea considerado una política de Estado, que cuente con el presupuesto necesario y que la Corte Suprema adopte las medidas necesarias.
Los flagelos climáticos y ambientales que amenazan a la niñez argentina
Política

Los flagelos climáticos y ambientales que amenazan a la niñez argentina

La niñez es particularmente vulnerable a los efectos de la contaminación ambiental, ya que en esta etapa de la vida (en pleno desarrollo físico) la exposición a contaminantes puede provocar enfermedades respiratorias, alergias, problemas de aprendizaje y otras complicaciones en la salud.
Incluso las condiciones precarias del hábitat afectan el desarrollo social y emocional de niñas y niños, limitando sus oportunidades de futuro.