Ciudades inteligentes
Día del Urbanismo

Cinco Soles: un hotel pensado con criterios sustentables

En la Ciudad de Godoy Cruz, Mendoza, se inauguró el Apart Hotel Cinco Soles, concebido y construido pensando en los conceptos de sustentabilidad y respeto con el ambiente.

lenise@carbono.news

El apart hotel cuenta con 14 departamentos, 6 de dos ambientes y 8 monoambientes de 32 y 23 m2 respectivamente y, desde el inicio, estuvo pensado para ser una construcción sutentable. Luis Biedma, el arquitecto responsable del proyecto, dialogó con Carbono.News y explicó las ventajas de construir de esta manera.

¿Cuáles son las características que hacen que esta no sea una edificación tradicional?

El proyecto tiene su razón de ser en el sistema de construcción. Lo importante de planificar un edificio de estas características desde cero es que se puede pensar tanto el sistema constructivo como los materiales y el funcionamiento posterior con criterios de sustentabilidad. La estructura del edificio es metálica en su totalidad, siendo altamente reciclable, por lo que se sitúa como un producto sostenible. El acero genera la mejor relación entre peso y resistencia de los materiales estructurales conocidos, a su vez, los Perfiles "W" utilizados son perfiles estructurales que ofrecen una excelente relación resistencia-peso permitiendo el diseño de estructuras más eficientes, lo que significa que se pueden obtener las mismas prestaciones estructurales de otro material de construcción, pero con una cantidad de material mucho menor.

Si a lo anterior se agrega la baja huella de carbono del acero, el resultado es una reducción global del carbono incorporado en comparación a edificios construidos con otros materiales estructurales.

La estructura principal del Perfil W llega a obra desde el taller totalmente elaborada, terminada y pintada. Esto evita los desperdicios del material en taller, la acumulación de escombros a retirar y su posterior deposición final en obra.

Los encuentros de elementos estructurales se diseñaron y calcularon abulonados, por lo que no se suelda en obra, evitando el consumo excesivo de electricidad en una zona residencial. Este sistema constructivo requiere de una documentación muy precisa en la que participaron el Ing. Albani Peña en el cálculo y Leopoldo Fredes en el armado de planos de taller.

En cuanto al agua de construcción, el único uso de agua es la ocupada en las fundaciones; saliendo del nivel del terreno natural y hasta los 12 m de altura (altura total) la construcción es en seco. Esto supone un enorme ahorro de agua si la comparamos con una construcción tradicional. Además, al no necesitar tiempos de fragüe o secado, se acortan significativamente los tiempos de obra, lo que redunda en beneficios económicos para el inversor y disminuye las molestias que puede generar toda construcción en el entorno.

La piel del edificio es un tema importante en sí mismo. Al ser un edificio en altura, sus cuatro caras están expuestas a las condiciones climáticas en forma directa. El tratamiento exterior del edificio se resolvió con paneles de doble lámina de acero galvanizado pre pintado y núcleo de aislación de poliuretano inyectado. Este material resuelve varios temas complejos a la vez:

· Tratamiento térmico

· Velocidad de trabajo, cubriendo grandes superficies en poco tiempo y con elementos livianos, que es muy beneficioso para trabajos en altura.

· Mantenimiento: Los paneles empleados para el exterior tienen una terminación inalterable a las condiciones climáticas y la radiación solar (chapa cincalum, prepintada al horno). Esto hace que los muros externos no se deterioren, evitando el mantenimiento y el pintado posterior y periódico, con un ahorro de insumos y de complicaciones que ocasionan estos trabajos en altura y al exterior.

Algo súper importante es que el 70% del edificio es aprovechable. Cuando hoy se demuele un edificio antiguo, la reutilización de los materiales derribados es casi nula. Los restos de la construcción húmeda van a parar a un vaciadero, tratándose, sobre todo, de hormigón con ladrillo que únicamente se utiliza como relleno. En este caso, se desmontan los paneles, la estructura metálica y los perfiles y todos ellos son perfectamente aprovechables nuevamente.

Mirá también: Bioconstrucciones: por qué son una opción económica, segura y eco friendly

La construcción en seco utilizada en el edificio es mucho más flexible y reutilizable. Esto es importante porque, actualmente, las construcciones tienen un lapso de vida muchísimo más corto ya que las funciones de las edificaciones tienden a cambiar cada vez más rápido.

