Energía
Retorno a la sencillez

En pleno desierto, Israel logra generar energía de la manera más tradicional

El uso de los distintos sistemas de calefacción para las personas representa la mitad del uso total de la energía en nuestro planeta.

Desde la década de los 50, en el siglo pasado, existe una tecnología basada en la naturaleza para calentar el agua sin recurrir a fuentes fósiles. Se aplica en sitios donde los rayos del sol alcanzan gran intensidad.

Consiste, simplemente, en calentar el agua en grandes recipientes y derivar luego los líquidos en un estado cercano a la ebullición. Esto sirve para abastecer, por ejemplo, las cañerías que llegan hasta las calderas

Utiliza la llamada "física simple" gracias a tuberías que se encuentran detrás de paneles especiales. El desarrollo clave es el aislamiento que está hecho de triacetato de celulosa, un material similar al que se utiliza para fabricar películas fotográficas.

El físico israelí Harry Tzvi Tabor desarrolló la energía solar en Israel. Foto: Gentileza

El físico Harry Zvi Tabor se mudó hace setenta años desde Inglaterra al recientemente creado Estado de Israel. Decidió, por entonces, que debía existir una forma de aprovechar la energía del astro rey para reducir las facturas de una electricidad que siempre fueron onerosas para una nación que no tiene yacimientos de hidrocarburos.

Para lograrlo, inventó un gran calentador solar que consta simplemente de paneles fotovoltaicos, grandes tanques receptivos y tuberías desconectadas de la temperatura exterior. Actualmente, los científicos de ese país de Medio Oriente recuperaron su ingenioso dispositivo original para que funcione a escala industrial, produciendo una fuente de calor fiable.

Tigi, una empresa con sede en Hod Hasharon, en el centro de Israel, agregó un ingrediente vital a este elevador de temperatura para que ahora pueda funcionar incluso en climas fríos. En lugar de calentar el agua solamente hasta la temperatura de la ducha (alrededor de 40 °C), puede llevarla hasta un punto cercano a su evaporación (100 °C).

La gran novedad aportada por Tigi es que, gracias a un panal especial que abstrae el aire dentro de los conductos, los líquidos internos ya no se enfrían, sino que mantienen durante varios días las altas temperaturas logradas durante las horas diurnas.

El proceso desarrollado por Tigi retiene el aire en columnas para evitar que circule y se enfríe. Entonces, esta tecnología que fuera de uso estival exclusivamente, se convierte ahora en una que funciona todo el año.

Los nuevos dispositivos brindan a la industria una alternativa económica y sostenible en comparación con el gas, el carbón o el gasoil.

Mirá también: Llenar el desierto de paneles solares podría generar muchísima energía limpia, pero sería un desastre climático

Los clientes no tienen que invertir en equipos que instalan en sus hogares para la captación de radiación y su posterior almacenamiento. Le compran a la empresa proveedora la fuente de calor como un servicio más. De esta forma, pueden desconectarse total o parcialmente de las redes externas de abastecimiento. Los contratos se hacen por años o por décadas completas.

En el caso de las fábricas, se acumula el calor durante el fin de semana y se lo va dosificando luego de lunes a viernes. Todas las industrias necesitan fuentes de aprovisionamiento eléctrico, sin importar desde donde se generen.

Consultado por Carbono.news, el profesor Norberto Cafiel, experto en tecnologías renovables, explicó: "Sin dudas, los llamados rendimientos naturales se impondrán muy pronto. Debemos ir a lo práctico. Israel tiene un sol abrasador capaz de calentar cualquier superficie. Se trata de una solución ingeniosa para todo tipo de sitios con temperaturas extremas. La mayoría de los investigadores estamos hoy tratando de bajar la huella de Carbono en base a soluciones ejecutables, sencillas y sostenibles".

El almacenamiento de electricidad es aún hoy complejo y costoso. Pero, concentrar agua a punto de hervir durante varios días o semanas es mucho más sencillo y barato.


Esta nota habla de:
Más de Energía
La ciudad de las 12 hidroeléctricas
Energía

La ciudad de las 12 hidroeléctricas

En la zona central de Chile se encuentra San Clemente, la comuna más extensa de la Región del Maule. Aunque apenas supera los 40 mil habitantes, una cifra negra la corroe: con 12 centrales activas en la cuenca del río Maule, vecinos y vecinas acusan un colapso del recurso hídrico, en un territorio que se ha visto afectado no solo por la sequía, sino también por problemas energéticos de diversa índole.

Satélites revelan enormes fugas de metano desde empresas en México y exponen las brechas de los reportes oficiales
Energía

Satélites revelan enormes fugas de metano desde empresas en México y exponen las brechas de los reportes oficiales

La industria petrolera en México ha sido protegida y premiada con ingresos gubernamentales durante más de cien años. Pero las emisiones del sector, una de las principales causas del calentamiento global, tienen un turbio historial de transparencia. Así lo demuestran las fugas de metano desde la infraestructura de petróleo y gas, que han sido detectadas por satélites y que superarían las estimaciones oficiales del gobierno
¿Es el gas natural una buena inversión para América Latina y el Caribe?
Energía

¿Es el gas natural una buena inversión para América Latina y el Caribe?

El estudio de Naciones Unidas revela que una expansión de las energías renovables en el sector eléctrico de ALC sería por mucho la mejor opción.