Política
Rumbo a la COP 28

Ambientalistas piden que los océanos tengan un papel destacado en la COP28

Científicos y activistas buscan que los océanos tengan un rol protagónico en las negociaciones de la cumbre del clima de la ONU y en los planes climáticos nacionales

Solo faltan tres semanas para la conferencia anual de la ONU sobre el clima en Dubái, en los Emiratos Árabes Unidos. Líderes mundiales, representantes de la sociedad civil y del mundo empresarial se reunirán en la COP28 del 30 de noviembre al 12 de diciembre para debatir formas de aumentar la ambición en la reducción de emisiones y, al mismo tiempo, responder a la ya visible crisis climática.

La COP28 será testigo de la conclusión del balance mundial de objetivos climáticos, a través del cual se evalúan los progresos realizados en el marco del Acuerdo de París. El mundo no va por buen camino para cumplir la meta de limitar el aumento de la temperatura a 1.5 ºC, según un informe sobre el inventario. Sin embargo, los gobiernos aún tienen mucho margen para acelerar la acción por el clima.

Los defensores de los océanos afirman que es de vital importancia aprovechar su potencial para encontrar soluciones climáticas, como la restauración de los manglares y la generación de electricidad a partir de las mareas.

Mirá también: ¿Las mareas podrían producir energía eléctrica que abastezca de hidrógeno verde a toda la humanidad?

"Hace tiempo que se reconoce que los océanos son una parte fundamental del sistema climático y que cualquier respuesta al cambio climático debe incluir medidas relacionadas con los océanos", declaró Courtney Durham, responsable del programa de apoyo a la conservación del centro de investigaciones Pew. "La COP28 y el balance mundial son oportunidades para enfatizar aún más que el océano y el clima están vinculados". Desde la COP25 de 2019, que se promocionó como la "COP Azul", las cuestiones oceánicas han ocupado un lugar destacado en la agenda de las negociaciones de la ONU sobre el cambio climático, y la COP28 no debería ser la excepción. Científicos y activistas confían en que los océanos tendrán efectivamente un papel destacado en esta COP28, tras varios eventos importantes este año relacionados con su salud.

Los océanos y el balance mundial

Los océanos formarán parte tanto de los debates oficiales de la COP como de sus actos paralelos. Cada día de la conferencia, de dos semanas de duración, estará dedicado a un tema, y "Naturaleza, uso de la tierra y océanos" serán los tópicos del 9 de diciembre. Las ONG de conservación marina también tendrán su propio lugar en la cumbre, el Pabellón de los Océanos, con una agenda llena de eventos.

La conclusión del balance mundial se considera una oportunidad para subrayar el papel de los océanos en el clima y animar a los países a incorporar acciones basadas en los océanos a sus objetivos climáticos. "Queremos que se destaque el océano como un elemento importante de la respuesta al cambio climático", declaró Pauli Merriman, responsable de política oceánica de WWF.

Mirá también: Seis maneras en las que los océanos podrían absorber emisiones de CO2

El proceso de evaluación comenzó en 2021, con la recopilación de información de científicos, técnicos, empresarios, líderes indígenas y la sociedad civil. Luego se celebraron rondas de debates y, en septiembre, se publicó un informe en el que se destacaban los progresos realizados desde la COP de París de 2015. El informe afirmaba que "aunque se está actuando, ahora se necesita mucho más acción en todos los frentes" para cumplir los objetivos de París.

Activistas de Greenpeace protestan contra un buque que transporta gasoductos en el mar Báltico, frente a la costa de Alemania, en septiembre de 2023. El gasoducto conectará una terminal de gas natural licuado prevista desde la isla de Rügen hasta tierra firme, atravesando varias zonas marinas protegidas (Imagen © Greenpeace)

En Dubai, los delegados elaborarán un resumen de las principales decisiones políticas establecidas en la COP y acordarán los próximos pasos para mantener vivo el objetivo de limitar el aumento de la temperatura media mundial a 1.5°C. "El balance muestra que seguimos teniendo un problema y que las soluciones oceánicas ofrecen una oportunidad interesante", declaró Torsten Thiele, experto en finanzas azules sostenibles.

Marine Lecerf, responsable de política internacional de la ONG Ocean and Climate Platform, afirmó que, como mínimo, los océanos deberían aparecer en el texto de síntesis de la cumbre. Lo ideal sería que se presentara como una solución para mitigar las emisiones y adaptarse a los efectos del cambio climático. "Cuando el océano está presente en los textos de decisión de la COP, suele ser bastante amplio", dijo Lecerf. En su lugar, una redacción más específica podría guiar a los países a tomar más medidas climáticas basadas en los océanos después de la cumbre.

El Ocean and Climate Change Dialogue, un foro sobre soluciones climáticas basadas en los océanos y la aceleración de la acción, publicó un informe en septiembre. En él se afirma que el balance global es una "oportunidad única" para poner de relieve la importancia de los océanos y establecer directivas para que los países incluyan más iniciativas centradas en los océanos en sus planes climáticos.

