Energía
Ecología de datos

Para el año 2030, los centros de datos van a consumir el 20% de la energía global

El Centro de Eficiencia Energética de Copenhague estimó que dentro de apenas seis años la tecnología de comunicaciones representará más del 20% de la demanda de electricidad mundial.

La inteligencia artificial requiere realizar millones de operaciones por segundo para que los sistemas puedan "pensar" y brindar resultados. Detrás, hay servidores que procesan miles de millones de datos y eso genera un consumo energético mayor al de una búsqueda web convencional.

Los datos citados son coincidentes con un informe del Uptime Institute. Un datacenter o centro de datos es un tipo de infraestructura que aloja enormes cantidades de dispositivos electrónicos con el objetivo de distribuir los datos a nivel mundial. La mala noticia es que su creciente uso genera una mayor demanda de energía eléctrica ya que los sistemas de refrigeración interna trabajan de manera intensiva las 24 horas del día para evitar los recalentamientos.

Mirá también: Contaminación digital: el gran impacto ambiental que todos pasamos por alto

Consultado por Carbono.news, Sebastián Davidovsky, especialista en informática, explicó: "cualquier operación de inteligencia artificial, como una consulta a un chat GPT, significa un procesamiento de datos. Antes, se limitaban a almacenar, en este caso, son procesos mucho más complejos que una simple consulta de archivos. Por eso Microsoft está incorporando energía nuclear a sus ordenadores para poder ponerse a resguardo de las grandes demandas. Es un proceso similar al de una computadora que necesita más capacidad de procesamiento para trabajar, pero multiplicado a nivel global".

Mirá también: Inteligencia Artificial ¿Aliada o enemiga frente a la crisis climática?

Cabe destacar que los centros de datos de Microsoft están detrás de reactores nucleares pequeños con capacidad de potencia de hasta 300 MW, un tercio de la que poseen las grandes usinas atómicas

Para entender la dimensión de lo que nos espera, basta con señalar que el motor de búsqueda Google procesa hasta 9000 millones de búsquedas al día y se está volcando decididamente hacia la inteligencia artificial.

Si cada búsqueda de Google utilizara IA, se necesitarían unos 29,2 TWh (terawatios hora) de energía cada doce meses, lo que equivale al consumo anual de electricidad completo de un país como Irlanda.

Por su parte, Marcos Mansueti, especialista en tecnologías, explicó para Carbono.news: "Los centros de datos necesitan cada vez más energía, porque más personas utilizan estos servicios. Mientras internet siga creciendo los centros de datos crecerán y, a su vez, consumirán más energía. Incluso, a pesar de que los equipos actuales son más eficientes y consumen menos que los que utilizábamos hace 20 años, el crecimiento será exponencial".


Esta nota habla de:
Más de Energía
Tonelada de cobre: vale 10.000 dólares y producirá un gran impacto en la minería de Argentina
Energía

Tonelada de cobre: vale 10.000 dólares y producirá un gran impacto en la minería de Argentina

Los bancos internacionales, las compañías mineras y numerosos fondos de inversión promocionan las promisorias perspectivas de largo plazo que tiene la explotación de cobre.
Los desarrollos argentinos para la transición energética
Energía

Los desarrollos argentinos para la transición energética

La necesidad de ir hacia una descarbonización de la matriz plantea una nueva carrera geopolítica y los países latinoamericanos deben decidir cómo insertarse: si exportando recursos naturales o fabricando tecnologías propias. En este artículo, los proyectos que tiene Argentina, su estado de avance y la necesidad de que haya políticas a largo plazo.
China, el principal importador de petróleo, busca su independencia energética con la mayor planta de energía solar del planeta
Energía

China, el principal importador de petróleo, busca su independencia energética con la mayor planta de energía solar del planeta

Debido a la guerra entre Rusia y Ucrania, la República Popular de China se convirtió en los dos últimos años en el principal destino del crudo y el gas comercializado por Moscú.