Antes, se construía pensando en periodos de tiempo muy largos o en que esas construcciones nunca se iban a demoler. En cambio, hoy es necesario contemplar que en algunos años o décadas el edificio, tal como lo estamos planteando, pueda quedar obsoleto. En este sentido, el sistema constructivo usado para el hotel permite tanto la posibilidad de mantener la cáscara del hotel y cambiar la distribución de los espacios para adaptarla a nuevos usos, como la posibilidad de desmontarlo por completo, dejando en el terreno únicamente las fundaciones enterradas y las platinas a nivel de suelo. En este caso, la estructura y los cerramientos desmontados pueden reutilizarse por completo en una nueva construcción. Esta característica es muy importante al momento de evaluar el impacto que tiene la obra en el espacio y en la ciudad.

¿Existe algún tipo de beneficio impositivo por construir de esta manera?

En gran parte del mundo no solo existen beneficios impositivos, sino que los edificios se valoran de acuerdo a tabulaciones donde interviene el grado de aislamiento, los aportes de energía renovable, los sistemas de climatización y agua caliente de consumos controlados, etc. Incluso es muy común exigir a las nuevas edificaciones un certificado energético en el que se valora con una calificación el nivel de consumo que va a suponer esa unidad.

En la ciudad de Godoy Cruz, específicamente, se puso en vigencia una ordenanza que beneficia a las edificaciones que se realicen bajo la modalidad sustentable. Los emprendimientos inmobiliarios que utilicen estos recursos, reciben importantes beneficios impositivos. La iniciativa tiene como objetivo promocionar, apoyar y generar políticas activas para dar cumplimiento a las normas y leyes de protección ambiental que están vigentes. Se trata de proyectos edilicios cuyo diseño y materiales reduzcan de manera significativa el impacto sobre el medio ambiente y sus habitantes.

Desde el punto de vista de la eficiencia energética, ¿cuáles son las ventajas?

Los materiales usados en los muros exteriores, interiores y la cubierta de los techos son muy superiores al sistema constructivo de mampostería de ladrillo. La conductividad térmica es considerablemente menor a la de la construcción de mampostería, logrando un alto grado de confort climático con poco consumo energético.

Por otro lado, el edificio no tiene conexión de gas sino que todos los artefactos son eléctricos, reduciendo la emisión de dióxido de carbono a la atmósfera. Esto suma seguridad, ya que cuando se hace un uso transitorio de las instalaciones, la gente no está pendiente de la llave de gas, el corte o si quedó prendida una estufa o un calefón. De esta forma, no hay consumo de oxígeno ni riesgo de intoxicación con monóxido de carbono.

El mayor consumo de electricidad se canalizó en el consumo de agua caliente que, en un hotel, es lo más utilizado, además de la calefacción y refrigeración que en este caso se reduce a través del aislamiento térmico que tiene el propio edificio. Entonces, a pesar de que los equipos de aire acondicionado tienen un consumo importante, se ha optado por un sistema inverter de alta eficiencia que, esperamos, sea casi innecesario.

La unidad tiene una doble aislación. Al tocar los cielorrasos o los muros externos en pleno verano o en pleno invierno, no se notan diferencias de temperatura y es por esto que la parte de climatización tiene una incidencia mínima en el consumo, cuando normalmente es el punto más crítico.

Entonces, queda solucionar el tema del agua caliente y, por supuesto, la generación de energía. La generación de energía todavía no se pone en funcionamiento, pero se ha planificado una provisión de paneles solares que va a abastecer prácticamente el consumo que se realiza durante el día en el hotel y se alimentará de la red urbana durante la noche. Esto, creemos que será una buena compensación y en el caso de que el hotel estuviera totalmente vacío o con muy poco consumo, la energía producida se entregaría a la red general.

La compensación económica de lo que se vuelca a la red general, si bien no se iguala con lo se consume, disminuye la tarifa y aporta a todo el circuito. Si cada gran o mediano consumidor tuviera esa posibilidad de generar algo de energía, se obtendría un volumen de aporte importante.

El problema del agua caliente, después de estudiarlo muy bien por parte del propietario del Apart Hotel que cuenta con gran experiencia en circuitos hidráulicos, se solucionó con un sistema de calefones solares instalados en serie, que a su vez alimentan un conjunto de termotanques eléctricos. El sistema se autorregula. En época de verano, los termotanques eléctricos no se prendieron. Los calefones solares trabajando en conjunto daban agua caliente suficiente. Cada calefón solar tiene su propio almacenamiento de agua y, a su vez, ese almacenamiento tiene una resistencia eléctrica que se mantiene con un termostato programable para que arranque a determinada temperatura.