Este tipo de medidas ya ocupan un lugar destacado en algunos de los planes climáticos nuevos o actualizados de los países (también conocidos como Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional o NDC, por sus siglas en inglés). Según un informe del año pasado, de las 106 NDC nuevas o actualizadas de países costeros e insulares, el 73% incluye al menos un objetivo, política o medida orientada a acciones climáticas basadas en los océanos.

"Los océanos y las zonas costeras son piezas fundamentales de la acción global necesaria para hacer frente al cambio climático. Piezas que no se pueden ignorar ni pasar por alto", afirmó Lisa Schindler Murray, directora de soluciones climáticas naturales y carbono azul de Rare, una organización sin ánimo de lucro estadounidense. "La intención es que el balance sirva de base para futuras NDC, con los océanos y las zonas costeras como puntos críticos".

Océanos y cambio climático

El océano, que cubre más de dos tercios de la superficie del planeta, desempeña un papel crucial en el sistema climático al regular las transferencias de calor y los ciclos del agua y del carbono, entre otras funciones. Desde el comienzo de la Revolución Industrial, ha absorbido alrededor del 23% de todas las emisiones de gases de efecto invernadero y el 90% del calor atrapado por las actividades humanas.

Según un estudio publicado en septiembre, las soluciones climáticas basadas en los océanos pueden aportar hasta el 35% de la absorción y reducción anual de emisiones necesarias en 2050 para limitar el aumento de la temperatura mundial a 1.5 ºC, frente al 21% estimado anteriormente.

Estas soluciones incluyen la generación de energía renovable a partir de los océanos, la reducción de las emisiones de la industria naviera y la restauración de los ecosistemas ricos en carbono. Sin embargo, hasta ahora ha faltado financiación para estos proyectos.

Los océanos también pueden contribuir a la adaptación a los efectos del cambio climático. En su Sexto Informe de Evaluación (2021-2023), el IPCC, organismo científico de las Naciones Unidas especializado en el clima, enumeró una serie de soluciones enfocadas en los océanos para proteger, restaurar y gestionar de forma sostenible los ecosistemas y preparar mejor a la naturaleza y a las personas frente a los impactos climáticos. Entre estas soluciones se encuentra la creación de áreas marinas protegidas.

Un conservacionista mide un coral plantado como parte de un proyecto de restauración del arrecife de la isla de Wasini, en la costa de Kenia, en junio de 2022. Los arrecifes de coral pueden ayudar a las comunidades a adaptarse al cambio climático disminuyendo la fuerza de las olas (Imagen: Brian Inganga / Alamy)

La cooperación internacional para la protección de los océanos ha tenido avances este año. En junio, la ONU adoptó formalmente el primer tratado internacional para regular alta mar y proteger ecosistemas remotos vitales para la humanidad, tras más de 15 años de debates. En agosto, los gobiernos lanzaron el nuevo Fondo Marco Mundial para la Biodiversidad, que podría ser crucial para alcanzar el objetivo de proteger el 30% de los océanos para 2030. Y en septiembre se publicó un primer borrador del tratado propuesto por la ONU para acabar con la contaminación mundial por plásticos.

Mirá también: Los países logran un acuerdo legalmente vinculante para proteger la altamar

Pero las campañas oceánicas insisten en la necesidad de hacer más, especialmente impulsando la acción climática basada en los océanos.

"El océano siempre ha sido un vehículo para la acción climática. Inspira a la gente", afirmó Remi Parmentier, director de la consultora medioambiental Varda Group. "Ahora están ocurriendo grandes avances en relación a los océanos, el impulso es mayor, pero necesitamos más. Los gobiernos tienen que poner el dinero donde realmente importa".

*Publicado originalmente en Diálogo Chino

Esta nota habla de:
Más de Política
El aumento contundente de la igualdad es indispensable para acabar con el colapso climático y la pobreza
Política

El aumento contundente de la igualdad es indispensable para acabar con el colapso climático y la pobreza

Si no reducimos rápidamente las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), en tan solo 5 años habremos desencadenado un colapso climático global irreversible. Evaluaciones honestas de cómo llegamos hasta aquí, responsabilizan directamente al 1% más rico de la población mundial.
América Latina expande el marco legal contra los delitos ambientales
Política

América Latina expande el marco legal contra los delitos ambientales

Varios países están ampliando sus leyes y códigos penales para combatir las actividades ilegales que degradan la naturaleza, pero siguen existiendo muchas lagunas
Crisis climática y desigualdad extrema: el doble desafío de nuestro tiempo
Política

Crisis climática y desigualdad extrema: el doble desafío de nuestro tiempo

La lucha contra la crisis y posible colapso climáticos es un reto compartido, pero no todo el mundo es igual de responsable y las políticas gubernamentales y empresariales deberían adaptarse en consecuencia.