Energía
Cero emisiones

¿Es el hidrógeno verde la revolución energética sustentable?

Por ahora es caro, pero su precio está bajando. Además no genera emisiones de gases de efecto invernadero.

El hidrógeno verde se presenta como la alternativa sustentable a los combustibles fósiles. Aunque es difícil de obtener, ya que no se encuentra en forma aislada en la naturaleza, sus costes de producción están disminuyendo y los expertos coinciden en que es uno de los métodos más ecológicos de obtención de energía.

El hidrógeno es el elemento químico más ligero que existe y está presente aproximadamente en el 75% del planeta, pero se encuentra combinado con otros elementos, como el oxígeno, formando moléculas de agua, o al carbono, formando compuestos orgánicos. En condiciones normales se encuentra en estado gaseoso, y es insípido, incoloro e inodoro.

Las "hidrogeneras", estaciones de servicio de hidrógeno, ya son una realidad en países como Japón, Estados Unidos, Alemania y España (Foto: Wikipedia/ Ajzh2074)

Muchos países en Europa y Asia se están recuperando económicamente de la pandemia con planes que incluyen el hidrógeno.

En España, tendrán la primera planta de hidrógeno verde en Vizcaya para el 2022. Su objetivo es generar 1500 toneladas de hidrógeno verde por año provenientes de fuentes 100% renovables y, de esta manera, se evitará la emisión de más de 12.000 toneladas de dióxido de carbono.

Hay tres tipos de hidrógeno: el gris, el azul y el verde.

El hidrógeno gris es producido por combustibles fósiles, por lo tanto, es el más contaminante ya que emite CO2. El hidrógeno azul también utiliza este método, pero le añade tecnologías de captura de carbono para evitar las emisiones y, por último, el hidrógeno verde, también llamado hidrógeno renovable, es el producido por electrólisis del agua, con electricidad de fuentes renovables. El proceso no emite CO2. 

El precio de este último es alto hoy en día, sin embargo, está bajando gracias a su desarrollo a gran escala y la disminución de los costes de las energías renovables. En los precios de los combustibles fósiles no se está teniendo en cuenta el fuerte y nocivo impacto ambiental y estas empresas ya están cambiando su matriz productiva para seguir en el mercado.

La forma ideal de producir el hidrógeno verde sería obtenerlo directamente del agua y según una investigación realizada por la Universidad Stanford y la Universidad Técnica de Múnich, la producción de hidrógeno podría ser rentable si se utilizase todo el exceso de energía renovable que no se consume porque no puede almacenarse.

Tren a hidrógeno (Foto: Pixabay)

La clave, según el estudio citado por National Geographic, es que "el rendimiento de las energías renovables es intermitente, con lo que el suministro de electricidad a partir de estas fuentes también es variable" y a veces, hasta se pierde. Por eso, lo mejor es utilizar esa energía para la electrólisis.

Otro dato importante es que el hidrógeno puede aprovechar la infraestructura de gas natural, es decir, se podría inyectar hidrógeno en la red de gas natural existente y así, redecir emisiones.

Camionetas a hidrógeno (Foto: Wikipedia/ Ajzh2074)

Los nuevos desarrollos tecnológicos relacionados con el hidrógeno están aumentando en los últimos años y estas soluciones facilitan su transporte, producción y su almacenamiento.

Tal vez te interese: "Airbus presentó aviones a hidrógeno y quiere que estén volando en 2035"

Un ejemplo del avance de este material son los trenes a hidrógeno (no verde). El Coradia iLint de Alstom es el primer tren alimentado con este combustible en el mundo y, tras su éxito en Alemania, se está expandiendo ahora a Italia, España y Austria.

En Suiza, en julio de este año, Hyundai Motor envió las primeras 10 unidades de XCIENT Fuel Cell, el primer camión de carga pesada con pila de combustible del mundo.

No quedan dudas de que el futuro verde tendrá como uno de sus actores principales al hidrógeno.

Esta nota habla de:
Más de Energía
La luz que no llega: la pobreza energética también es un problema de género
Energía

La luz que no llega: la pobreza energética también es un problema de género

En Perú hay miles de personas sin electricidad y el 11% de la población recurre a la biomasa como fuente de energía. Las mujeres estarían entre los grupos más afectados por esto. Las encargadas de recolectar la leña son ellas, y se ven expuestas a diversos obstáculos y peligros, que van desde la falta de acceso a la educación e internet, hasta daños a su integridad. Como bien lo refleja la pobreza energética, no puede haber desarrollo sostenible si no hay igualdad de género.
La nueva estrategia de Argentina para reducir las emisiones de carbono, analizada
Energía

La nueva estrategia de Argentina para reducir las emisiones de carbono, analizada

El plan nacional a 2030 de reducción de emisiones y adaptación al cambio climático sitúa al gas como combustible de "transición"
La brecha de electrificación en Perú: la fuente para negar otros derechos
Energía

La brecha de electrificación en Perú: la fuente para negar otros derechos

Más de 700 mil viviendas no están conectadas a ningún sistema eléctrico legal en Perú. Esto es grave porque la pobreza energética retrasa el desarrollo educativo y socioeconómico, resta oportunidades e impacta negativamente en la calidad de vida de los habitantes. Quienes la sufren también están más expuestos a los incendios y, por ende, a la posibilidad de perder la vida o sus bienes materiales.