Los propietarios están estudiando cuál es la ecuación más conveniente. Pero el sistema funciona perfectamente y las tarifas eléctricas así lo demuestran, son tarifas muy bajas si se comparan con otros edificios con la misma función.

Mirá también: Arquitectura y ambiente, el desafío de habitar más sustentable 

En cuanto a la iluminación, se usa el sistema led que es de muy bajo consumo y se ha cuidado el detalle de que no quede ni una luz encendida cuando no hay uso. Todas las zonas de tránsito, de circulación y eventuales, tienen sensores fotovoltaicos y volumétricos; las luces sólo se prenden si pasa alguien y es de noche.

Todos los departamentos cuentan con sistema de tarjeta, si no se coloca la tarjeta no se encienden las luces. De esa manera, se asegura que cuando las personas salen del departamento no quede ningún elemento prendido gastando sin necesidad. Lo que queda funcionando en forma permanente es la heladera. Lo demás se corta solo. En este sentido, la parte de iluminación también está muy estudiada y funciona perfecto.

¿Hay algo pensado en el sistema de ahorro de agua o para el sistema cloacal?

No, el aprovechamiento de aguas grises y demás requiere de una superficie de terreno extra. Se puede plantear un sistema de aprovechamiento de aguas grises generando un espejo de agua donde decante y recircule que puede aprovecharse, por ejemplo, para riego de plantas. Si este mismo hotel estuviera en un terreno mucho mayor, seguramente sería un punto muy importante a tratar.

Por sus características, el edificio no tiene plantas ni espacios verdes, aunque sí hemos priorizado el suelo absorbente, intentando darle la mayor superficie posible. Lo único que queda pavimentado y aislado es la zona de uso y la recepción, el resto del terreno y el estacionamiento es un enripiado donde la absorción es total, pero no requiere riego.

De todas maneras, si tuviera un espacio mayor, parquizado, seguramente, se haría con terrenos empedrados, de piedra suelta y vegetación típica de la zona árida. No pensaríamos en un parque verde con riego por aspersión ni tratamientos que no son coherentes con las características climáticas de la zona. Si bien es cierto que la inclusión de vegetación en las ciudades es importante porque reduce las temperaturas y aumenta la absorción de dióxido de carbono, en Mendoza tenemos que usar la vegetación autóctona de la zona y a los espacios que no estén pavimentados, enripiarlos o utilizar otros elementos naturales, pero no césped ya que requiere un gran consumo hídrico.

Esto es cada vez más notable. Los barrios cerrados que se generaron con grandes superficies verdes de riego por aspersión ya no son viables. Creo que cada vez se debería trabajar más sobre esta línea: ahorro de agua y respeto por las características geográficas y climáticas de la zona en la que se construye.


Esta nota habla de:
Más de Ciudades inteligentes
En tres años, fin para las motos de dos tiempos en Argentina que contaminan hasta 16 veces más que los coches
Ciudades inteligentes

En tres años, fin para las motos de dos tiempos en Argentina que contaminan hasta 16 veces más que los coches

El parque local de motovehículos tiene un cronograma de descarbonización notablemente retrasado respecto de países como Brasil, por ejemplo.
No todo es "color de rosa" en el mundo de los city cars eléctricos: no los dejan circular en rutas argentinas y cuestionan cómo se fabrican sus baterías
Ciudades inteligentes

No todo es "color de rosa" en el mundo de los city cars eléctricos: no los dejan circular en rutas argentinas y cuestionan cómo se fabrican sus baterías

El ingeniero Juan Manuel Baretto ,presidente de la empresa Coradir, fabricante de los autos eléctricos Tito, le pidió al Gobierno argentino que sus unidades puedan desplazarse libremente por las autovías y autopistas del país .
Lo mejor de 2022
Ciudades inteligentes

Lo mejor de 2022

En la actualidad, alrededor del 56 % de la población mundial -4400 millones de habitantes- vive en ciudades. Se espera que esta tendencia continúe, ya que la población urbana aumentará a más del doble para 2050, momento en que casi 7 de cada 10 personas vivirán en ciudades.