Activismo
Remediación

Desde el 22 de marzo, Día del Agua, hasta el 22 de abril, Día de la Tierra, se celebra en Argentina y en el mundo el Mes del Compostaje

Durante cinco semanas, cantidad de personas de distintos sectores y organizaciones que aman esta costumbre tan necesaria se van a dedicar a promoverla y a compartir sus experiencias y saberes para armar redes. El lema de este año es #SomosMateriaOrganica.

Con el impulso de un grupo diverso de organizaciones, trabajadores del sector agrícola, de la sociedad civil, personas de la comunidad compostera en general y con la adhesión de organismos públicos, ministerios y municipios, arranca el 11° Mes del Compostaje, del 22 de marzo, Día del Agua, hasta el 22 de abril, Día de la Tierra. No es solo una efemérides, sino una campaña colectiva con el objetivo de difundir la práctica del compostaje para eliminar el 50% de la basura que se produce y generar, en cambio, tierra y abonos. La basura no existe, la inventamos cuando mezclamos.

¿Por qué celebramos el Mes del Compostaje?

El Mes del Compostaje (MDC) es una campaña horizontal, porque promueve la acción local, y busca construir una Cultura del Compostaje, que implica habitar este planeta en armonía con sus ciclos de materia y energía. Es el onceavo año en que se festeja el Mes.

El MDC es una celebración del ciclo de la vida, particularmente enfocada en el compostaje, en la que se puede participar de muchas maneras, es abierta, descentralizada y busca expandir la cultura del compostaje en todas sus escalas y en todo el territorio.

El objetivo general es generar más y mejor compostaje en todas sus formas: en el hogar, en la comunidad, en la industria, en el turismo, en el campo y en las grandes ciudades, involucrando a toda la población.

Mirá también: ¿Cómo hacer compost y mejorar el mundo?

Es un llamado a la sociedad, a que observemos nuestras costumbres, a que reflexionemos colectivamente sobre los residuos, para generar una cultura masiva responsable de los consumos.

Compostera. Foto: Fernanda Menvielle 

Una economía que cuide, que sea circular. En la naturaleza, todo lo orgánico se descompone en nutrientes, en humus. Se trata de aprender a tratar los residuos húmedos. El paradigma tan esparcido en el mundo sobre "Basura 0" es posible y tiene que ver con gestión y consumo. Dentro de la gestión, el compostaje es el milagro cotidiano del planeta en el que vivimos. Solo necesitamos organizarlo y, para eso, conocerlo y promoverlo.

Todo el mundo puede compostar. La idea es que el Mes del Compostaje sea universal. Que los municipios, las provincias e incluso los países lo usen para difundir esta actividad tan fundamental para la sostenibilidad de la vida en el planeta. 

La materia viva es fértil por naturaleza, no podemos convertirla en basura. Compostar es fácil. Y dado que todos generamos residuos orgánicos, es imperante compostarlos y que esta práctica sea una política de Estado.

Compostar o contaminar

Cada persona produce alrededor de un (1) kilogramo de residuos por día. El 50% de ellos son compostables. Por ejemplo, en Argentina, se estima que se generan 45 millones de residuos diarios. Asimismo, hay 5000 basurales a cielo abierto: 5000 focos de contaminación de napas por acumulación de basura (residuos mezclados), lo que da un promedio de dos (2) basurales por municipio.

Mirá también: Mes del Compostaje: si cada argentino hiciese esta práctica, más de 20 millones de kilos diarios de "basura" no terminarían en un relleno sanitario

Si nos organizáramos, el país sería mucho más limpio y saludable

Compostera comunitaria barrial en el Patio de Nutrición de la Facultad de Ciencias Médicas de la UBA. Foto: Colectivo Reciclador

Algunos de los beneficios de desarrollar políticas de compostaje serían:

Eliminación de los basurales: al separar los residuos, sería muy pocos o nulos los que deberían ser enterrados. La materia orgánica se compostaría y casi todo el resto es reciclable por la industria (plástico, papel, cartón, metal, residuos electrónicos, etc).

Reemplazo de los fertilizantes químicos: el compost o abono natural, el resultado del proceso de compostaje, es ideal para regenerar y revitalizar los suelos, sin necesidad de aplicar químicos contaminantes a precio dólar.

Aprovechamiento de los nutrientes: nuestros restos orgánicos se transformarían en abono que podemos usar para nuestras plantas domésticas en balcones, patios, terrazas y jardines, y para huertas urbanas agroecológicas.

Reducción de gases contaminantes: al compostar en casa, por ejemplo, se evita que la materia orgánica viaje hasta la disposición final. Kilómetros y kilómetros recorridos por camiones que consumen combustibles para ir a pudrirse en esa mezcla y emitir gases a la atmósfera, como el metano, que contribuyen al cambio climático.

Entrar en contacto con la tierra: el 95% de la población argentina (y de la mayor parte del mundo) vive en zonas urbanas y no tiene la costumbre de tocar la tierra. Aprender a compostar te lleva a eso a conectar con la naturaleza y te trae innumerables beneficios a la salud.

Comprender la importancia de los microorganismos, los insectos, de las bacterias y los hongos: conocer la vida de estos seres nos permite aprender de nuestra biología y reflexionar sobre nuestra propia existencia. El compost no es otra cosa que la vuelta al ciclo. Los residuos de las frutas y verduras, por ejemplo, pasan a ser abono y le dan nueva vida a la tierra, para volver a cosechar alimento. Incluso nuestros cuerpos, cuando morimos, vuelven a dar vida.

Actividades del Mes del Compostaje

Aunque hay actividades durante todo el año, en el Mes del Compostaje las ofertas se multiplican. Para que estés al tanto de todas las acciones que se van a llevar a cabo, seguí las redes sociales del @mesdelcompostaje.

Son innumerables las actividades que personas, organizaciones, escuelas y municipios llevarán adelante durante el Mes.

Separá, reducí, compostá. La basura no existe. Y recordá que nada se pierde, todo se composta.

Formulario de adhesiones:

Quienes quieran adherir a las acciones pueden llenar el formulario y recibirán acceso a una diversidad de contenidos: https://forms.gle/6eApxtCgjSzy8sxMA


Esta nota habla de:
Más de Activismo
¿Quiénes protegen los ecosistemas naturales del país?
Activismo

¿Quiénes protegen los ecosistemas naturales del país?

América Latina es una de las regiones más peligrosas para las personas defensoras del ambiente que cumplen un rol fundamental para su conservación y protección. Desde FARN presentaron una revista que da cuenta de la necesidad de respetar los derechos de quienes defienden los ecosistemas naturales en el país.
FARN y Sustentabilidad sin Fronteras presentaron sus informes anuales
Activismo

FARN y Sustentabilidad sin Fronteras presentaron sus informes anuales

En un contexto de desinformación y de reivindicación de discursos negacionistas, respetables organizaciones argentinas presentan contundentes informes sobre ambiente y cambio climático
La educación ambiental gana terreno en América Latina
Activismo

La educación ambiental gana terreno en América Latina

Desde soluciones para los residuos del café en Colombia hasta una escuela mexicana que recicla agua, profesores y alumnos impulsan casos de éxito y concientización